Formas sencillas de liberar el estrés

Formas naturales para entrar en un estado de calma



Todos enfrentamos factores estresantes todos los días y, por lo general, encontramos nuestras propias formas de apaciguarlos. Sin embargo, cuando el estrés crónico permanece sin resolver, nos hace pagar un precio en la salud que puede ir desde enfermedad cardiaca, derrame cerebral hasta obesidad, problemas gastrointestinales y depresión. Afortunadamente, Natural Awakenings ha descubierto maneras de cómo ‘des-estresarnos’ de forma natural para sentirnos bien. Estas son algunas ideas refrescantes para alivio y relajación inmediata.

Coma de forma consciente: El chocolate puede ser un excelente antídoto contra el estrés relacionado con los excesos en la comida, advierte la Dra. Susan Lord, médica integral radicada en Great Barrington, Massachusetts, quien dirige los programas de medicina de mente y cuerpo en el Kripalu Center for Yoga & Health, en Stockbridge. “Muy pocas veces comemos de forma consciente”, comenta Lord. “Por lo general, nos tragamos la comida mientras vemos televisión, discutimos con los niños o leemos un libro.”

A menudo, ella dirige meditaciones en las que a los participantes se les entrega un pequeño pedazo de chocolate que deben comer lenta y conscientemente. “La mayoría de la gente descubre que nunca han saboreado su comida”, dice ella. “Descubren, de forma placentera, que se sienten satisfechos y saciados en todos los niveles.”

Las enseñanzas de Lord son apoyadas por un estudio del Oregon Research Institute afiliado en Albuquerque, Nuevo México, que muestra que las personas pierden cantidades significativas de peso cuando comen despacio y conscientemente. En consecuencia, Kripalu, por casi 40 años, ha estimulado el comer en silencio, una práctica que Lord recomienda de todo corazón a sus pacientes al menos durante una comida al día.

Camine por un laberinto. Una caminata meditativa en un laberinto podría ser justo lo que el médico le ordenó, dice la Dra. Esther Sternberg, profesora de medicina y directora del Arizona Center for Integrative Medicine en la Universidad de Arizona, en Tucson. “Debe ser un laberinto que no tenga paredes altas y muchos callejones sin salida”, observa Sternberg. “Los que tienen paredes altas son estresantes; los de paredes bajas tienen el efecto opuesto. Solo hay un camino de entrada y de salida. Camine hasta el medio, medite y salga. Es una meditación que se hace caminando en calma.”

En términos fisiológicos, Sternberg explica que la respiración profunda inducida por la caminata en el laberinto activa el nervio vago, que promueve la relajación. Esto se logra mediante la interrupción de la respuesta al estrés en el cerebro y deteniendo la liberación de adrenalina y del cortisol, la hormona del estrés, desde las glándulas adrenales.

Nuestros antepasados construyeron laberintos tan temprano como en el 4,000 A.C. Hoy día, los podemos encontrar en las iglesias, centros de sanación y patios alrededor de todo el mundo. Los laberintos a dedo, tan sencillos como un esquema laberíntico impreso en un pedazo de papel, también han probado ser una herramienta de relajación efectiva, dice Neal Harris, consejero profesional clínico en Barrington, Illinois. Su estudio confirma sus efectos relajantes y fue publicado en la revista Annals of Psychotherapy & Integrative Health.

A moverse (o reírse) ahora. Cualquier persona que haya sentido que no puede con los nudos en los hombros, indigestión, dolor de cabeza u otras condiciones causadas por la acumulación de estrés, se puede beneficiar de las recomendaciones de Lord para experimentar una sacudida completa del cuerpo.

“Simplemente, póngase de pie con los pies firmes y comience a moverse—primero los pies, luego las piernas, brazos, cabeza y cuello y eventualmente todo el cuerpo—por al menos dos a tres minutos”, aconseja ella. “Va a soltar toda la tensión, energizar todas las células y es muy probable que comience a reírse, algo más que ayuda a liberar el estrés.”

Una buena carcajada es asimismo un potente calmante para el estrés, según informa un estudio llevado a cabo por los investigadores en la Universidad Estatal de Indiana, en Terra Haute, publicado en Alternative Therapies in Health and Medicine. Los resultados también mostraron que la risa puede aumentar la producción de células protectoras que ayudan a aumentar la función inmune.

Cree un jardín en la memoria. Para Sternberg, su lugar personal de paz es una re-creación que combina las vistas y los olores del jardín de su abuela con un sentimiento confortable de sentirse “en casa” con los recuerdos del patio de sus padres y los tiempos felices en Creta. En el centro de las memorias felices de Sternberg están los olorosos jazmines y los árboles de gardenia, la lavanda y la albahaca, todos recuerdos de tiempos felices en su vida. Ella recuerda: “No fue hasta que había terminado que me di cuenta de lo que había hecho”.

Una revisión de una ciencia relevante publicada en la revista Neural Plasticity explica que la región del hipocampo del cerebro, una zona de la memoria especialmente relacionada con el lugar, también regula de forma normal la producción de cortisol. Pero un exceso de cortisol debido al estrés afecta las funciones de su memoria. “Cuando estamos en un lugar que nos trae recuerdos felices a la mente, soltamos el estrés y detenemos la liberación de cortisol”, dice Sternberg. “Solo necesitamos recordar un lugar donde hemos sido muy felices.”

Ella recomienda crear un espacio en el hogar con algunas plantas en la repisa de la ventana, fotos de encuentros familiares alegres, telas o pinturas en colores agradables y quizás algún artículo heredado que nos traiga buenos recuerdos.


Kathleen Barnes es autora de numerosos libros sobre salud natural, incluido 10 Best Ways to Manage Stress. Conéctese en KathleenBarnes.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags