Cuidado cardiaco para las mascotas

Cómo mantener esos pequeños corazones latiendo



Los síntomas que sugieren que el corazón de un perro o un gato no está bombeando sangre efectivamente incluyen tos y la incapacidad de tolerar el ejercicio. Antes de que aparezcan los síntomas evidentes, es mejor realizar un examen para la detección de la enfermedad cardiaca durante las visitas anuales al veterinario. Con un estetoscopio, un médico experimentado puede detectar los síntomas de un soplo cardiaco durante un examen.  

La enfermedad cardiaca, un problema bastante común en los gatos, tiende a ocurrir como cardiomiopatía, un problema con el músculo cardiaco. En la mayoría de los perros, la cardiomiopatía es rara y, por lo general, afecta las válvulas dañadas del corazón, lo que causa “filtraciones” que permiten el flujo de sangre en ambas direcciones.  

Después de un diagnóstico inicial de enfermedad cardiaca, es que ocurre uno de dos errores en el tratamiento de rutina: El médico receta medicamentos potentes para el corazón para “prevenir” la insuficiencia cardiaca (aunque no se ha demostrado que algún medicamento prevenga la insuficiencia cardiaca) o toma el enfoque de “ver y esperar” e interviene solo cuando la enfermedad progresa hasta el punto cuando ocurre insuficiencia cardiaca irreversible.

El mejor enfoque es llevar a cabo evaluaciones y exámenes adicionales a la primera señal de un soplo del corazón. Se deben realizar radiografías, un electrocardiograma (EKG) y un ultrasonido del corazón para clasificar la etapa de la enfermedad y determinar si los medicamentos convencionales pueden ayudar. Las visitas de seguimiento cada seis meses permiten al médico identificar hasta qué punto ha progresado la enfermedad y las probabilidades de una insuficiencia cardiaca inminente.  

En general, las mascotas con enfermedad cardiaca o daño del corazón pueden beneficiarse de los suplementos. Los regímenes individuales varían a base de la naturaleza del caso del paciente.

Omega-3

El aceite de pescado contiene ácidos grasos omega 3 no saturados beneficiosos, ácido docosahexaenoico y ácido eicosapentaenoico (DHA  y EPA, por sus siglas en inglés, respectivamente). Los metabolitos principales derivados del metabolismo de los ácidos EPA y DHA tienden a ser antiinflamatorios.

Por el contrario, los ácidos grasos omega 6, encontrados en los aceites vegetales de climas cálidos, producen mediadores antiinflamatorios. Como los ácidos grasos omega 6 y los omega 3 compiten uno con otro para ser convertidos a metabolitos activos (proinflamatorios y antiinflamatorios) en el cuerpo, disminuir la ingesta de los ácidos grasos omega 6 y/o aumentar los niveles dietéticos de los ácidos grasos omega 3, por lo general es considerado como beneficioso. Las diferencias en cuanto al número que identifica a los ácidos grasos omega 3 y omega 6 se refieren sencillamente al lugar donde están posicionados los enlaces dobles de carbono-carbono en las moléculas.

La suplementación con aceite de pescado también puede reducir la ocurrencia de ateroesclerosis, trombosis, enfermedad coronaria, arritmias, insuficiencia cardiaca y muerte cardiaca súbita al disminuir la inflamación en el cuerpo, incluido el corazón.

Coenzima Q-10

La coenzima Q10 (CoQ10), también conocida como ubiquinol o ubiquinona, es un antioxidante que ocurre de forma natural y que es sintetizado en la mayoría de los tejidos del cuerpo. Las concentraciones más altas se encuentran en el corazón, los riñones, el hígado y el páncreas. En la dieta, el CoQ10 se encuentra en los alimentos tales como: vísceras, aves, pescado, carnes rojas, nueces, aceite de girasol, frutas, vegetales, huevos y productos lácteos.  

El Professional’s Handbook of Complementary & Alternative Medicines explica que el CoQ10 se usa en el transporte de electrones en las mitocondrias, pequeños orgánulos dentro de las células que convierten los carbohidratos y las grasas en energía. Informa que los estudios en personas con hipertensión demostraron una reducción en la presión arterial sistólica con los suplementos de CoQ10. Los beneficios de dicha terapia en personas con daño del corazón que ha afectado su capacidad de bombeo de sangre demostraron un aumento en la capacidad de bombeo y la dilatación correcta de los vasos sanguíneos para una mejor circulación. Está probando ser uno de los mejores nutrientes para ayudar a un corazón que ha sufrido daño.

‘Hawthorn’

La hierba ‘hawthorn’ es muy valorada ya que es adecuada para el tratamiento de la enfermedad cardiaca debido a su contenido de flavonoides y otros antioxidantes. Brinda varios efectos beneficiosos al corazón, entre ellos, ayuda a mantener un ritmo cardiaco normal con disminución en el riesgo de arritmias, tiene efectos positivos en la fuerza de contracción del músculo cardiaco, aumenta el flujo de sangre a las coronarias y disminuye la demanda de energía por el órgano. Actúa como inhibidor de la enzima convertidora de angiotensina 1 (ACE, por sus siglas en inglés) como el medicamento Enalapril, usado para ayudar a regular la presión arterial y reducir la carga de trabajo de un corazón que ha sufrido daño.

Aunque pueden usarse otras terapias para ayudar a las mascotas con problemas cardiacos, estos tres ofrecen un punto de partida sólido. En algunos casos, pueden ser más adecuados en lugar de medicamentos que pueden causar efectos secundarios a los riñones y el hígado, o por lo menos, permitir el uso de dosis más bajas. Los remedios naturales proveen una alternativa menos fuerte.


Shawn Messonnier, doctor en medicina veterinaria con oficina en Plano, TX, es el galardonado autor de The Natural Health Bible for Dogs & Cats y Unexpected Miracles: Hope and Holistic Healing for Pets. Para más información, visite PetCareNaturally.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags