Éxito en el cortejo matrimonial

Stephanie Coontz, experta en relaciones, comparte sus guías para lograrlo



Stephanie Coontz, profesora de historia y estudios de familia en The Evergreen State College, en Olympia, Washington, comparte sus perspectivas en una obra de fascinantes libros—Marriage, A History: How Love Conquered Marriage; The Way We Never Were; The Way We Really Are; y A Strange Stirring. También es copresidenta y directora de educación pública en el Consejo de Familias Contemporáneas, organización sin fines de lucro con énfasis en la investigación en la Universidad de Miami. Como oradora, comparte las buenas noticias sobre el matrimonio, sobre la base de sus extensos estudios y observaciones.

¿El matrimonio se está convirtiendo en algo pasado de moda?

Si bien el matrimonio como institución es menos fuerte de lo que solía ser, las personas todavía tienen expectativas altas sobre el matrimonio como relación. Precisamente porque la mayoría de los estadounidenses sienten que no se tienen que casar, son más específicos en cuanto a lo que quieren. Cuando una relación matrimonial de hoy día funciona, es más justa, más íntima, con más beneficios mutuos y menos propensa a la violencia que nunca antes. Pero, las personas están menos dispuestas a mantenerse en una relación que no le otorgue esos beneficios.

¿Cuáles son las cualidades que hoy más desean las personas en una pareja?

El viejo modelo del amor conyugal sostuvo que los opuestos se atraen. Los hombres querían parejas que fueran dóciles y cuidadoras; las mujeres querían hombres que fueran ambiciosos, poderosos y protectores. El nuevo modelo se basa en la similitud de intereses y talentos. Aunque todavía hay mujeres que se sienten atraídas por hombres ricos, altos y más poderosos y levemente siniestros, y algunos hombres todavía quieren una mujer complaciente que los admire, la tendencia favorece la valoración de los rasgos más individualizados.

En un cambio que lleva alrededor de 40 años, los hombres ahora están menos interesados en la cocina y la limpieza de casa que en la inteligencia, el sentido del humor y los logros. Las mujeres valoran que su pareja comparta las tareas domésticas más que una fuente de ingreso alta. (Vea más resultados en la encuesta del Pew Research Center en Tinyurl.com/PewTrends.)

¿Cuáles guías fomentan un matrimonio gratificante?

Estar verdaderamente interesado en las ideas y actividades de la pareja; enorgullecerse de sus logros; utilizar expresiones de cariño o afecto táctil sin que se lo pidan; tener algún sentido del humor sobre las diferencias; y nunca dejar que el enfado o el enojo caiga en el desprecio.

 ¿Cómo pueden contribuir a la intimidad las interacciones pequeñas y diarias?

Todos tenemos momentos en los que estamos enojados, molestos o no respondemos ni emocional ni intelectualmente. Una pareja tolerará esto siempre y cuando él o ella confíen en que usted es amoroso y atento la mayoría del tiempo. Es una tarjeta de crédito emocional, cada pareja necesita mantener la reposición de las reservas de la confianza y la buena voluntad, en lugar de ir disminuyéndolas.

John Gottman, Ph.D., psicólogo e investigador, sugiere que las personas necesitan en una relación íntima alrededor de cinco interacciones positivas por cada negativa. Es menos ocasional un gesto exagerado y más los depósitos regulares y pequeños que cuentan—unas cuantas palabras de aprecio, un gesto amoroso, una expresión de atracción sexual. Si tenemos problemas en recordar el expresar aprecio con regularidad, podemos hacerlo mejor preguntándonos: ¿Sería más difícil este día si mi pareja no estuviera en mi vida?

¿Por qué las nuevas realidades del matrimonio enfatizan en el juego sobre el trabajo?

Los matrimonios exitosos solían depender de la especialización. Los hombres y las mujeres no podían sustituirse unos por otros en el cumplimiento de las tareas. Una mujer típica no se podía mantener por sí misma financieramente; un hombre típico no sabía cómo alimentarse él mismo, lavar la ropa o manejar la crianza de los hijos. Incluso si no compartían muchos intereses mutuos, los miembros de la pareja, a menudo, sentían placer en ser indispensables.

Ahora, las mujeres pueden mantenerse ellas mismas y los hombres pueden cocinar y limpiar. Por lo tanto, comparten intereses y actividades de ocio, en lugar de roles de trabajo especializados, lo que sirve más de pegamento para el matrimonio. El juego hace que las personas se salgan de la noria centrada en el trabajo e introduce novedad a la relación. Sacar más tiempo de ocio con otros también produce altos niveles de felicidad que estar encerrados en la misma concha, según informa el Índice de Bienestar Gallup-Healthways. Así que salga en una cita doble.

¿Cómo las parejas actuales y potenciales se benefician de los que cambian las reglas del juegodesde los teléfonos celulares hasta la Internet?

La Internet facilita el conseguir pareja. Una vez con pareja, la tecnología puede ayudar en las tareas diarias de forma eficiente, dejando más tiempo libre. Nos permite mantenernos en contacto el uno con el otro mientras estamos apartados.

Sin embargo, los dispositivos electrónicos no sustituyen el tiempo cara a cara. La mejor manera para nutrir una relación es salirse de esa corriente y conectarse en la vida real. Veo muchas parejas revigorizándose gracias a la compañía que comparten luego de varias horas juntos involucrados en una actividad recreativa al aire libre.


Para artículos relevantes y entrevistas, visite StephanieCoontz.com.

S. Alison Chabonais es la editora nacional de las revistas Natural Awakenings.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags