El trabajo corporal toma importancia

Puntos útiles de acceso a la salud



La semilla contiene dentro de sí misma indicios de su magnífica madurez. Lo mismo ocurre con la práctica del cuidado integral de la persona, que ha madurado en lenguaje, sofisticación, credibilidad y aceptación. En una sola generación, hemos visto crecer su presencia a partir de los bordes extremos de lo holístico y el bienestar alternativo hasta el cuidado complementario e integral de la salud. Su más reciente evolución en la corriente estadounidense se conoce como medicina funcional. La rama de la terapia de masaje, la germinación de múltiples terapias colectivamente llamadas trabajo corporal, sientan los patrones del desarrollo del movimiento.
 

Antes considerado un lujo para unos pocos consentidos, el masaje estuvo entre las primeras terapias en ser reconocida ampliamente entre los médicos como un aspecto respetado de la medicina integral y funcional. El trabajo corporal comparte esta posición ya que está incluido en los modelos más innovadores del cuidado de la salud de la medicina convencional que adoptan un enfoque de cuerpo, mente y espíritu. Uno de los muchos ejemplos es el Duke Integrative Medicine, en Durham, Carolina del Norte, donde los servicios a los pacientes incluyen una forma de masaje integral que mezcla la terapia miofascial, la reflexología, el trabajo con la energía y la terapia somática.  

A la vista del público, el trabajo corporal todavía, en gran parte, sigue siendo asociado con el masaje, aunque hay distintas formas de valerse por sí mismas, incluidos el Rolfing, la integración estructural, el shiatsu y las terapias miofascial y craneosacral. Por lo general, los profesionales dedicados al trabajo corporal pertenecen a la Asociación Americana de Terapia del Masaje (AMTA, por sus siglas en inglés), cualquiera sea la modalidad de especialización. También puede que participen en otras organizaciones profesionales, como la Associated Bodywork & Massage Professionals, con algunos 80,000 miembros, y la International Association for Structural Integrators. Las páginas en internet de estas organizaciones ayudan a las personas a localizar profesionales en su área.

Según Maureen Moon, pasada presidenta de AMTA, muchos terapeutas del masaje (que no se refieren a ellos mismos como terapeutas del trabajo corporal) son entrenados en varios tipos de terapias y las integran intuitivamente en sus sesiones, según las necesidades del cliente.

Ella señala que: “Muchos miembros de la AMTA son tan apasionados con su profesión que van más allá de las unidades necesarias de educación continua para mantener sus licencias, lo que varía de estado en estado”. Por ejemplo, Moon se ha entrenado en el análisis del reflejo espinal, desarrollado por el Dr. Frank Jarrell, terapias neuromusculares y craneosacrales, shiatsu y siete terapias de masaje. “La mayoría de los miembros de AMTA son adictos a los créditos de educación continua”, bromea Moon, al señalar que las convenciones anuales proveen estos cursos y con frecuencia, las reuniones de los capítulos introducen nuevas técnicas a los asistentes. Algunos profesionales descubren especialidades mientras buscan alivio para el dolor de lesiones personales u otras condiciones.

Terapia miofascial

Olympia Hostler, terapeuta miofascial en Tinton Falls, Nueva Jersey, ha tenido dos accidentes serios corriendo a caballo durante su adolescencia y tres accidentes automovilísticos a los 40 años, lo que combinado, le crearon una incapacidad que apenas podía caminar. “No pude trabajar por tres años porque estaba muy debilitada”, relata Hostler. El diagnóstico médico fue daño grave en el tejido conectivo blando o fascia, y el pronóstico de vivir toda la vida con dolor era inaceptable. Entonces, ella comenzó a buscar algo que le ayudara a restablecer su salud. Su investigación de varias terapias terminó con la liberación miofascial, un enfoque eficaz de todo el cuerpo para tratar el dolor y la disfunción, desarrollado por John F. Barnes, terapeuta físico.

“Tuve varias sesiones y encontré un alivio duradero al dolor a diferencia de cualquier cosa que hubiera experimentado”, señala Hostler. A diferencia de las terapias de masaje enfocadas en mejorar la circulación, inducir la relajación o drenar el líquido linfático, el tratamiento miofascial llegó a las capas más profundas de la fascia para liberarla de restricciones que le causaban dolor. “Fue increíble que la aplicación de las manos de una manera suave y constante en áreas de restricción en el tejido conectivo miofascial pudiera empezar a liberar muchos años continuos e intensos con dolor”, declara Hostler. 

Rolfing

Como profesional certificado (avanzado) en Rolfer y Movimiento Rolf, Robert McWilliams ha sido capaz de perseguir su pasión de toda la vida en los campos del movimiento y el acondicionamiento físico, lo que incluye 25 años de ser bailarín profesional y 14 como profesor de danza moderna. Ha enseñado en la Universidad de Oklahoma y en la Universidad de la Florida en Gainsville.

“En los 1980s, mientras era bailarín, tuve experiencia con el Rolfing, desarrollado por Ida P. Rolf [Ph.D.], que transformó mi baile, aumentó mi alienación del rendimiento deportivo, coordinación, flexibilidad, equilibrio, tono muscular, poder de expresión y sentido de total relajación en el escenario, al igual que en mi vida diaria”, relata McWilliams. En la actualidad, es maestro asistente en Rolf Institute of Structural Integration, en Boulder, Colorado, donde se entrenó.

Aunque los clientes de McWilliams lo buscan para tratarse el dolor y el malestar, él dice que ellos a menudo cambian su foco para ver cómo su cuerpo trabaja mejor en general. “Esto es así porque las lesiones tienden a resolverse por sí solas luego de varias sesiones de manipulación del tejido profundo del sistema miofascial.”

Una serie especializada de 10 sesiones trabaja para equilibrar y optimizar de forma sistemática tanto la estructura (forma) como la función (movimiento) de todo el cuerpo. Cada sesión se concentra en la liberación de una región particular del cuerpo. El efecto libera viejos patrones y posturas limitantes y restaura el alineamiento natural del cuerpo logrando un sentido de integración. “A menudo, según la libertad física de la expresión física aumenta, así mismo  sucede con la expresión emocional”, comenta McWilliams.

Integración estructural

“Mientras que los Rolfers graduados del The Rolf Institute asisten a programas certificados de entrenamiento para mantener su estilo, los profesionales que practican la Integración Estructural pueden asistir a cualquiera de las 14 escuelas certificadas en los Estados Unidos; todo el entrenamiento está basado en el trabajo de Ida Rolf”, dice Diane Roth, integradora certificada especializada en masaje y trabajo corporal por 25 años en el área de Chicago. Roth explica que los profesionales en este campo de estudio combinan el trabajo con las manos para liberar y volver a alinear el tejido fascial con conciencia y educación del movimiento, con el fin de integrar todo el cuerpo. La restauración del equilibrio de la postura y la facilidad funcional ayudan grandemente al cuerpo, lo que, ella dice: “constantemente labora contra la poderosa fuerza de la gravedad”.

Al igual que Moon, Roth ha estudiado e incorporado otras terapias y modalidades adjuntas, como la terapia craneosacral y liberación miofascial. Desde su perspectiva, el trabajo corporal difiere del masaje en que requiere mayor participación por parte del cliente.

“Yo les digo a mis clientes que con una extensa variedad de tratamientos disponibles, siempre hay ayuda para alguien que sufre de molestias y dolores, sin importar la edad”, dice Roth.

Shiatsu

Shirley Scranta, propietaria y directora de la Escuela Internacional de Shiatsu, en Doylestown, Pensilvania, descubrió en una tienda de alimentos naturales el libro The Book of Shiatsu: The Healing Art of Finger Pressure, de Saul Goodman. Luego, investigó la escuela que Goodman fundó en el 1978, con base en las teorías del masunaga zen shiatsu, kushi macrobiótico y su propio shiatsu shin tai.

En 1996, Scranta se convirtió en una de las clientas de Goodman. “Conducía 240 millas, ida y vuelta, todas las semanas para ir a las sesiones de tratamiento porque cada sesión me hacía sentir mejor y más fortalecida. Luego de cinco sesiones, me matriculé en las clases y me gradué un año después. Ella cree que la ampliamente conocida forma de acupresión le restableció al sistema su propia inteligencia, la que había estado distorsionada por un trauma de la niñez.

“Esta técnica suave aplica varios grados de presión para liberar la tensión, fortalecer áreas débiles, facilitar la circulación y balancear la energía de la vida que fluye a través de los meridianos del cuerpo”, explica ella. “En mi caso, ayudó a conectarme con mi cuerpo de forma que pudiera honrarlo y hacer lo necesario para rejuvenecerlo.”

Terapia craneosacral

La quiropráctica Lisa Upledger es vicepresidenta del Instituto Upledger, en Palm Beach Gardens, Florida. Profesional en terapia craneosacral (TCS), educadora y esposa del desarrollador de la TCS, el Dr. John Upledger, advierte que los problemas ocasionados por la tensión son una queja creciente en nuestro mundo moderno. Afortunadamente, estas situaciones son algunas de las innumerables condiciones que responden de forma rápida al toque suave de esta modalidad.

En el 2007, en un artículo en la revista Massage, ella informó que los efectos positivos de la terapia recaen en gran medida en los mecanismos inherentes del cuerpo de autocorregirse él mismo. “La TCS trabaja a través del sistema craneosacral para facilitar esta función y, por consiguiente, normalizar el entorno de las funciones del sistema nervioso central”, señala. “Mientras esto se logra, se mejoran los problemas de una amplia gama de funciones sensoriales, motoras y neurológicas.”

Los profesionales en TCS escuchan con sus manos las pulsaciones lentas del sistema craneosacral. Con un toque suave, equivalente al peso de una moneda de cinco centavos, ellos exploran cualquier restricción de la fascia a través del cuerpo del cliente, quien descansa vestido en una posición supina. Los efectos del tratamiento pueden ser de gran alcance, afectando los sistemas musculoesquelético, nervioso, cardiovascular e inmunológico, al igual que a órganos, tejido conectivo y sistemas energéticos. Trabaja para liberar patrones físicos y psicológicos profundos dentro del cuerpo.

Una moneda con diferentes impresiones a cada lado todavía sigue siendo una moneda, una mezcla de metales preciosos. Cuando se lanza una moneda al aire para revelar ya sea cara o cruz, el símbolo visible es una interpretación de toda la edición—una analogía que puede definir mejor la diferencia entre el masaje y el trabajo corporal. Todas las variaciones sobre el tema comparten la misma meta—restablecer la salud de la persona en su totalidad.


Linda Sechrist es escritora sénior para Natural Awakenings. Puede leer otros artículos sobre vida natural en su página web, ItsAllAboutWe.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags