¿El bostezo enfría el cerebro?




Cuando sentimos la necesidad de bostezar en los climas más fríos, debemos sucumbir, porque puede que nos haga bien. Una nueva investigación sugiere que más allá de la señal de fatiga o aburrimiento, el bostezar puede ser una reacción física para enfriar un cerebro “recalentado”.

Un estudio de la Universidad de Princeton es primero en demostrar que la frecuencia de bostezos varía con la estación y las personas tienen menos probabilidad de bostezar cuando el calor en el exterior excede la temperatura del cuerpo. La investigación dio seguimiento a 160 personas, 80 por estación, durante invierno y verano en Tucson, Arizona. Según la teoría de los investigadores, es posible que el bostezar en temperaturas más frías trabaja para enfriar el cerebro, mientras que bostezar en condiciones más cálidas no parece proporcionar el mismo alivio.

Andrew Gallup, investigador asociado, añade: “Las aplicaciones de esta investigación son intrigantes… para entender mejor las enfermedades y las condiciones como esclerosis múltiples o epilepsia, las que con frecuencia son acompañadas con bostezos frecuentes y disfunción termorregulador”. El bostezo excesivo podría ser una herramienta de diagnóstico útil.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags