Niños que se acuestan temprano tienen menos riesgo de obesidad




Yuriy Chertok/Shutterstock.com

Investigaciones del Ohio State University College of Public Health, en Columbus, sugieren que el riesgo de obesidad en los niños, un asunto de preocupación creciente en los Estados Unidos., se puede reducir mandando a los niños a dormir antes de las ocho de la noche.

Los investigadores examinaron informes de madres de 977 niños de cuatro años y medio, nacidos en 1991, acerca de sus rutinas típicas semanales para irse a dormir. Las respuestas se dividieron en tres categorías: 8 p.m. o antes, entre 8 y 9 p.m., y después de esas horas.  Las respuestas se compararon con los niveles de obesidad de esos mismos niños a la edad promedio de 15 años. En el  grupo que se acostaba más temprano, que eran cerca del 25 por ciento de los niños, solamente uno de cada diez era obeso, comparado con el 16 por ciento de los que se acostaban entre 8 y 9 p.m., que representaban el 50 por ciento de los niños.  Los jóvenes que se acostaban más tarde reportaron un 23 por ciento de obesidad, la tasa más alta de todos.

La Dra. Meena Khan, especialista en medicina interna del Wexner Medical Study Center de la universidad mencionada, comentó sobre la dificultad de mantener horas apropiadas para irse a la cama,  “Los niños están mejor con un horario fijo y una rutina.”

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags