Muy alto en el cielo

Una simple contemplación evoca el infinito



Iakov Kalinin/Shutterstock.com

Imagínese que está afuera en un día soleado, mirando un cielo azul y claro. Es natural sentirse tranquilo y maravillosamente bien, a la vez que contempla esta amplia vista.

Entonces un ave solitaria cruza el campo de esa visión. Notamos que nos llama la atención sacándonos de la quietud del cielo para, en cambio, seguirla con la vista. Entonces comenzamos a pensar sobre el ave: “¿De dónde vendrá y hacia dónde irá? ¿Por qué está sola? ¿Habrá perdido su pareja? En ese punto, ya no sentimos esa sensación de calma, sino de preocupación

Dentro de cada uno de nosotros, ahora mismo, hay “un inmenso cielo azul” de conciencia con muchas “aves” de todo tipo revoleteando, incluido nuestros pensamientos, emociones, sensaciones físicas y cualquier otra cosa en el mundo externo que capta nuestra atención

Lograr una constante calma interior coherente es posible al aprender a estar más interesados y prestando atención a ser conscientes, que es observar con calma que sucede en nuestros pensamientos, emociones, sensaciones corporales y vida. Podemos vivir permanentemente comprometidos con este estado de conciencia y del dominio interior que contiene, en lugar de ser impotentes y estar atrapados en el contenido de otros o nuestros pensamientos o emociones, los que a menudo están condicionados por el mundo los que son más negativos que positivos.

A medida que maduramos en esta capacidad, descubrimos que esa conciencia está siempre quieta, silenciosa, pacífica, poderosa, ilimitada e infinita. Refleja quiénes somos en realidad en contraposición a quiénes pensamos que somos. A través de la práctica, se convierte en nuestra forma natural de ser y despertamos a una excelente manera de vivir.

Para experimentar esto, trate la técnica de Atención de Alerta Suave Bien Abierta (Gently Alert Attention Wide Open - GAAWO). Mire algo que está recto mientras a la vez deja que la mirada se abra suave y ampliamente, mirando ni a la izquierda ni a la derecha, utilizando la visión periférica pasiva. Ahora, haga lo mismo hacia arriba y hacia abajo, para que el estado de alerta suave abarque un alcance mayor. Mientras hace esto, es probable que notemos que nuestros pensamientos se han calmado y se siente más presente, tranquilo y silencioso que momentos antes.

Esta técnica sencilla trabaja para todo el mundo. Al practicarla con regularidad, podemos descubrir que un sentido de paz nunca nos abandona, más bien, abandonamos nuestro centro de paz innato y pacífico cuando nos enfocamos en los movimientos de entrada y salida de nuestra mente. El intercambiar el pensamiento típico para permanecer en un estado de conciencia plena ayuda a desencadenar nuestro ser de puntos de vistas limitantes para que podamos vivir más libres. 


Sandy C. Newbigging el creador de los principios y técnicas titulados Calmology, incluido el GAAWO transformador. Él ofrece un curso de 12 semanas en la fundación Calmology en CalmClan.com. Comuníquese en SandyNewbigging.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags