La liberación de la langosta

Monjes liberan criaturas de una muerte segura




NathaliaGuausPatricio/Shutterstock.com

Un pequeño grupo de monjes del Great Enlightenment Buddhist Institute Society que viven en la Isla del Príncipe Eduardo en Canadá pasaron un día comprando todas las langostas vivas que encontraron en la pescadería local, y luego alquilaron un bote. Una vez adentrados en el mar, recitaron una breve oración sobre su cargamento que se retorcía y liberaron las langostas en el Atlántico.

“Nuestro propósito general es cultivar la compasión hacia los otros”, dice uno de los monjes. “No tienen que ser langostas, pueden ser lombrices, moscas, cualquier animal; puede ser incluso conducir más despacio, para que no atropellemos los pequeños animales o criaturas en la calle.”

Una participante, Victoria Fan, comenta: “Es repensar la forma en que normalmente ves estas criaturas. Su felicidad es tan importante como tu felicidad, su sufrimiento es tan importante como tu sufrimiento”.


Fuente: TheDodo.com

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags