Súper Sopas

Nuevos giros en las favoritas de antes, sanan, nutren y alivian



Foto por Stephen Blancett

Las sopas que tomamos durante el invierno pueden calentar en los días fríos tanto el cuerpo como el alma. Cualquiera que sea nuestra preferencia en alimentos o las limitaciones de tiempo que tengamos, algunos nuevos giros en nuestras sopas tradicionales favoritas satisfacen el paladar de todo el mundo, con un énfasis en el placer saludable. Aquí es por dónde empezar.

Reinventando el pasado. Desde su casa de montaña en Colorado, Jenny McGruther, autora del libro The Nourished Kitchen, celebra la sabiduría de las costumbres alimentarias tradicionales al hacer un caldo sanador lleno de nutrientes hecho con huesos, agua, vegetales y condimentos. McGruther le da su giro al cocinarlos en una olla de cocción lenta de seis cuartos de galón.

Una vez su familia ha cenado pollo asado orgánico, ella hierve a fuego lento los huesos en agua purificada, añade una o dos hojas de laurel, algunos granos de pimienta y unos pocos vegetales picados, como cebolla, zanahorias y apio, todos orgánicos, en temperatura baja por veinticuatro horas. Luego cuela el caldo con un colador de café en otro recipiente, refresca la olla de cocción lenta con más agua, hierve los huesos y los condimentos por otras veinticuatro horas. Eventualmente, el caldo va teniendo menos sabor y color y ahí es que McGruther comienza otra vez.

“Esto es lo que yo llamo la sopa perpetua”, dice ella, quien tiene su blog en NourishedKitchen.com.

Bajando la velocidad. Con el caldo hecho en casa a mano, es fácil hacer la clásica sopa italiana invernal, la Sopa Toscana de Vegetales y Granos. A Kathy Moore y Roxanne Wyss, autoras de libros de cocina y expertas en ollas de cocción lenta, de Lee’s Summit, Missouri, les encanta hacer esto cuando están trabajando en la fecha límite de entrega de un libro de cocina. Sencillamente utilizan lo que tienen en el refrigerador, congelado o en la alacena.

“Con una sopa como esta, usted siempre puede sustituir un vegetal por otro y ajustar la receta para disfrutar de lo que tiene a la mano”, aconseja Moore. El par tiene su blog en  PluggedIntoCooking.com.

Acelerando. Algunas veces necesitamos un solo servicio de sopa hecha en casa, rápido. La receta ganadora desarrollada por la autora de libros de cocina Camilla Saulsbury, de Nacogdoches, Texas, es la Sopa de Calabaza y Salvia, que puede hervir a fuego lento en minutos, lista para disfrutar en un tazón.

Saulsbury usa calabaza orgánica enlatada, llena de vitaminas, la que puede variar en dulzura. “De ser necesario”, ella sugiere, “añada un poco de sirope de arce para aumentarle el sabor a la sopa”.

Haciendo una crema en una licuadora a alta velocidad. Karen Adler es una ávida cultivadora de tomates orgánicos en su huerto, en Kansas City. Cuando la siembra de temporada llega a su final, Adler asa a la parrilla o al horno los tomates junto con las cebollas y los pimientos orgánicos y luego los congela, listos para hacer la Crema de Tomates Asados en cualquier momento del año.

“Mi secreto para lograr una sopa liviana sin usar crema es mezclar todos los vegetales asados en una licuadora a alta velocidad para darle cuerpo. Un chorrito de aceite de oliva extra virgen al final asegura un sabor que satisface”, dice ella.

En frío. Douglas McNish, chef principal en el restaurante vegano-crudo Raw Aura, en Toronto, sirve una sopa muy popular, Sopa de Limón, Pepinillo y Eneldo, la que es muy fácil de hacer en un procesador de alimentos. “Esta sopa es increíble en esta época del año, cuando la mayoría de nuestras dietas carecen de grasas saludables y oligoelementos”, dice McNish.

Calentando. Dos autoras de un libro de cocina se unieron a través de muchas millas para escribir el libro 300 Sensational Soups. Meredith Deeds vive en Minneapolis, Minnesota, mientras que Carla Snyder reside en Cleveland, Ohio. Ambas descubrieron las propiedades naturales del polvo de curry en la Sopa de Garbanzos con Curry y Coco.

Snyder menciona que: “Una buena sopa sustenta el corazón, al igual que el estómago, para dar una sensación de satisfacción y alegría”.


Judith Fertig tiene su blog en AlfrescoFoodAndLifestyle.blogspot.com desde Overland Park, KS.

 

¡Llegaron las sopas!

Recetas sabrosas para las cenas invernales

Sopa Toscana de Vegetales y Granos

Rinde: 6 porciones

2 cucharadas de aceite de oliva
1 cebolla amarilla, picada

3 zanahorias, picadas
1 tallo de apio, picado
1 taza de habichuelas verdes congeladas,
picadas
2 dientes de ajo, machacados
1 lata (14.5 onzas) de tomates picados en cubos, con el líquido
4 tazas de caldo de hueso o 1 cartón (32 onzas) de caldo de vegetales
2 cucharaditas de especias italianas
⅛ cucharadita de hojuelas de pimiento rojo, opcional
Sal y pimienta al gusto
1 taza de brócoli fresco picado
1 lata (15 onzas, sin el químico bisfenol A) de habichuelas cannellini, coladas y lavadas
2 cucharadas de albahaca fresca picada, más una poca para adornar
Queso parmesano fresco rallado

Caliente el aceite en una cazuela de hierro colado (horno holandés) en fuego alto mediano. Añada las cebollas, la zanahoria y el apio, cocine, mueva frecuentemente, por tres minutos. Integre las habichuelas verdes y cocine, siga moviendo, por dos o tres minutos hasta que los vegetales se ablanden. Eche el ajo y cocine por treinta segundos. Añada los tomates, el caldo de vegetales, las especias italianas, las hojuelas de pimienta roja, la sal y la pimienta. Caliente con la tapa puesta hasta que hierva y luego cocine a fuego lento durante 15 a 20 minutos.  

Añada el brócoli, las habichuelas cannellini y la albahaca. Cocine a fuego lento durante cinco minutos o hasta que los vegetales estén blandos según deseado. Sirva y espolvoree queso parmesano. Si desea, adorne con un poco de la albahaca picada.

Adaptada de PluggedIntoCooking.com, por Kathy Moore y Roxanne Wyss
 

Sopa de calabaza y salvia

Rinde: 1 porción

Pumpkin Sage Soup Recipe¾ taza de caldo de vegetales o pollo listo para usarse    
⅔ taza de puré de calabaza (no relleno de pastel)

¼ cucharadita de salvia seca frotada                               
3 cucharadas de crema ‘half-and-half’, leche entera o crema de coco
Sal y pimienta molida

En una cacerola, traiga a un hervor el caldo, la calabaza y la salvia a temperatura mediana alta. En un tazón, vierta el caldo, la calabaza y la salvia hasta que mezclen. Añada la crema y caliente alrededor de un minuto o más. Sazone con sal y pimienta antes de echarlo en el tazón. Adorne con semillas de calabaza tostadas.

 Adaptado de 250 Best Meals in a Mug, por Camilla V. Saulsbury
 

Crema de tomate asado

Rinde: 8 porciones

Roasted Tomato Bisque Recipe4 tomates grandes, rebanados
2 pimientos rojos, sin semillas y en tajadas
1 cebolla roja grande, pelada y en tajadas
2 cucharadas más ½ taza de aceite de oliva extra virgen
¼ taza de vinagre de vino tinto
2 cucharadas de salsa Worcestershire
1 cucharadita de sal kosher
1 cucharadita de salsa picante
Caldo de hueso o de vegetales, si es necesario
Añada pan rallado sin gluten y cebollines picados para adornar

Precaliente el horno a 425° F. Forre dos bandejas de hornear grandes con papel pergamino. Coloque los tomates, los pimientos rojos y la cebolla en las bandejas y rocíe con las dos cucharadas del aceite de oliva. Ase por treinta minutos o hasta que estén blandos y los bordes dorados.

Transfiera a una licuadora Vitamix u otra similar. Añada el resto del aceite de oliva, el vinagre, la sal y la salsa picante, mezcle hasta que esté suave. Añada un poquito del caldo si la sopa está muy espesa. Sirva con un poco de pan rallado y cebollines.

Adaptado de The Gardener and the Grill, por Karen Adler y Judith Fertig
 

Sopa de limón, pepinillo y eneldo

Rinde: 2 porciones

Foto por Stephen Blancett2 tazas de pepinillo sin semillas y picado
½ taza de lechuga romana picada

¼ taza de agua filtrada
¼ taza de eneldo fresco picado
1 diente de ajo
3 cucharadas de jugo de limón fresco
2 cucharadas de aceite de oliva extra virgen
½ cucharadita de sal marina fina

En un procesador de alimentos procese el pepinillo, la lechuga, el agua, el eneldo, el ajo, el jugo de limón, el aceite de oliva y la sal hasta que esté suave. Transfiera a un recipiente. Tape y refrigere hasta que esté fría, al menos una hora o hasta tres horas. Sirva y adorne con una cucharada de crema agria vegana y preferiblemente con eneldo.

Adaptado de Eat Raw, Eat Well, por Douglas McNish
 

Sopa de garbanzos con curry y coco

Rinde: 6 porciones

2 cucharadas de aceite de oliva
1 cebolla, picada finamente

2 dientes de ajo, machacados
1 cucharada de polvo de curry
1 libra de papas rojas pequeñas con cáscara, picadas en cubos de ½ pulgada
4 tazas de caldo de vegetales
1 taza de leche de coco sin azúcar
½ cucharadita de sal
2 latas de garbanzos (14 a 19 onzas, cada una, sin el químico bisfenol A), colados y lavados
1 calabacín, picado en cubos de ½ pulgada
1 cucharada de azúcar morena o azúcar de dátiles
1 cucharada de jugo de lima fresco
2 tazas (alrededor de 3 onzas) de espinaca tierna
Sal marina y pimienta negra molida fresca
Coco rallado tostado para adornar                                          

Coconut Curried Chickpea SoupEn una olla grande, caliente el aceite a fuego mediano. Añada las cebollas hasta que se ablanden, alrededor de seis minutos. Añada el ajo y saltee por un minuto. Añada el polvo de curry y saltee otros diez segundos. Añada las papas y mueva hasta cubrirlas.

Añada el caldo y la leche de coco; cocine por diez minutos. Añada los garbanzos y el calabacín; cocine por otros diez minutos, o hasta que las papas y el calabacín estén blandos. Añada el azúcar negra y el jugo de la lima. Añada la espinaca y mueva hasta que se amortigüe. Sazone la sopa con sal y pimienta al gusto. Vierta en cuencos calientes y adorne con coco.

Adaptado de 300 Sensational Soups, por Carla Snyder y Meredith Deeds
 

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags