Bruce Lipton habla sobre la revolución de la epigenética

Nuestras creencias reprograman nuestro destino genético



Bruce Lipton, Ph.D., autor del libro The Biology of Belief y de The Honeymoon Effect, es un biólogo especializado en células madres y es un líder reconocido internacionalmente por crear un puente entre la ciencia y el espíritu. Es profesor visitante y orador sobre inmunología en el New Zealand College of Chiropractic y participó en la séptima Reunión Mundial sobre los Valores Humanos de la Fundación para la Evolución Consciente, llevada a cabo en México. Su investigación explica la interacción en la conciencia individual y la biología del cuerpo.

¿Por qué comienza con la epigenética como base para la salud?

Muchas personas, programadas con el concepto de determinismo genético, creen que los genes en un óvulo fertilizado en la concepción determinan el carácter y el destino. Incapaces de elegir nuestros genes del ADN, somos impotentes para controlar nuestras vidas, así que la única opción es buscar ayuda de una comunidad biomédica para que arregle nuestros genes.

Introduje una nueva visión sobre el entendimiento de los genes hace medio siglo, ahora es la nueva ciencia de la epigenética. Epi significa “por encima”. Aquí, podemos darnos cuenta del control al regular el ambiente en que vivimos y nuestras percepciones del mismo, para hacernos amos de nuestra propia genética en lugar de víctimas de lo heredado.

¿Cree que la epigenética es el futuro de la medicina?

La epigenética es la revolución de nuestro conocimiento y conciencia sobre lo heredado. Este nuevo concepto de la biología es tan grande que promete un cambio radical capaz de revolucionar la civilización. Sus dinámicas son equivalentes al salto de la física de Newton a la física cuántica, que conduce a todo, desde las computadoras y los celulares, hasta los ‘rovers’ marcianos. Somos libres de creer que los genes causan cáncer, por ejemplo. Al cambiar nuestros estilos de vida, creencias y percepciones, también cambiamos nuestra expresión genética.

Recuerde, esto funciona porque la forma como cada uno interpreta su mundo es traducida por el cerebro en información química que ajusta nuestro comportamiento y la genética de las células para complementar nuestra percepción. Podemos vivir en el ambiente más saludable, pero si nuestra mente lo percibe como amenazante y no de apoyo, nuestra biología se convertirá en una menos saludable y podría generar enfermedad.

La respuesta celular se basa en la información del cerebro, que en realidad es solo una interpretación. Las percepciones personales y la manera como vivimos, incluida nuestra naturaleza espiritual, ajustan los genes para manifestarse en un estado funcional de salud o uno de disfunción.

¿Dónde está el “yo” que hace a la gente diferente?

No hay dos personas iguales genéticamente. Si inyecto mis células a otro humano, su sistema inmunológico las reconocerá como que no son de la persona y comenzará a eliminarlas. En la superficie de virtualmente todas nuestras células, hay miles de receptores de proteína que funcionan como antenas en miniatura. Estas leen y responden a todas las señales ambientales, similares a los receptores grandes en la superficie de la piel, como los ojos, los oídos y la nariz.

Cada humano posee un conjunto único de receptores de “identidad”, un subconjunto llamado “auto-receptores” por la comunidad biomédica, que se encuentra en casi todas nuestras células, con la excepción principal de los glóbulos rojos. Los auto-receptores no están relacionados con las células, cuya función es contribuir con los músculos, los huesos, el cerebro o el corazón. La medicina convencional estudia el aspecto físico de los auto-receptores como fuente del “yo”, pero pasa por alto las señales ambientales que reciben. En otras palabras, la identidad individual está vinculada a la señal que recibe de la antena.

Cuando llegué a este punto en mi investigación, me di cuenta de que no nos podemos morir, porque nuestra verdadera identidad es representada por la “emisión” invisible derivada del ambiente, lo que legítimamente puede ser referido como el espíritu. Mi señal de identidad personal es recibida por mis 50 billones de células dotadas con el conjunto único de los auto-receptores de “Bruce”. Mientras mi cuerpo físico es como una televisión, la “emisión espiritual” que representa el Show de Bruce es un elemento eterno y energético del ambiente.

¿Qué es la interconexión o ‘entrainment’ y por qué es importante hoy?

Un grupo de células del corazón en una placa de Petri vibrará en su propia frecuencia vibratoria. Luego de varios días, comenzarán a vibrar en sincronía debido a que las células del corazón más fuertes controlarán el compás. Las otras células organizan su comportamiento para interconectarse con las más poderosas. Esto sucede en los dormitorios de señoritas en las universidades cuando las residentes comienzan su año académico con diferentes ciclos menstruales, pero más tarde experimentan la interconexión, con sus ciclos menstruales comenzando y terminando casi al mismo tiempo. Se vinculan con un pulso y un ritmo, igual que las células del corazón.

Los seres humanos se interconectan a una fuerza superior, que es una emisión de energía invisible en armonía o discordancia. A medida que más de nosotros tenemos la intención de vivir una vida de amor y paz, la emisión de esa energía armónica se amplifica y aquellos que todavía no están en la onda eventualmente se conectarán con la señal más fuerte. Este es el cambio que necesitamos para hacer que ocurra una evolución consciente.


Linda Sechrist es escritora sénior que forma parte del equipo de Natural Awakenings. Conéctese en ItsAllAboutWe.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags