Todo se trata del metabolismo

Llegando a la causa de la enfermedad



Los intentos por dar explicaciones sencillas sobre cómo lograr o mantener una mejor salud se han fragmentado y dividido con explicaciones científicas complejas sobre la causa y efecto de la enfermedad, regularmente reducidas a aisladas infografías y fragmentos de sonidos en los medios de comunicación. Pero entender los sistemas interdependientes y sofisticados de la autorregulación y autocorrección de nuestro cuerpo, que trabajan en colaboración los unos con los otros y nos informan sobre el estado del cuerpo mediante los síntomas, merece un marco de referencia completo.

El separarnos un poco de las preocupaciones inmediatas para poder ver el panorama más amplio nos permite repensar el enfoque occidental hacia la salud. Funciona mejor tener una perspectiva que conecte todos los puntos, comenzando desde las bases del bienestar—el funcionamiento de 73 trillones de células que están organizadas en una variedad de tejidos, incluidos los sistemas interconectados de órganos. De manera óptima, estos funcionan juntos de forma armoniosa para alcanzar la homeostasis, el equilibrio general químico y energético que define la salud metabólica.

El reinado del metabolismo

Muchos perciben el papel del metabolismo como uno limitado a determinar el gasto energético mediante el número de calorías quemadas por día, pero hace mucho más. En realidad, el metabolismo abarca miles de procesos físicos y químicos que tienen lugar en el funcionamiento de cada célula, los bloques de construcción de vida; la función celular saludable produce el funcionamiento endocrino apropiado que influye en la homeostasis.

Este pasado 12 de agosto, reconocidos expertos en medicina funcional participaron en el primer congreso en línea titulado Cumbre sobre Revolución Metabólica para discutir la importancia de reconocer los puntos que conectan la mayoría de las enfermedades crónicas de hoy día—presión alta, ataque cardiaco, derrame cerebral, pre diabetes, diabetes Tipo 2, ganar peso, obesidad, hígado graso, enfermedad de Alzheimer, algunos cánceres e incluso infertilidad. Todos los panelistas señalaron la raíz que las vincula a todas—dietas bajas en grasas y altas en carbohidratos, estilos de vida sedentarios.

Cuando varias condiciones complejas existen de forma simultánea, la ciencia médica se refiere a ellas como un síndrome. Independientemente de cómo se manifiestan tales intrincadas interrelaciones, todos estos síndromes tienen signos en sus etapas iniciales que incluyen inflamación, azúcar alta en sangre y resistencia a la insulina, lo que puede afectar la salud metabólica.

Un enfoque holístico

Los médicos que se especializan en la medicina integral funcional se esfuerzan por mejorar la salud y el bienestar de los pacientes al comprometerlos con su propio proceso de sanación. Un enfoque popular es practicado en Durango, Colorado, por el doctor en quiropráctica James Forleo, autor del libro Health is Simple, Disease is Complicated: A Systems Approach to Vibrant Health. Él comienza educando a las personas sobre el funcionamiento básico de los sistemas principales del cuerpo que están involucrados en retos de salud específicos.

“Para mantener la salud metabólica, nadie debería pasar por alto que la inteligencia del cuerpo trabaja 24/7 para resolver múltiples problemas de forma simultánea, incluido equilibrar el metabolismo. Mientras más complejos son los patrones de los síntomas, la mayor cantidad de sistemas están involucrados. Ya sea que un solo síntoma o un grupo de síntomas indique disfunción metabólica, quiere decir que numerosos sistemas que dependen de células saludables no pueden llevar a cabo sus funciones normales”, explica Forleo.

Por ejemplo, asuntos relacionados con el azúcar en sangre, exceso de insulina circulante y acumulación del exceso de glucosa almacenada como grasa pueden llevar a la disfunción metabólica. El páncreas, la tiroides y el tracto gastrointestinal—glándulas principales en el sistema endocrino que juegan un papel importante en equilibrar la química del cuerpo mediante la secreción de hormonas directamente al sistema circulatorio—son impactados de forma negativa. El buen funcionamiento de las glándulas suprarrenales es necesario para balancear el azúcar en sangre y uno de los roles del páncreas es producir insulina.

Cuando cuatro de los principales sistemas de órganos—inmune, endocrino, cardiovascular, digestivo—son impactados por disfunción metabólica, se necesita un entendimiento más amplio de cómo estos se interrelacionan entre sí y por qué las medidas preventivas pueden evitar el tener que seguir adelante con maneras de revertir enfermedades crónicas serias.

Factores de estilos de vida

El enfoque integrador de la medicina funcional hacia la salud metabólica se basa en la nutrición adecuada y el ejercicio regular. “Los agentes inflamatorios presentes en muchos de los alimentos que se consumen en cada comida en la dieta estándar estadounidense—carbohidratos refinados con alto índice glucémico, sirope de maíz alto en fructosa y otros azúcares, y grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas—son los delincuentes más grandes”, dice Forleo, que observa que, a cambio, el cuerpo necesita grasas buenas como las que se obtienen del aceite de oliva y coco.

Los factores sobre los cuales podemos ejercer algún control son: la actividad física, el estrés, el sueño, la dieta y los ritmos circadianos; todos juegan un rol en la salud metabólica. Desafortunadamente, “Estamos sobre alimentados o desnutridos porque ya no comemos por la nutrición, sino por entretenimiento”, señala Brian Mowll, director médico de los centros de salud Sweet Life Diabetes Health Centers en Pennsylvania y Delaware.

Médicos integrales pioneros están conectando los puntos que señalan a las causas principales de la mayoría de las enfermedades crónicas de hoy día.


Él caracteriza la disfunción metabólica como el problema fundamental porque es la puerta para muchas otras dolencias. “Hace cien años, las enfermedades infecciosas plagaron la humanidad. Hoy y en el futuro serán los trastornos metabólicos como la obesidad, el cáncer, el síndrome metabólico, los trastornos de la tiroides y otros problemas endocrinos, diabetes y diabetes Tipo 2”, predice Mowll.

Educación sobre la salud metabólica

La Dra. Caroline Cederquist, autora del libro The MD Factor Diet: A Physicians Proven Diet for Metabolism Correction and Healthy Weight Loss, y fundadora del Cederquist Medical Wellness Center, en Naples, Florida, llevó a cabo un estudio de un año de pacientes que identificaran sus problemas de salud mediante análisis de sangre. Ochenta y nueve por ciento de los hombres, mujeres y niños mostraron evidencia de resistencia a la insulina. Esta condición metabólica, que a menudo se pasa por alto, afecta cómo el cuerpo procesa la glucosa, un azúcar simple y principal combustible del cuerpo, lo que hace fácil aumentar de peso y difícil perderlo. La doctora Cederquist encontró que la disfunción metabólica es reversible si se trata con la dieta apropiada, cambios en los estilos de vida y suplementos, además de medicamentos en las etapas avanzadas.

Ella explica que la resistencia a insulina a largo plazo puede conducir a la enfermedad de hígado graso, niveles altos de azúcar en sangre y, eventualmente, diabetes. También afecta los niveles de colesterol y puede inducir a triglicéridos, alta presión, HDL bajo (lipoproteína de alta densidad o colesterol “bueno”), aumento en la circunferencia de la cintura y enfermedad cardiaca. En los pacientes jóvenes adultos de Cederquist, la disfunción metabólica también fue asociada con el síndrome de ovario poliquístico, una causa de infertilidad.

El Dr. Wolf Funfack, de Alemania, especialista en medicina interna y nutricional y creador del conocido programa de balance metabólico, observó que la resistencia a la insulina aumenta la producción de hormonas de estrés y bloquea la producción de hormonas antiinflamatorias que retrasan el proceso de envejecimiento. El plan de nutrición todo natural de Funfack, apoyado científicamente por más de 25 años de investigación, está diseñado para lograr el equilibrio hormonal, optimizar la salud y conducir a un control de peso a largo plazo.

El cardiólogo Stephen Sinatra, autor del libro Metabolic Cardiology, va un paso más allá. Él cree que la disfunción metabólica que implica células, hormonas e inflamación, abarca la esencia de la base molecular de todas las enfermedades. Observa que: “las personas diagnosticadas con varias condiciones pueden salir de la oficina del doctor con tres o cuatro recetas, en lugar de una solución para revertir y prevenir la condición—un estilo de vida saludable y una dieta no inflamatoria para contrarrestar y neutralizar el ganar peso, la elevación de la presión arterial y otras anormalidades como niveles altos de azúcar en sangre.

Mowll concuerda en que muchos profesionales de salud convencionales no tratan la raíz de la causa del trastorno metabólico o proveen intervenciones en los estilos de vida. “Sencillamente, van directo a la libreta de recetas”, dice él. Este creciente problema presenta una oportunidad para educar a toda la población.

El libro de éxito en ventas, el Virgin Diet, de la autora JJ Virgin, quien caracteriza el cuerpo humano como un ‘laboratorio de química’, adopta un enfoque nutricional y de acondicionamiento físico fácil de seguir para obtener salud metabólica. Ella recomienda ingerir los tipos de grasas saludables que se encuentran en los pescados salvajes, las nueces y semillas crudas, el coco, el aguacate y las aceitunas. Virgin prefiere la proteína limpia de las carnes magras de animales alimentados con pasto y la del pescado salvaje, además de lentejas de bajo índice glucémico y legumbres y muchas frutas como frambuesas, moras, peras y toronjas. Los vegetales en su lista incluyen guisantes, habichuelas verdes, brócoli, coliflor, cebolla y berenjena, todos de bajo índice glucémico. “Cuando come de esta manera, hay una liberación lenta de azúcar y la insulina se mantiene en los niveles más bajos”, dice Virgin.

Como cualquier teoría de los sistemas, el todo debe ser entendido en relación con las partes, al igual que el entorno relevante. Los expertos concuerdan que es de suma importancia tener un enfoque sistémico amplio hacia la salud metabólica en lugar de fijarse solo en uno o dos aspectos a la vez. La salud metabólica—desde las células básicas hasta los sistemas organizados más sofisticados—solo pueden alcanzarse y ser sostenidos cuando todo el sistema está saludable.


Linda Sechrist es escritora sénior del personal de Natural Awakenings y auspició el evento en línea que aparece en MetabolicRevolutionSummit.com, que incluye un ejemplo en audio.

 

Cómo hablar con el doctor

Muchos pacientes, tanto hombres como mujeres, tienen la actitud de idolatrar a sus médicos y pueden sentirse intimidados durante las visitas. Ellos podrían sentir que es descortés cuestionar al médico para lograr obtener la información que necesitan para tomar decisiones críticas, ya sea para ellos o un ser querido.

Algunos doctores parece que se han olvidado que son meramente personas con un grado en medicina. Los pacientes deben recordar esto si encuentran alguna indiferencia o arrogancia. Muy a menudo, tal actitud inútil puede ser adquirida junto con la experiencia profesional.

El prepararse para una visita al doctor requiere seguir instrucciones, pero también debe incluir preparar preguntas que usted quiere le sean contestadas. Si ha surgido un problema de salud grave, como un examen de laboratorio fuera de lo normal o un diagnóstico que requiere tratamiento, haga que las preguntas claves cuenten: “¿De dónde surgió esto? ¿Hay algo que yo pueda hacer por mí mismo? ¿Cuál es el tratamiento recomendado? ¿Cuáles son efectos esperados y los efectos secundarios no esperados del tratamiento? ¿Existen formas alternativas de tratamiento? ¿Puedo hablar con alguno de sus pacientes que haya pasado por este tratamiento?

Entonces, al llegar a casa, investigue en la Internet. La Internet tiene una biblioteca entera de medicina en la punta de sus dedos. Saque lo que es ciencia de lo que es propaganda, refine su pregunta y vuelva a buscar contestaciones más profundas. O busque una segunda opinión de otro médico o naturópata (algunos estados les otorgan licencia), o un médico de medicina oriental (acupuntura y hierbas). No importa si el tratamiento propuesto parece ser sencillo, por ejemplo, antibióticos, o algo tan serio como una cirugía, cuestione antes de someterse automáticamente a un diagnóstico y un medicamento.

Cada uno de nosotros es la única persona en la Tierra con un punto de vista único de vivir dentro de nuestro cuerpo. No debemos dejar que nadie nos etiquete como deprimidos si el cuerpo enfermo dice otra cosa, como: “Está todo en su cabeza”, si es real o no hay cura. Usualmente, aquí es que comienza la medicina alternativa y suceden los milagros. Los mejores resultados vienen cuando uno se da a valer.


La Dra. Carol L. Roberts practica medicina integral en el Perlmutter Health Center, en Naples, FL (PerlHealth.com). Ella es miembro fundador y diplomada del American Board of Integrative Holistic Medicine.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags