El dulce le quita el poder al cerebro




Los atracones de dulces y refrescos como un esfuerzo de estar alerta para los exámenes o presentaciones, probablemente, tienen el efecto opuesto, según informa una nueva investigación llevada a cabo en animales por la Universidad de California, Los Ángeles (UCLA). Los investigadores encontraron que comer o beber demasiada fructosa, como la que se encuentra en la caña de azúcar y los siropes de maíz altos en fructosa que permean en la mayoría de los alimentos procesados, puede causar pensamientos confusos, pobre aprendizaje y problemas de memoria.

Los científicos han sabido por mucho tiempo que las dietas altas en fructosa aumentan el riesgo de diabetes, obesidad e hígado graso. Ahora el equipo de UCLA descubrió que una dieta alta en fructosa por seis semanas reduce la velocidad del cerebro del animal. La buena noticia es que el ingerir ácidos grasos omega-3, como los que se encuentran en los pescados de agua fría, parece contrarrestar los efectos negativos de la fructosa, lo que permite que el animal piense más claro.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags