Los regalos de las mandarinas




Las mandarinas son dulces, asequibles y en estación. Pero ahora hay otra razón para abastecerse de esta jugosa fruta. Los investigadores canadienses de la Universidad de Western Ontario han descubierto que un flavonoide de la mandarina, la nobiletina, parece ayudar a prevenir la obesidad y proteger contra la diabetes Tipo 2 y la ateroesclerosis, causa principal de ataque cardiaco y derrame cerebral.

Cuando los investigadores alimentaron los ratones con una dieta “occidental” alta en grasas y azúcares, se convirtieron en obesos, mostrando los signos asociados con el síndrome metabólico: colesterol y triglicéridos elevados, niveles altos de insulina y glucosa en sangre e hígado graso.  Un segundo grupo de ratones, alimentados con la misma dieta poco saludable, pero a la que se le añadió nobiletina, no experimentaron síntomas de síndrome metabólico y ganaron peso normalmente. El ingerir nobiletina también previene la acumulación de grasa en el hígado al estimular los genes que ayudan a quemar el exceso de grasa en el cuerpo, a la vez que inhiben los genes responsables de manufacturarla.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags