Los niños que se chupan el pulgar crecen con menos alergias




Duplass/Shutterstock.com

Un estudio en la revista Pediatrics, publicado por la Academia Americana de Pediatría, ha encontrado que los hábitos comunes de la niñez de chuparse el pulgar y morderse las uñas pueden reducir el riesgo de alergias en adolescentes y adultos. 

Los investigadores dieron seguimiento a más de 1,000 personas de 5 a 32 años de edad, al monitorear estos dos hábitos en las edades de 5, 7, 9, y 11.  Los sujetos fueron examinados para alergias a los 13 años, usando una prueba de punción de piel, y luego otra vez a los 32 años.  De todos los participantes, el  31 por ciento se chupaba el pulgar y se comía las uñas frecuentemente, y esos niños tuvieron una incidencia menor de reacciones alérgicas que los demás niños.

Estos resultados apoyan una hipótesis de higiene que sugiere que la exposición temprana a organismos microbianos reduce el riesgo de desarrollar alergias.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags