Yoga en el avión

Seis estiramientos fáciles para aliviar el viaje



La mayoría de los síntomas que experimentamos mientras viajamos en avión—rigidez, mala circulación y pies hinchados—se deben a la falta de movimiento más que a la altitud o la presión que se crea en la cabina. Conocer esto nos puede ayudar a hacer que el volar sea más saludable y fácil.

Beber mucha agua, moverse y estirarse cada dos a tres horas es clave; los viajes al baño ayudan a lograr esto de manera natural. También podemos evitar que la sangre se acumule en las extremidades inferiores al buscar una manera de elevar nuestras piernas y pies periódicamente. Mueva los diez dedos de los pies, cambie de posición y haga estos seis discretos estiramientos de yoga.

Un consejo de etiqueta: Haga los primeros dos estiramientos en la parte trasera del avión con un espacio adecuado y una pared para apoyarse. No haga esto en el pasillo agarrado del asiento de otro pasajero pues puede molestar a la persona.

Estiramiento de cuádriceps: involucre los hombros, la parte superior de las piernas, pantorrillas y tobillos, a la vez que eleva cada pie y pone a mover la sangre. Agárrese de una pared, sujete el tobillo y acerque el talón lo más cercano posible a los glúteos. Entonces, rote el tobillo en un movimiento circular. Hágalo hasta que crea que valió la pena hacerlo y entonces cambie de brazo y pierna.

Estiramiento de la pantorrilla: es una manera sencilla de concentrarse en los músculos de la pantorrilla y el tendón de la corva (‘hamstring’), al igual que los tobillos. Párese de frente a una pared, colocando ambas manos en la pared a la altura de los hombros para tener equilibrio, los codos doblados. Dé un paso al frente y descánselo en su talón, con los dedos de los pies señalando hacia arriba y descansando en la pared. Inclínese hacia adelante hasta el punto de sentir un buen estiramiento en la pantorrilla. Estire treinta segundos por cada pie, gradualmente profundizando en la postura luego de varias respiraciones.

Un consejo de etiqueta: Los próximos cuatro estiramientos se pueden hacer en el asiento o en la parte trasera del avión.

Estiramiento de la parte superior del cuerpo: se concentra en las muñecas, las manos, los hombros, la espalda y la parte superior del cuerpo en general. Siéntese derecho con los pies firmes en el piso. Levante los brazos y entrelace los dedos antes de subir las palmas de las manos mirando hacia el techo. Relaje los hombros y el cuello. Los brazos no deben estar cubriendo las orejas y puede ajustarlos moviéndolos unas pocas pulgadas hacia adelante o hacia atrás. Las personas altas podrían necesitar doblar sus codos, lo que todavía les permite estirar la parte superior del cuerpo.

Estiramientos del cuello: libera la tensión y la rigidez al inclinar la cabeza de lado a lado. No haga movimientos circulares ya que pueden causar compresión del cuello y la columna. Si el aguantar la cabeza ayuda a un estiramiento más profundo, sea considerado con los vecinos de asiento al levantar el codo para no molestar.

Girar el torso: beneficia tanto la columna como a los músculos de la espalda. Los yoguis creen que los movimientos giratorios también dan masaje a los órganos internos. Mientras se tuerce, aférrese a los apoyabrazos con ambas manos y siéntese lo más derecho posible, con los piernas juntas y los pies en el piso. No rebote en la pose o se desplace, ni levante los glúteos del asiento, sino haga movimientos lentos y fluidos.

Inclinación hacia adelante: mientras esté sentado, dele a la espalda, el cuello y las piernas un estiramiento bueno y profundo.

Todos estos movimientos trabajan mientras está en el aire y son iguales de útiles en los viajes por carretera, en la oficina o en cualquier momento que necesitamos un descanso.


Cynthia Bowman es escritora independiente radicada en Los Ángeles, California, se especializa en temas de viajes, cultura y estilos de vida (JoyJournist.com).

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags