Congregaciones verdes

Grupos de fe se unen para conservar la Creación



Foto cortesía de View Dynamic Glass

El simple hecho de cambiar una bombilla puede iluminar un cuarto; predicar que los seres humanos somos los cuidadores de la Tierra puede iluminar una comunidad. “¿Cómo podemos ser fieles a la creación de Dios?”, pregunta Diana Butler Bass, Ph.D., autora de Grounded: Finding God in the WorldA Spiritual Revolution, de Alexandria, Virginia. “La conexión entre el mundo natural y el mundo en el que vivimos nos ayuda a entender la enorme responsabilidad que tenemos con el planeta.”

Junto con una base emocional, muchas personas se hacen una pregunta mayor: ¿Cuál es el costo, en términos de nuestra vida espiritual, si actuamos de forma egoísta? “Necesitamos saber qué es sagrado y qué es importante para las generaciones venideras”, explica Bass. “Este es un momento importante para que las comunidades de fe trabajen juntas.” Las iglesias, sinagogas, mezquitas y otros grupos de fe están enviando el siguiente mensaje a sus congregaciones y comunidades: Necesitamos cuidar lo que el Creador nos ha regalado.  

Mostrando el camino

“Queríamos reducir la dependencia en el combustible extranjero, apoyar el comercio local, comprar productos hechos en los Estados Unidos y ser costo efectivos”, indica el rabino David Freelund, de la Sinagoga de Cape Cod, en Hyannis, Massachusetts. “Utilizar la energía solar hacía sentido. Alquilamos paneles, nos unimos a un programa de crédito de energía renovable y ahora producimos el 90 por ciento de nuestra energía.”

La sinagoga también optó por equipos más eficientes a la hora de cambiarlos, además, preparan composta, mantienen un huerto para suplir el banco local de alimentos, cambiaron a luces LED, mejoraron sus sistemas de calentamiento y enfriamiento y siguieron un programa de reciclaje.  “Queremos dar el ejemplo. Los miembros preguntan: ‘¿Qué más podemos hacer?’ Como judíos, no estaríamos cumpliendo con nuestra misión a menos que guiemos a los demás hacia la divinidad”, explica Freelund.

La película Renewal documenta este movimiento popular en RenewalProject.net.

Las ventanas son parte intrínseca de los lugares de adoración, pero son los componentes menos eficientes en términos de energía. Los miembros del Colorado’s Steamboat Christian Center, en Steamboat Springs, tenían que usar gafas de sol o cambiar de asiento durante los servicios para poder soportar el resplandor y el calor. Una vez decidieron instalar ventanas inteligentes, ahora todos se pueden concentrar en el sermón.  

“Los cristales se oscurecen al igual que sucede con las gafas de sol de transición, dependiendo de la luz disponible o preferencias preprogramadas”, explica Brandon Tinianov, director sénior de View Dynamic Glass, la compañía que suple este nuevo tipo de ventanas. “También reduce los costos de calefacción y enfriamiento.”   

Organización

“El desorden representa decisiones pospuestas”, explica Barbara Hemphill, autora de Less Clutter, More Life, de Raleigh, Carolina del Norte. “La falta de tiempo, interés y energía no nos permite deshacernos de lo que no queremos ni necesitamos. El 80 por ciento de lo que guardamos nunca lo usamos.”  

Eso incluye el papeleo, otra especialidad de su Productive Environment Institute. Cuando el edificio nuevo del United Methodist North Carolina Conference Center estuvo listo, hubo mucho que hacer antes de poder mudarse. “Según nuestros cálculos, reciclamos alrededor de siete toneladas de artículos. Esto se convirtió en un ejemplo para las demás iglesias”, señala Hemphill.

Su propia iglesia, Mount Zion Methodist, cerca de Garner, vació dos cuartos que se usaban para almacenar cosas, y devolvieron, subastaron o donaron todos los artículos a un albergue. “Al final, logramos tener un espacio para una escuela dominical.”

La práctica es la madre de la perfección

Tener el ambiente en mente y vivir de forma ecoamigable es un concepto que todas las religiones aceptan. En el All Dulles Area Muslim Society, en Sterling, Virginia, un programa educativo exhorta a los miembros de la comunidad a reciclar, sembrar árboles y reducir el consumo de agua y energía. Incluso, lograron reducir su huella de carbono en 13 por ciento y el consumo de energía en 21 por ciento. El Interfaith Power & Light está activo en la mayoría de los estados y puede ayudar a implementar cambios ecoamigables.

Necesitamos un diálogo que incluya a todas las personas, ya que los retos ambientales que enfrentamos y sus raíces humanas son preocupantes y nos afectan a todos.
~ Papa Francisco

Imam Johari Abdul-Malik, director del programa de alcance del Dar Al Hijrah Islamic Center, en Falls Church, Virginia, sugiere pensar en grande y exhorta a los miembros a solicitar cambios en las políticas públicas. En el 2016, el Council of Islamic Organizations of Greater Chicago promoverá un Ramadán Verde. Durante el Ramadán, los miembros reevaluarán sus vidas bajo la dirección del Islam.

La más verde de todas las iglesias es The Garden Church, en San Pedro, California, ya que no tiene un edificio. “Las personas me dicen: ‘La naturaleza es mi iglesia’; yo sigo esa línea de pensamiento”, explica su fundadora, la pastora Anna Woofenden. “En el centro colocamos una mesa rodeada de jardines. Aproximadamente el 90 por ciento de lo que cultivamos son vegetales y el resto son flores. Esta iglesia es un santuario viviente, un lugar para pertenecer, un lugar de comunidad. El amor de Dios es visible, ya que las personas se alimentan en cuerpo, mente y espíritu.”  

“Las enseñanzas ecoamigables representan una nueva imaginación espiritual de cómo vivir bien en el mundo”, indica Bass. “La fe hace una diferencia.”  


Conéctese con la escritora independiente Avery Mack en AveryMack@mindspring.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags