Aromas celestiales

Cómo hacer sus propias fragancias con aceites naturales



Un olorcito dulzón puede comunicar un distintivo personal de tranquilidad, estado de alerta o romance, o puede causar un ataque de estornudos, respirar con dificultad o náuseas para aquellos que están cerca, e incluso, para el usuario sin este saberlo.

Químicos comerciales

“Cuando ve la palabra ‘fragancia’ en la etiqueta de un producto de cuidado personal, léalo como ‘químicos ocultos’”, advierte el organismo de vigilancia sin fines de lucro Environmental Working Group (EWG). “Una laguna legislativa enorme en la ley de la Administración Federal de Drogas y Alimentos es dejar que los fabricantes de productos, como champú, loción y gel de baño, incluyan casi cualquier ingrediente bajo el término de fragancia, sin realmente ponerlo en la lista de químicos.” A las compañías que manufacturan productos de cuidado personal se les requiere por ley tener una lista de los ingredientes que utilizan, pero las fragancias y las fórmulas secretas de la industria están exentas.

Lo que se conoce como un pequeño secreto no honesto de la industria de las fragancias es la presencia sin etiquetar de los químicos tóxicos en cualquier producto de cuidado personal que incluya un olor, no solo perfumes. Las pruebas de laboratorio comisionadas por la Campaña para Cosméticos Seguros y analizada por EWG confirman la presencia de parabenos que interfieren con la producción de hormonas, ftalatos que causan cáncer y almizcle sintético que ha sido vinculado con la interrupción hormonal, entre muchos otros.

Aromas naturalmente seguros

“El optar por olores naturales provenientes de los aceites esenciales no solo ofrece una alternativa libre de toxinas, los beneficios de la aromaterapia de aceites esenciales tienen un valor terapéutico que ha sido probado con el tiempo”, sugiere Dorene Petersen, presidenta y fundadora del American College of Healthcare Sciences, en Portland, Oregón.

Una investigación reciente de la Pontificia Universidad Católica, en Brasil, confirma que el aceite de lavanda tiene propiedades antiinflamatorias, antioxidantes y para aliviar el dolor que son similares a un narcótico de dosis suave. Además, huele celestial, dice Roxana Villa, perfumista botánica, de Woodland Hills, California, y portavoz del National Association for Holistic Aromatherapy. 

“Tener en cuenta la parte de la planta utilizada le dará una idea de su valor terapéutico”, dice Villa. “Uno a base de raíz será bueno para la conexión con la tierra. Ya que la corteza es como la piel, aceites como el abedul beneficiarán la piel y los músculos. Los aceites de flores son excelentes para cualquier cosa relacionada con la cabeza y la mente.”

Los aceites de orégano y canela tienen poderosas propiedades antifúngicas, incluso contra el hongo tipo Cándida resistente a medicamentos recetados, según la investigación brasileña de la Universidad Federal. Un estudio pionero de la Universidad Eslovaca de Tecnología, en Eslovaquia, incluso sugiere que el aceite de romero puede matar las células cancerosas.

Todos estos olores pueden ser la base para que usted haga sus propios perfumes.

Mezclas a la medida

“Es divertido experimentar con los aceites esenciales orgánicos y crear mezclas únicas que se convierten en un distintivo personal”, dice Charlynn Avery, especialista en aromaterapia con Aura Cacia, en Norway, Iowa. Ella explica que los aceites esenciales tienen tres “notas” básicas y que al mezclarlas correctamente tendrán como resultado una fragancia apta para durar a través del día.

Una mezcla para varones
Las culturas occidentales valoran las fragancias “masculinas” con olores de la tierra, como el sándalo y el cedro, mientras que en otras culturas los olores florales son aceptables para los hombres. Una mezcla atractiva tirando a un olor a madera para el hombre estadounidense puede ser cedro, salvia esclarea y lima.

“La nota base es la más pesada y dura más. El pachulí, vetiver, sándalo, cedro y jazmín duran más en la atmósfera y en el usuario. Mezclar la base con una nota un poco más suave como lavanda, romero, salvia y con una nota suave y de poca duración como la naranja, lima o menta, creará una mezcla compleja y agradable.

“Esa es la belleza del arte de hacer esto”, dice Avery. “Usted puede crear mezclas sinérgicas que armonizan y complementan los atributos de cada uno hasta el punto que no sea capaz de detectar los aromas de los aceites individuales.”

No hay reglas estrictas, pero los expertos ofrecen unas cuantas guías para crear nuestras propias mezclas que serán bien recibidas como regalos en las Navidades.

Use un aceite base como jojoba o almendra dulce para crear un aceite perfumado. Tenga en cuenta que los aceites sin diluir por un portador pueden quemar la piel.

Para mezclas que se basan en aceite, use una proporción de 50 gotas del aceite de nota baja, 30 gotas del aceite en la nota mediana y 20 de la nota alta en dos onzas del aceite portador.

Otra opción es usar una base de alcohol, ya sea de alcohol isopropílico o vodka de 85 grados prueba, para hacer un perfume en aerosol; el alcohol se evaporará rápidamente. Las mezclas a base de alcohol, por lo general, duran más, en especial con los frágiles aceites cítricos.

Un promedio usual es 10 a 20 gotas de aceite esencial por onza de portador a base de alcohol.

Las mezclas a base de aceite están listas para usarse casi inmediatamente. Las mezclas a base de alcohol deben dejarse envejecer por una semana o dos, al menos, y tendrán mucho más olor con el tiempo.

Almacene las fragancias en lugares obscuros y frescos. Las botellas pequeñas con bolita (‘roll-on’) están disponibles en algunas tiendas.

“Se trata de probar y errar hasta llegar a un olor que sea de su preferencia, por lo tanto, sea creativo y mantenga unas notas cuidadosas de los experimentos y mejórelos mientras gana experiencia”, aconseja Avery. “Si frunce su nariz con el pachulí, lo más seguro es que no le guste la mezcla con este aceite. Escoja aromas que le gusten.”


Kathleen Barnes es autora de numerosos libros de salud natural, incluido Food Is Medicine. Conéctese en KathleenBarnes.com.

 

El 1-2-3 para mezclar los aceites

 Notas altas Notas medianas Notas base
naranja lavanda sándalo
limón bergamota jazmín
toronja geranio mirra
eucalipto romero vetiver
lima árbol de té pachulí
menta salvia esclarea cedro

Se recomienda un promedio general de 50 por ciento de aceite de nota base con un 30 por ciento de notas medianas y un 20 por ciento de notas altas.


Fuente: Cortesía de AuraCacia.com

 

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags