Salones de belleza libres de toxinas

Los cuidados de belleza sin químicos son naturales y seguros



Cuando los clientes entran al Swing Salon en la Ciudad de Nueva York, quedan sorprendidos por lo que no huelen —la gama de químicos que permean el aire en los salones de belleza. Esto se debe a que los dueños han decidido usar solo productos naturales y orgánicos.   

Aunque muchas personas dan por sentado que todos los productos usados para el tratamiento del cabello y el cuerpo son regulados y seguros, la Administración de Drogas y Alimentos de los EE.UU. (FDA, por sus siglas en inglés) no tiene autoridad para requerir a las compañías que examinen los productos cosméticos para seguridad debido a lagunas en la Ley de Control de Sustancias Controladas. Así que, las personas están siendo expuestas a toxinas a través de productos de belleza como esmaltes, procesadores de tintes y alisadores para el cabello.  

Tenga presente que aunque la ley requiere que las etiquetas de los productos sin receta para el cuidado del cuerpo enumeren los ingredientes (excepto la sopa de químicos a menudo escondida bajo el término “fragancia”), las lagunas existentes en los productos de belleza son enormes.  Jamie Silberberger, con la Women’s Voices for the Earth’s National Healthy Nail & Beauty Salon Alliance, informa: “Los productos que se venden para usos profesionales en los ‘spas’ y salones de belleza no requieren incluir los ingredientes en la etiqueta”.

Afortunadamente, hay alternativas saludables disponibles ya sea frecuentando un salón verde o usando tratamientos de belleza naturales en su casa.

Alisadores para el cabello

Un tratamiento de salón —los productos para el alisado del cabello Brazilian Blowout— puede continuar exponiendo a los clientes y los empleados a gases tóxicos, incluso meses después de la aplicación. Es uno de los productos convencionales para el alisado del cabello que contiene formaldehído, un carcinógeno conocido en humanos.

“La exposición al formaldehído no termina con el tratamiento, los gases se reactivan cada vez que se aplica calor al cabello”, explica Jennifer Arce, una estilista de San Diego, California, que se enfermó después de aplicar un solo tratamiento de Brazilian Blowout. “Así que cuando una clienta que se ha realizado un Brazilian Blowout en otro lugar viene al salón para un recorte o un tinte y quiere que se le pase el secador, tenazas o se le haga un permanente u otro procedimiento, los gases que salen del cabello vuelven y hacen que mis compañeros de trabajo y yo nos sintamos enfermos nuevamente.”   

Solución: Evite los tratamientos para el alisado del cabello que contengan químicos. Firme la carta de la campaña Women’s Voice for the Earth solicitando a la FDA que elimine el Brazilian Blowout de las góndolas de los EE.UU. visitando Tinyurl.com/BanBrazilianBlowout.

Tintes y extensiones de cabello

Aproximadamente dos terceras partes de los tintes convencionales en los EE.UU. contienen para-fenilenediamina (PPD, por sus siglas en inglés), un químico que está prohibido para uso en dichos productos en Alemania, Francia y Suecia. La exposición a PPD puede causar reacciones alérgicas que pueden fluctuar desde irritaciones de la piel hasta muerte por choque anafiláctico, como le sucedió a una adolescente en el 2010.

Cuando los investigadores de la Universidad Santiago de Compostela, en España, realizaron un metaestudio para examinar el riesgo de cáncer entre los estilistas y otros trabajadores en este campo, todos informaron que los empleados corrían un riesgo más alto de cáncer que la población general.

Las extensiones de cabello también requieren atención. Muchos de los adhesivos usados para las extensiones contienen 1,4 dioxano, enumerado como un probable carcinógeno por la Agencia de Protección Ambiental de los EE.UU. y estireno, una neurotoxina y disruptor endocrino.  

Solución: Busque un salón verde que no utilice químicos y que use tintes naturales sin químicos sintéticos, amonia o PPD. Las personas también pueden ordenar kits orgánicos sin tóxicos de tintes directamente de EcoColors.net.

Esmaltes

Cuando se vaya a hacer una manicura o una pedicura, tenga precaución con el siguiente trío: dibutil ftalato, formaldehído y tolueno. Estos químicos, usados para que el color de los esmaltes dure, están relacionados con problemas de reproducción y de desarrollo, además de mareo, irritación de los ojos y los pulmones, según el Grupo de Trabajo Ambiental.

Al enfrentar presión de los grupos de consumidores y empleados en el campo de la belleza, algunas compañías ahora están produciendo los supuestos esmaltes “no tóxicos”, aunque las etiquetas no son verificables. El Departamento de Control de Sustancias Tóxicas de California recientemente examinó 25 esmaltes que se venden en los salones de belleza, 12 de los cuales indicaban que no contenían este trío de ingredientes. Los investigadores encontraron tolueno en 10 y más de los tres ingredientes en cinco de siete de estos.

Solución: Lleve su propio esmalte y solo frecuente salones con buena ventilación.

Encuentre un salón verde

Muchos productos convencionales para el cuerpo, como champús y aceites para masajes, pueden contener una letanía de ingredientes que pueden sumarse a la exposición química de cada persona. Haga preguntas para asegurarse de que los productos del salón no son tóxicos o que tienen el nivel más bajo de toxicidad posible.

Por ejemplo, una red grande de “salones de concepto” compuesta por dueños independientes a lo largo de todos los Estados Unidos está conectada con Aveda Corporation (Aveda.com), un líder nacional en el desarrollo de productos para el cuerpo y el cabello sin los ingredientes más peligrosos. Más del 90 por ciento de los aceites esenciales de Aveda y el 89 por ciento de sus ingredientes herbarios naturales son certificados orgánicos.

También busque los miembros del Green Spa Network, una coalición a nivel nacional de ‘spas’ con la misma filosofía comprometida de ser más eficientes y sustentables en todas sus prácticas (GreenSpaNetwork.org).

Si no hay un salón verde en su comunidad, lleve productos no tóxicos a sus citas y pida al estilista que los use. Visite el Skin Deep Database en ewg.org/skindeep para encontrar los productos menos tóxicos para usar en el hogar.


Sarah Tarver-Wahlquist es una escritora independiente en Tucson, Arizona.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags