Niños que dan a los demás



Este artículo fue escrito especialmente para lectores jóvenes para que abracen el verdadero espíritu de los días navideños. Compartirlo con ellos puede ayudar a cultivar la práctica vitalicia de dar.
 

¿Alguna vez has visto a alguien haciendo algo que cambió una situación de mala a buena? Quizás tus padres ayudaron a alguien a quienes se les había dañado el automóvil o una maestra dedicó tiempo adicional después de clase para ayudarte con las asignaciones.   

No importa la edad que tengas, dónde vivas o qué poseas, también tienes el poder de hacer el bien. Lo que haces puede hacer a otras personas felices y que el mundo sea un lugar mejor. A continuación algunas ideas para ayudarte a entender cómo.

• Un buen lugar para comenzar es pensar sobre lo que es importante para ti. Esto te ayudará a encontrar una forma de dar que disfrutarás y que querrás hacer una y otra vez. Por ejemplo, si te gusta cuidar de los animales, ofrece pasearle el perro a una persona de edad avanzada. Si te pones triste cuando piensas en alguien que puede sentirse solo, visita a un vecino que vive solo o envía una tarjeta especial a un familiar para demostrar tu amor.  

• Es agradable ayudar a extraños, pero las personas también pueden hacer pequeñas cosas cerca de la casa que hará que la vida sea mejor y más fácil para tu familia. Puedes llamar a tu abuela para saludarla, ayudar a tu mamá o tu papá a lavar los platos o jugar un juego favorito con tu hermana o hermano pequeño.

• También puedes usar tus propios talentos especiales para ayudar a otros. Si cocinas bien, haz un postre u hornea un bizcocho y llévalo a alguien que esté enfermo. Puedes leerle un cuento en voz alta a un niño pequeño. Si eres fuerte y tienes mucha energía, puedes ayudar a un vecino a sacar la basura o con otras labores del hogar.

• Puedes divertirte y hacer una diferencia aún más grande al hacer cosas buenas con los demás.  Una forma de que tus amigos se animen a ayudarte es invitándolos a planificar el “Dar una fiesta”. Pide a tus padres que te ayuden a descargar una guía gratis (WateringCanPress.com/html/parents.html) con ideas y actividades divertidas para crear una fiesta de Navidad o de cumpleaños o una reunión para esos días lluviosos.    

• Dar a otras personas es importante, pero el planeta también nos necesita. Puedes dar al recoger basura, reciclar e, incluso, al apagar las luces cuando sales de una habitación. Cuando prestamos atención al ambiente que nos rodea, podemos aprender cómo responder de forma dadivosa.


Ellen Sabin es fundadora y presidenta de Watering Can Press (WateringCanPress.com), una editorial comprometida con crear niños con personalidad. Su serie de libros galardonados incluyen, entre otros, The Giving Book: Open the Door to a Lifetime of Giving; The Greening Book: Being a Friend to Planet Earth; y The Healthy Body Book: Caring for the Coolest Machine You’ll Ever Own.

 

Actividad divertida

¿Quién te ha estado dando?

Ya sea tiempo, amor o cosas, las personas que nos rodean nos están dando todo el tiempo. En ocasiones, no nos detenemos a pensar sobre lo que las personas hacen por nosotros y nos olvidamos de decir: “Gracias”. Agradecer lo que las personas nos dan es tan importante como dar a los demás.  

A continuación algunas preguntas que te debes hacer. Después de contestar cada pregunta, piensa sobre qué puedes hacer para agradecer a las personas por su bondad.

¿Quién compartió contigo? ¿Qué compartió?

¿Quién te enseñó algo? ¿Qué te enseñó?

¿Quién te demostró amor? ¿Cómo lo hizo?

¿Quién te hizo feliz? ¿Cómo lo hizo?


Fuente: Extracto adaptado de The Giving Book: Open the Door to a Lifetime of Giving, por Ellen Sabin.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags