Dormir con los amigos caninos

¿Es saludable dormir juntos?



Hubo un tiempo en que Eliska, una perrita de tres libras de la raza Prague ratter, se acurrucaba al lado de su ama, Krista DeAngelis, y se quedaba dormida, y la mayor parte del tiempo que dormían juntas dormían bien.  

Entonces DeAngelis se casó y su esposo prohibió que la perrita se subiera a la cama por miedo de asfixiar a Eliska sin querer mientras dormía. Después de varias noches sin poder dormir por los lamentos y ladridos de la perrita, esta pareja de Salt Lake City logró acabar con los lamentos sencillamente rociándole agua a Eliska cada vez que comenzaba a protestar. Después de dos noches de esta rutina, la perrita tamaño bolsillo aprendió a dormir sola en otro cuarto.

“Originalmente pensé que era buena idea dejar dormir a mi perrita en mi cama”, explica DeAngelis, directora de comunicaciones en Westminster College. “Pero me di cuenta de que te despiertan cuando se mueven y se ponen a caminar o los despiertas si uno se tiene que levantar. En ocasiones, pueden orinarse en la cama si no nos despertamos a tiempo.”

Tome una buena decisión

“Permitir que su perro duerma en su cama es una decisión personal”, indica Patrick Mahaney, veterinario holístico del California Pet Acupuncture & Wellness, en West Hollywood. Al desalentar esta conducta, “Es menos probable que su perro confunda su cama con la de él y, por lo tanto, evitará problemas territoriales potenciales en el futuro”. Si no lo hace, “No solo enfrenta la posibilidad de problemas conductuales, sino que tanto su salud como su sueño podrían verse afectados”, señala.

Estar en contacto cercano con una mascota hace que sea más fácil estar expuesto a pulgas, garrapatas o ácaros de la piel, lo que puede empeorar las alergias.
~ Roger Valentine, veterinario holístico


Según los resultados publicados en una encuesta con 300 pacientes que sufrían trastorno del sueño realizado por el Dr. John Shepard, exdirector del Centro de Trastornos del Sueño de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota, aproximadamente el 60 por ciento de los dueños de mascotas en el estudio dormían con estas en la habitación. El 22 por ciento de los pacientes tenían la probabilidad de dormir con la mascota en la cama. Además, el 53 por ciento indicó que su sueño se veía afectado en alguna medida todas las noches. El 21 y el siete por ciento de sus perros y gatos, respectivamente, roncaban.  

Sin embargo, un estudio con 420 dueños de gatos en el Reino Unido realizado por la organización sin fines de lucro Cats Protection reveló que el 44 por ciento de los que respondieron (incluidos el 51 por ciento de las mujeres encuestadas) informaron que disfrutaban más del sueño con un gato en la cama que con un humano. Los beneficios incluyeron que no tienen que escuchar ronquidos, hay más espacio en la cama y el ronroneo que producen es relajante.

La compañía de una mascota puede reducir los niveles de estrés y permite a las personas lidiar con sus emociones y las situaciones estresantes.
~ American Heart Association Hypertension journal


“Las ventajas de dejar que su mascota comparta la cama incluyen compañía, calor y sensación de seguridad”, explica Mahaney. Entre los aspectos negativos, menciona la falta de espacio, interrupciones en los patrones normales de sueño y la confusión de la mascota sobre dónde se espera que duerma.  

Acabe con el problema de raíz

Para romper el hábito de una mascota de dormir en la cama, Mahaney recomienda persistencia, ser consecuente y las siguientes sugerencias:

• Establezca un área o provea una cama para que la mascota duerma. Puede colocar una manta suave y limpia cerca que sirva como cama para un gato o un perro.

• Use técnicas positivas de motivación. Ofrezca una galletita para perros o use un ‘clicker’ o felicítelo cuando esté acostado cómodamente en su propia cama para reforzar esta conducta deseada.

• Atienda de inmediato cualquier agresión territorial cuando duerme con una mascota, como gruñidos o chasquidos. Primero, diga “¡No!” con autoridad. Luego coloque a la mascota en el piso o en su propia cama y dé el mandato de sentarse y permanecer quieto.  

• Si la conducta problemática persiste, consulte con un veterinario especialista en conducta animal.

Si no es un problema para usted

Si un miembro de la familia decide compartir la cama con una mascota, Mahaney ofrece las siguientes sugerencias:

• Deje que la mascota duerma encima de las mantas, en lugar de debajo.

• Tenga presente que tiene que eliminar los residuos ambientales, incluidos los residuos fecales del pelaje, antes de subir la mascota a la cama.

• Dele la oportunidad al perro de hacer sus necesidades dentro de un marco razonable de tiempo antes de acostarse a dormir. Un perro saludable típico no tiene que levantarse en medio de la noche para hacer sus necesidades.  

• Dele la oportunidad al gato de poder salir de la habitación durante la noche para jugar, comer, beber y usar su cajita de arena. Los gatos son animales nocturnos y es más probable que estén activos al apagar las luces.


Erik J. Martin contribuye regularmente con WebVet.com, de donde se adaptó este escrito. 

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags