Kit de primeros auxilios para mascotas

Cuidado natural de la salud en el hogar



“Lo primero que debe hacer para ayudar a un animal lesionado es tener un kit de primeros auxilios para estar preparado”, indica el Dr. Jason Nicholas, propietario de The Preventive Vet, en Portland, Oregón. Poder brindar atención en caso de una lesión o enfermedad repentina puede ayudar a un perro o un gato a estar más cómodo, dejar de sangrar y sentir alivio temporal.

Un kit de primeros auxilios para mascotas se asemeja más a una despensa que a un botiquín. Los componentes naturales incluyen:

Agua fría: El agua purificada en un atomizador puede refrescar a mascotas que hayan estado expuestas a temperaturas demasiado altas. Para resultados más rápidos, rocíe cerca de los puntos donde puede detectar pulso, como las “axilas” y donde el pelaje es más escaso. Una visita al veterinario evaluará si es necesario brindar hidratación clínica.

Solución salina. El agua salina es muy versátil y está disponible en la clínica del veterinario o en cualquier farmacia. Además, es muy fácil y económica de hacer en la casa. Úsela para eliminar cualquier material extraño que le caiga en los ojos, limpiar heridas y promover la sanación de las incisiones. Dos cucharaditas de sal sin yodo en cuatro tazas de agua es similar a los líquidos naturales del cuerpo. El sitio web del Centro Médico de la Universidad Estatal de Ohio brinda una receta para una solución salina normal en Tinyurl.com/SalineRecipe.

Vinagre: Actúa como un agente secante, especialmente para perros de orejas largas que les gusta nadar en la piscina o cuerpos de agua naturales, ya que esto puede causar que la parte interior del oído se mantenga húmeda. “No use vinagre si la piel está enrojecida o tiene cortaduras porque puede ser doloroso”, explica el Dr. Jules Benson, vicepresidente de servicios veterinarios en Petplan Pet Insurance, en Newtown Square, Pensilvania. Nunca lo use más de dos veces a la semana.

Miel. Aplique este ungüento dulce a las encías para contrarrestar los niveles bajos de azúcar en la sangre, en particular si los niveles de insulina de una mascota diabética no están donde deben estar. El sirope de arce es un buen sustituto.

Azúcar. Aunque no se recomienda como parte de la dieta regular de su mascota, el azúcar puede ser un agente antibacteriano tópico de corto plazo. El azúcar elimina el agua de la herida y deshidrata las bacterias, lo que fomenta el crecimiento de tejido nuevo.  

Yogur natural. Añadir este alimento refrigerado a la comida seca activará el apetito de mascotas que no les gusta comer y suple cultivos necesarios para ayudar a balancear el sistema digestivo.

Almidón de maíz. Este remedio no tóxico ayuda a detener el sangrado menor debido a heridas, raspaduras o al cortar las uñas.

Caléndula. También conocida como margarita de tiesto, la crema de caléndula puede usarse como un antiinflamatorio. Las picadas de insectos, las raspaduras, las quemaduras del sol y el picor relacionado con las alergias también se benefician de esta crema.

Aloe. Crece fácilmente en un jardín o tiesto y está disponible en forma de gel; el aloe alivia las quemaduras, evita la formación de ampollas y acelera la sanación. También sirve como un protector labial canino. “Los perros de edad avanzada a menudo tienen la piel de la nariz agrietada”, indica Benson. “El aloe ayuda a sanar la piel y mantiene el perro cómodo.”

Rescue Remedy. Las enfermedades o las lesiones causan estrés y una solución común a este problema es el Rescue Remedy. Para aliviar el miedo o la ansiedad frote en una pata, la nariz o las orejas o añada el número recomendado de gotas al agua, las galletitas para perros o los alimentos. Ayuda a los perros, gatos, caballos, aves, peces e, incluso, hasta las iguanas. La dosificación depende del grado de estrés más que del peso o la especie.  

Paños limpios. Para las picadas de abeja u otros insectos en el cuerpo, las compresas frías pueden reducir la hinchazón y el picor. Humedezca un toallita de baño en agua fría o para lesiones más grandes, envuelva una compresa de hielo en una toalla y aplique durante varios minutos. Para picadas en la cara o la boca, es mejor acudir a la clínica del veterinario de inmediato, para que las vías respiratorias no se hinchen e interfieran con la respiración.  

Materiales variados. Mantenga a mano gasa, esparadrapo, tijeras pequeñas, pinzas (para sacar objetos o astillas del paladar), una linterna pequeña, medias limpias para cubrir un vendaje y guantes desechables para mantener los gérmenes humanos fuera de una herida abierta. Un perro que tiene dolor puede morder sin querer. Nicholas recomienda un bozal tipo canasta, para que el perro pueda respirar y jadear con facilidad.

Cuando una mascota come o bebe cosas o alimentos que no debería, como chocolate, uvas o cebollas, debe acudir a su veterinario local. El veterinario Jeff Levy, de la Ciudad de Nueva York, quien también es un acupunturista veterinario certificado, aconseja: “Siempre mantenga la información de contacto de su veterinario, hospital de emergencias y centro de control de envenenamiento a mano. Además, sepa de antemano dónde se encuentran los servicios de emergencia al viajar”.

Las mascotas también pueden caer en estado de ‘shock’ como los humanos. Para prevenir o reducir el impacto, mantenga al animal caliente y déle un masaje profundo en la base de las orejas, donde se unen con la cabeza. Un par de gotas de aceite de lavanda en un collar o pañuelo ayudará a todos a relajarse. No aplique aceites esenciales directamente en la mascota, especialmente en los gatos, ya que podría ser tóxico.  

Al igual que los niños, las mascotas sufrirán accidentes o se enfermarán después de horas laborables. Mantenga la calma, busque en la despensa natural de su mascota y luego llame al veterinario holístico de la familia.


Avery Mack es una escritora independiente en St. Louis, MO. Conéctese en stlsandym@yahoo.com

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags