¿Demasiado juntos?

El ejercicio aporta a la felicidad familiar en las vacaciones navideñas



Dadas las esperanzas y, a menudo, las expectativas poco realistas de que todo saldrá perfecto en las reuniones familiares durante el periodo navideño, puede que algunas veces sea la receta para que todo desemboque en un gran estrés. Una de las mejores maneras para mantener las tensiones de la época bajo control es sacar tiempo para hacer ejercicios, movimiento apoyado por los resultados de una investigación en la Universidad de Princeton. Otros expertos sugieren que el practicar una de las modalidades favoritas en occidente de dar una vuelta por el vecindario, nos da acceso instantáneo a tácticas fáciles para mantenernos relajados, saludables y más unidos con los familiares en este invierno.

Para reparar los nervios afectados por los debates en la mesa de la cena, escápese a una habitación para una sesión de yoga tranquilizante. El énfasis del yoga en respiraciones controladas hace que sea ideal para tratar las dinámicas familiares sacadas directamente de Silver Linings Playbook. La Clínica Mayo informa que la respiración profunda aumenta el flujo de oxígeno en el torrente sanguíneo, para ayudar a aliviar los dolores de cabeza, tensión muscular y opresión en el pecho. Los patrones de la respiración en el yoga también han demostrado que bajan la frecuencia cardiaca, lo que ayuda a los practicantes a mantener la compostura frente a cualquier desacuerdo familiar y otros estresores.

Para una rutina de yoga rápida y relajante, comience unos cuantos ejercicios de respiración antes de moverse al saludo al sol—secuencia de posturas completas o asanas que se hacen en un fluir suave y continuo. Comience de pie con las palmas de las manos juntas en tadasana o pose de la montaña. Entonces muévase a través de una serie de movimientos de agitar los brazos sobre la cabeza, expandir el pecho, antes de pasar a la pose del perro o plancha, que ayuda a aumentar la fortaleza y la flexibilidad. Termine acostado en pose de descanso o shavasana, con los ojos cerrados y deje que la quietud se apodere.  

Los ejercicios de entrenamiento con resistencia son otra opción. Suelte la tensión acumulada al empujar contra la pared. Sepárese alrededor de tres pies, inclínese y empuje. Posicione los pies en un ángulo en que la línea de su cuerpo forme la hipotenusa de un triángulo entre la pared y el piso. Esta actividad alivia la tensión de las caderas y estira los ‘hamstrings’ y los músculos de la pantorrilla, lo que nos permite terminar sintiéndonos más livianos y ágiles.

Mientras que algunas personas pueden mantener la alegría al compartir en familia durante las Navidades, otros puede que se sientan un poco ansiosos. Para un impulso seguro de endorfina, trate una sesión de ejercicio cardiovascular como correr, confirmado por una investigación de científicos alemanes y publicada en la revista Cerebral Cortex. El correr produce un torrente de euforia en el momento justo. El trotar o llevar a cabo una caminata enérgica por los exteriores, hace que se eleve el estado de ánimo para mantener alejados los sentimientos de melancolía.

Antes de salir afuera, aquellos que estiran sus piernas en el exterior en climas fríos necesitan vestirse como si el termostato leyera 20 grados más caliente. Esto ayuda a prevenir que el cuerpo se sobrecaliente, en especial luego de haber estado sedentario por periodo extendido. Para que la sangre fluya de antemano, haga algún estiramiento sencillo o suba y baje escaleras varias veces.

Los deportistas que prefieren mantenerse cobijados antes de salir al clima invernal, tienen una alternativa excelente; una sesión de ejercicio cardiovascular en interiores que puede imitar los efectos del estado de ánimo que da el trotar. Trate de alternar 12 repeticiones de ‘jumping jacks’, ‘lunges’, sentadillas o ‘squats’ y abdominales para poner a bombear el corazón. Considere una segunda serie de mayor intensidad. Esto le dará flexibilidad y vitalidad a los músculos que a menudo se aflojan durante la temporada navideña. Porque estos movimientos no requieren ningún equipo, estas electivas son tan portátiles como cualquier secador de pelo que lleve a cualquier lugar durante sus visitas navideñas.

Luego de una o más de estas sesiones de ejercicios individuales, muchos de los juerguistas puede que estén dispuestos a apostar por la unión familiar. Para una dosis saludable de tiempo de calidad, reúna a la ganga y enlístelos para una actividad en exteriores que esté llena de energía como el senderismo, trineo e incluso el disco volador o ‘frisbee’. El participar en competencias familiares amistosas es diversión saludable y les da a todos algo más de qué hablar después.


Sarah Todd es escritora independiente radicada en Brooklyn, NY. Conéctese en SarahToddInk.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags