Hecho en casa y con cariño

Regalitos preparados por usted mismo



“Con el alto volumen de desperdicios generados en el hogar, 34 por ciento más allá de los niveles normales en las semanas entre Acción de Gracias y despedida de año, es particularmente importante mantener nuestra conciencia ecológica durante la época festiva”, dice Anna Getty, autora del libro I’m Dreaming of a Green Christmas. “Es fácil quedar enfrascados en la compra de regalos y decoraciones y olvidarnos de ese compromiso ecológico.”

Este año, considere dar a la familia regalitos caseros sostenibles hechos por usted mismo. Getty señala que: “Los regalos preparados en casa pueden ser útiles, dulces… y verdes”.

Un frasco para cada uno

Con una cinta y una etiqueta de instrucciones, recipientes no costosos de cristal llenos de ricuras hechas en casa pueden convertirse en presentes creativos y prácticos para todos en la lista de regalos.  

Los exfoliantes hechos de azúcar ofrecen una experiencia tipo spa sencilla y asequible. Combine dos tazas de azúcar con una taza de aceite (almendra dulce, semilla de uva u oliva) y añada de 10 a 20 gotas de aceite esencial para perfumar. Trate una combinación de romero y menta para un exfoliante vigoroso mañanero o lavanda y vainilla para relajarse más en la tarde.

Para crear un ambiente de aromaterapia en el hogar, llene los frascos con ingredientes apropiados. Las etiquetas deben tener las instrucciones de hervir el contenido en una cacerola pequeña y luego reducir a fuego lento, añadiendo agua según sea necesario. Combine ramas de pino oloroso, clavos de canela, clavos de especias, cáscaras de manzana seca y cortezas de cítricos. El limón, el romero y la vainilla son otras alternativas refrescantes.

Para los amantes de las parrilladas, compre especias a granel en una tienda de alimentos naturales. Aquí una receta básica tomada de DadCooksDinner.com: combine cuatro cucharadas de pimentón dulce, una cucharada de pimienta negra molida fresca, cuatro de azúcar morena, dos de chile en polvo, dos cucharadas de cebolla en polvo y una cucharadita de tomillo seco.

Cosido y vuelto a reciclar

Los artesanos expertos pueden seguir las guías que aparecen en Internet para reciclar creativamente retazos de tela, ropa no deseada y ropa de cama. Una sudadera o abrigo se puede convertir en una cubierta para un iPad y las camisetas de colores se transforman en bolsos y bufandas.

Crear bolsas terapéuticas de frío y calor puede ser bastante sencillo, incluso sin tener una máquina de coser. Corte una pieza de franela, algodón, lana o toalla del tamaño de 16 pulgadas por 8 pulgadas, doble por la mitad con el lado acabado hacia el interior, alineando los bordes.  Utilizando un hilo fuerte, cosa una costura de un cuarto de pulgada alrededor de los lados abiertos, dejando la media pulgada abierta. Con cuidado, gire la tela por el lado derecho hacia afuera por la abertura y llene la bolsa con tres cuartos de arroz blanco grano largo. Entre el borde de la apertura hacia adentro y cosa.

Puede calentar la bolsa en el horno de microonda por 30 segundos (o hasta alcanzar la temperatura deseada) para tratar los dolores y malestares, o colóquela en el congelador para usarla como terapia de frío. Para aromaterapia, mezcle el arroz con varias gotas de aceite esencial de lavanda antes de llenarla. En temperatura de ambiente, esta versión aromática sirve como almohadilla calmante para los ojos.

Semillas para lanzar y hacer crecer

La receta de Guerilla Gardening’s (GuerillaGardening.org) para hacer bombas de semillas es una opción divertida para los jardineros y los amantes de la naturaleza. Escoja semillas de hierbas o flores que crezcan en la región de cada recipiente.

Combine con agua, cinco partes de arcilla o polvo para sembrar (en una tienda de efectos de arte), una parte de composta y una parte de semilla. Haga bolas con la mezcla de aproximadamente una pulgada de diámetro y deje que se seque uno o días en un cartón de huevos. Envuelva las bombas de semillas en papel reciclado o tela, atadas con una cinta y las instrucciones. Tírelas por el patio o jardín y vea cómo crecen.

Creativo y amigable con los niños

Pida ayuda a los duendes de Santa para montar un kit para construir un castillo para niños, inspirado por Saltwater-Kids.com. Rellene una funda de almohada con dos sábanas, palillos de ropa, abrazaderas de plástico, soga, ventosas y una linda etiqueta y vea cómo vuelven a la vida las sábanas viejas con un poco de imaginación. Dé una segunda vida a los creyones rotos o no deseados al crear divertidas formas recicladas. Rellene los moldes engrasados para muffins o moldes para cortar galletas con piezas de creyones rotos (sin papel) y colóquelos en una bandeja forrada de papel de aluminio. Hornee de 15 a 20 minutos o hasta que se derritan los creyones.  Espere que se enfríen por completo antes de removerlos de los moldes.

“Me gusta estimular a las familias a concentrarse en crear memorias y rituales como forma de evitar el consumo navideño excesivo”, dice Getty, quien es conocida por las delicias que cocina para regalar en latas reusables con lazos reciclados. “Se ha convertido en una tradición que las personas conocen y aman.”

Estos regalos que salen del corazón abren la puerta a tradiciones memorables que celebran el verdadero espíritu de la Navidad.


Meredith Montgomery es editora para Natural Awakenings de Mobile/Baldwin, AL. Conéctese en HealthyLivingHealthyPlanet.com.

Informe desperdicios navideños en: epa.gov

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags