Los refugios de animales se transforman en verde

LEED-Instalaciones certificadas para el cuidado de los animales y la Tierra



Los administradores de ciudades se están dando cuenta de que convertirse en verde es lo que hay que hacer. En muchas áreas, se les requiere a las nuevas construcciones municipales el certificado Liderazgo en Diseño Energético y Ambiental  (LEED, por sus siglas en inglés), para reducir los costos operacionales, conservar recursos y proveer un entorno más saludable de trabajo. Los edificios municipales anteriores en vías de remodelación también pueden ser transformados. Los edificios hasta pueden cualificar para incentivos de los servicios públicos locales en algunos estados. Como resultado, los refugios de animales también se están uniendo al movimiento verde.
 

Bueno para el ambiente

“Nuestra meta es reducir la huella de carbono”, indica Dave Dickinson, director interino del Sacramento County Animal Care, con respecto al refugio de animales certificado LEED Gold de California. “El arquitecto del Silicon Valley incorporó la luz natural, un sistema beneficioso de circulación de aire y numerosos elementos para economizar energía y recursos para crear un medioambiente extraordinario tanto para los animales como para los empleados”.

El sistema de clasificación LEED, desarrollado por el Consejo de Construcción Verde de los Estados Unidos (USGBC, por sus siglas en inglés), significa estados de niveles de plata, oro o platino a base de prácticas comerciales ecoamigables. Swatt│Miers Architects seleccionaron concreto pulido para los pisos del refugio de animales de Sacramento. “Las losetas son buenas, pero la lechada alberga bacterias”, señala George Miers, jefe de la compañía. “El concreto es un material sostenible y cuando se sella, puede limpiarse a menudo sin que se deteriore. Usamos una cantera local para los materiales”.  Por lo menos el 10 por ciento de los materiales de construcción se obtuvieron a no más de 500 millas del lugar y el proyecto contiene más de un 10 por ciento de contenido pre o posreciclado por consumidores.

Bueno para los animales

“El uso de luz natural reduce el costo de electricidad”, explica la Dra. Amber Andersen, veterinaria con sede en Los Ángeles. “Las luces pueden programarse para que se apaguen gradualmente y, de esa forma, proveer un ciclo natural de sueño. Es muy estresante para los animales estar bajo luz brillante todo el día”.

Además, colocar las áreas para mascotas en áreas estratégicas y decorarlas con plantas ayuda a que los animales no se vean, lo que reduce el estrés canino y los ladridos. “Mientras más calmados estén los perros, mayores sus probabilidades de ser adoptados”, indica Andersen. El área designada para gatos opera de forma similar, con espacio para que los gatos corran, trepen y jueguen.  

En Denver, Colorado, un nuevo refugio de animales certificado LEED Platinum de 36,000 pies cuadrados es dos veces el tamaño del anterior. Se prestó atención especial a la circulación del aire para ayudar a prevenir la propagación del flu canino, la tos de la jaula y las infecciones por estafilococos. Además, se logró tener la sala de cirugías a una temperatura saludable y, a la vez, una temperatura adecuada en el resto de la instalación. 

“La ciudad de Denver continuamente escoge las mejores opciones para los animales, pero se ciñen a un presupuesto”, informa  Scott Jones, del Denver’s Air Purification Company. “Este es un parámetro para diseños futuros; a gran escala, este modelo podría usarse para los hospitales”.

Bueno para el negocio

El refugio de animales de Plano, Texas, que estaba listo para una remodelación abarcadora, ahora tiene la certificación LEED Silver. “Hemos aprendido que añadir una nueva ala puede hacerse siguiendo los estándares LEED, pero también tuvimos que hacer mejoras a las estructuras existentes para mejorar todo el edificio”, indicó Melinda Haggerty, coordinadora de sostenibilidad y comunicaciones de la ciudad. “Esto fue una experiencia de aprendizaje en todos los niveles. Vimos de primera mano que no es necesario sacrificar la estética para que algo funcione. Se puede lograr tener un lugar cómodo donde trabajar y a la vez economizar dinero”.

Los criterios de la certificación LEED incluyen selección del lugar, prevención de la contaminación durante el proceso de demolición y construcción, protección y restauración del hábitat, reducción del uso de agua dentro y fuera, energía verde y uso de los materiales regionales para reducir el gasto de combustible, el desgaste de las carreteras y la contaminación del aire.


El USGBC informa que los edificios de todo tipo consumen un promedio de 72 por ciento de la electricidad generada a nivel mundial. Esto puede reducirse en 24 a 50 por ciento con prácticas verdes de construcción. “Siempre es importante recalcar la rentabilidad. Puede costar un poco más al principio, pero los beneficios sobrepasan por mucho los costos”, señala Haggerty. “Costos energéticos menores, mejor uso del agua y una calidad de aire más saludable contribuyen a que el lugar de trabajo sea uno más cómodo. Los empleados se sienten orgullosos de la instalación y eso mejora la producción”.

En Middletown, Rhode Island, Christie Smith, directora ejecutiva de Potter League for Animals, indica que después de demoler el antiguo edificio, se pudo reciclar, readaptar o reutilizar el 75 por ciento de los materiales. Su nuevo refugio de animales certificado LEED Gold fue el primero en la nación en recibir dicha certificación.

Añadiendo beneficios a la vida

“Hay un momento conceptual donde los sueños se convierten en una idea de diseño. De ese momento en adelante, la pregunta es: ¿Cuánto de ese sueño puede conservarse?”, indica  Miers. “Estas ciudades hicieron de LEED una prioridad, incluso cuando los proyectos para el control de animales estaban al final de la lista. Reconocen la sinergia entre cuidar de los animales y cuidar del planeta; el diseño verde recalca ese cuidado”.  


Sandra Murphy escribe sobre mascotas y otros temas para Natural Awakenings.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags