Cada gota cuenta

El reutilizar el agua de lluvia ahorra dinero y es mejor para las plantas



Doug Pushard, un experto en sistemas de captación de agua que comparte sus conocimientos en HarvestH2O.com, piensa que los dueños de hogares capturan el agua de lluvia por dos razones —ya sea para sacar el mayor partido de un recurso de agua valioso en estados con estaciones de baja precipitación o para controlar la escorrentía de aguas pluviales en estados con alta precipitación.

También es una manera fácil de hacer mella en la factura de acueductos y alcantarillados. El capturar y manejar el agua de lluvia constituye una alternativa ambiental racional contra el desperdicio de agua del grifo extraída de las disminuidas reservas subterráneas y puede reemplazar algunas o todas las necesidades de agua del hogar, dependiendo del sistema. El agua de lluvia también es mejor para nutrir la grama, las plantas y los jardines. “Las personas quieren usar en sus patios el agua de lluvia en lugar del agua de la ciudad porque entienden que el agua del grifo tiene cloro, lo que no es muy bueno para las plantas”, explica Pushard.

La cantidad de agua usada por el riego residencial es significativa. Según el programa WaterSense de la Agencia de Protección Ambiental, una familia estadounidense de cuatro miembros utiliza 400 galones de agua al día, incluido un 30 por ciento de ella fuera de la casa.  Más de la mitad de esa agua de exterior es usada para el césped y los jardines, con el resto para rociar los autos, en piscinas y limpiar aceras o calzadas. Colectivamente, el riego de jardines a nivel de toda la nación, totaliza más de 7 mil millones de galones por día.

Cálculos de agua

En su forma más sencilla, el recolectar agua de lluvia implica un poco más que colocar barriles para esos propósitos—con capacidades desde 55 galones hasta varios cientos—debajo del canalón o bajante pluvial. Los modelos más populares se pueden comprar en tiendas de mejoras al hogar o en clases que enseñan cómo hacerlo con partes de bajo costo. En el Internet se pueden encontrar varios estilos disponibles, muchos de ellos tienen un grifo en la parte de la base para fijar una manguera o llenando una regadera.

Los de más capacidad o sistemas más sofisticados utilizan cisternas de almacenamiento que pueden guardar miles de galones de agua debajo del suelo. Estos emplean bombas que mueven el agua a sistemas de regadera u otros puntos de uso.

Para estas configuraciones más complicadas, Pushard recomienda buscar ayuda profesional, y agregó que los sistemas debajo del suelo capturarán el exceso de agua todo el año, incluso en climas donde baja la temperatura. “Al norte de Nuevo México, donde vivo, recojo casi un tercio de la precipitación en el invierno”, dice. “Si tiene un sistema como este, usted puede capturar esa cantidad; con los que están sobre la superficie no puede porque el tanque o los accesorios se congelarían”.

La fórmula para determinar el máximo de cantidad de agua disponible a capturar se relaciona con el tamaño del techo. Multiplique los pies cuadrados del techo por la cantidad de lluvia anual local (busque en Tinyurl.com/73enzjx), y luego multiplique el resultado por los .623 galones. Ese factor de .623 es “cuántos galones hay en un área de un pie cuadrado por una profundidad de una pulgada de agua de lluvia”, según uno de los tutoriales de Pushard en Internet.  

No todos los materiales para techo son iguales. En la gama alta, techos de teja, metal, concreto o asfalto tienen un 95 por ciento de eficiencia en la escorrentía, los de gravilla un 70 por ciento;  y los de grama, 17 por ciento, así que tome esto en cuenta también. Pushard recomienda siempre decidirse por un tanque más grande, de ser posible, para evitar tener que añadir más almacenamiento luego.

Piense en grande

El recolectar agua de lluvia funciona como un dispositivo de irrigación eficaz, pero no necesita limitarse a usos exteriores. Uno de los lugares más fáciles y útiles para dirigir esta agua es a los inodoros. Citando los baños como uno de los lugares del hogar que más utiliza agua, la EPA observa que un solo inodoro puede usar 27 por ciento del agua que se consume en el hogar. Es ridículo que tengamos que usar agua potable para descargar los inodoros”, dice Pushard. Para usar agua de lluvia almacenada, instale una nueva línea de plomería al tanque de almacenamiento e instale una bomba que se active cuando el inodoro descarga.

El agua de lluvia también puede utilizarse en el fregadero, pero contar con esta agua como la fuente principal de suplido para toda la casa requiere una inversión sustancial y un sistema de filtración, purificación y luz ultravioleta para que el agua se pueda beber. Al capturar agua para uso potable, entonces los materiales del techo son importantes. Se prefiere el metal sin pintar o azulejo porque no filtran químicos al agua, los que son difíciles de remover.   

En términos del costo total, el sistema de recolección más simple costará unos cuantos dólares (menos que $100 por barril), mientras que un sistema para todo el hogar costará decenas de miles. Sin embargo, Pushard señala que un sistema de captación puede ser un salvavidas en momentos de sequía, convirtiéndose en la norma en muchos estados.


Brita Belli es la editora de E-The Environmental Magazine y autora del libro The Autism Puzzle: Connecting the Dots Between Environmental Toxins and Rising Autism Rates.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags