Piénselo antes de hacerse un tatuaje

Cómo hacer que su arte corporal sea seguro y reversible



Pocas cosas en la vida son tan permanentes como un tatuaje. Sin embargo, las personas más propensas a cambiar el rumbo de su vida —en términos de carrera, relaciones o estilos de moda— también son las más inclinadas a hacerse un tatuaje. Aproximadamente, el 40 por ciento de los estadounidenses entre las edades de 18 a 25 años tienen, por lo menos, un tatuaje, según una encuesta del Pew Research Center.

“Si cambia de peinado o de imagen a menudo, probablemente no es buen candidato para hacerse un tatuaje, debido a que no es una decisión fácil de cambiar”, explica el Dr. Gregory Hall, médico de cuidado primario en Cleveland, Ohio. Hall creó el portal ShouldITattoo.com para ayudar a informar a las personas después de haber visto tantos pacientes que se arrepintieron de haberse hecho un tatuaje en su juventud. Hall también ha creado Teens, Tattoos, & Piercings para tratar de llegar a jóvenes de edad escolar antes de ni tan siquiera estar en edad de considerar uno.

Factores relacionados con la profesión

La generación del nuevo milenio, que se está tatuando en números récord, también es el sector demográfico que más se los está borrando. Más de la mitad de los tatuajes borrados por profesionales del cuidado de la salud en el 2013 fueron en personas de 19 a 34 años de edad. Eliminar un tatuaje es mucho más costoso que hacérselo y, en ocasiones, el proceso requiere más de doce sesiones y varios meses.

Más allá de la probabilidad de sencillamente cambiar de idea sobre un tatuaje, al aconsejar a los adolescentes a no hacerse un tatuaje o una perforación en el cuerpo, Hall cita problemas para conseguir empleo, discrimen y problemas de salud. Los patronos tienen legalmente el derecho de rehusar a un candidato a un puesto por un tatuaje, un factor que deben tomar en consideración los adolescentes, ya que aún no han elegido una profesión. Las diferentes ramas del ejército tienen sus propias restricciones en cuanto al arte corporal, que pueden incluir tamaño, ubicación y tema, mientras que otras compañías los prohíben por completo.

El compromiso de un tatuaje nunca le interesó a Lauren Waaland-Kreutzer, de 25 años, de Richmond, Virginia. “No sé cómo voy a envejecer ni con quién voy a estar dentro de cinco años”, explica. Dos días después de cumplir 18 años se hizo una perforación en la nariz, una decisión de la cual no se ha arrepentido, aunque sí la ha afectado en términos de empleo. “Mientras trabajaba para pagar mis estudios universitarios, dejé pasar empleos de mejor paga a fin de no tener que quitarme la pantalla”, indica.

Su patrono actual, una organización sin fines de lucro en Fredericksburg, Virginia, permite las perforaciones, pero tiene amistades que han tenido que cubrirse los tatuajes y las perforaciones en el lugar de trabajo. Una compañera de estudios que se convirtió en abogada tuvo que borrarse una estrella que tenía tatuada en la muñeca.

“Tanto las personas como los símbolos cambian con el tiempo. Un símbolo que significa una cosa en la sociedad de hoy fácilmente puede cambiar. Hay muy pocas cosas en la vida que realmente son eternas.”
~ Gregory Hall

Aunque las perforaciones son más reversibles que los tatuajes, también representan ciertos riesgos de salud. Las perforaciones en la lengua y las mejillas pueden acelerar las caries dentales, según explica Hall, y el riesgo de infección puede ser alto, especialmente si afecta el cartílago. “Algunas pieles rechazan las perforaciones y puede terminar con una cicatriz permanente”, añade.

Alternativas más sanas

La buena noticia es que hay alternativas más naturales y menos permanentes que los jóvenes pueden usar para adornarse la piel y expresarse, incluidos tatuajes personalizados temporeros, más bisutería de imanes o de clip que son difíciles de distinguir de las permanentes. Los tatuajes temporales sirven de ensayo antes de hacerse uno permanente.

Los tatuajes de henna, importados de India, son otra alternativa popular, aunque Hall ha tenido muchos pacientes que desarrollan reacciones alérgicas a esta tinta derivada de plantas. Así que lo mejor es probar en un área pequeña.  

Las tintas orgánicas permanentes tienden a borrarse más con el tiempo, algo negativo para las personas que quieren mantener el tatuaje de por vida, pero se pueden eliminar con éxito en comparación con las tintas estándar de metales pesados, explica Hall. Además, “Sencillamente aún no sabemos el impacto que los metales pesados puedan tener en el sistema inmunitario de la persona en el futuro”, señala. “Las tintas orgánicas son mucho más seguras.”

Datos útiles

Las leyes estatales varían de acuerdo con los criterios de edad, algunas permiten tatuajes a cualquier edad con la autorización de los padres. El portal de tatuajes de Hall tiene un documento que puede descargar para motivar a los niños a hablar con los padres antes de tomar una decisión, independientemente de si necesitan o no su consentimiento.  

Los tatuajes de nombres, incluso los de los seres queridos, son los que con más frecuencia las personas se eliminan en el futuro. Hall vio esto en un hombre joven que tenía los nombres de los abuelos que lo criaron tatuados en la mano. Según expresó: “Todavía los amo, pero estoy cansado de mirar sus nombres todo el tiempo, tengo que borrármelos”.

Una encuesta interactiva de Harris reveló que una tercera parte de los gerentes de compañías lo pensarían dos veces antes de darle una promoción a una persona con tatuajes o perforaciones, un factor más crítico que cuán limpio mantienen el lugar de trabajo o cuán bien se visten.


Conéctese con la escritora independiente April Thompson, de Washington, D.C., en AprilWrites.com.

 

La tóxica verdad sobre los tatuajes

El aumento de popularidad de los tatuajes, que comenzó hace unas cuantas décadas en Estados Unidos y Europa, continúa expandiéndose por el mundo. A aquellas personas que consideran hacerse uno, les haría bien revisar cuidadosamente las opciones y los peligros a la salud relacionados con los tatuajes tradicionales.

Las tintas de los tatuajes contienen metales pesados y las tintas rojas a menudo contienen mercurio. La Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA, por sus siglas en inglés) no ha aprobado ninguno de los pigmentos de tatuajes para ser inyectados en la piel. Los lugares de tatuajes son regulados por los estados y las municipalidades, pero la FDA no le requiere al fabricante que divulgue los ingredientes. La falta de reglamentación es inquietante, ya que 45 millones de estadounidenses han sido tatuados.

Muchos pigmentos de esta tinta son colores de grado industrial adecuados para tinta de una impresora o pintura de automóviles, y la FDA advierte que podrían causar infecciones, reacciones alérgicas, queloides (tejido cicatricial fibroso), granulomas (respuesta a inflamación, infección o sustancia extraña) y complicaciones potenciales conectadas con imágenes de resonancia magnética (MRI, por sus siglas en inglés). La solución portadora utilizada en las tintas de tatuajes también contiene sustancias dañinas como: alcohol desnaturalizado, metanol, anticongelante, detergentes, formaldehído y otros aldehídos tóxicos.

Un estudio publicado en la revista Medicine, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Texas Southwestern, en Dallas, vincula los tatuajes comerciales con la propagación de la hepatitis C. El Dr. Robert Haley, un especialista de medicina preventiva y pasado oficial de control del Centro para el Control de las Enfermedades, comenta: “Encontramos que los tatuajes adquiridos de forma comercial representaron más del doble de las infecciones de hepatitis C como el uso de drogas inyectables. Esto significa que puede haber sido el mayor contribuyente de la epidemia a nivel nacional de esta forma de hepatitis”.


Anya Vien es propietaria de LivingTraditionally.com, enfocada en vivir de forma saludable, natural y sostenible.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags