Niños en la cocina

Aman la comida saludable que ellos mismos cocinan



En menos de una generación, la obesidad infantil ha aumentado considerablemente, sobre todo en los Estados Unidos, según informa el artículo “La obesidad en niños y adolescentes: una parte de un panorama más grande”, en un número reciente de la revista The Lancet. Los autores dan fe que la promoción en la cultura moderna de la comida chatarra fomenta el aumento de peso y puede exacerbar los riesgos de enfermedades crónicas en nuestros niños.

Cuando los padres tienen una hija o hijo quisquilloso para comer y con una inclinación hacia las papitas fritas, podrían matricularlo en clases de cocina de comida saludable que ofrecen experiencias prácticas y degustaciones, tanto para preescolares, como para niños y jóvenes. Aquí, se anima a los niños a tratar más alimentos, comer saludable y conocer sobre la preparación de los alimentos, además de matemáticas, geografía y destrezas sociales.

Leah Smith es nutricionista certificada, madre de dos niños en escuela elemental y la fundadora de Kids Kitchen and Chefs Club, en Austin, Texas, en el 2011. Ofrece clases para pequeños chefs (edades de tres a seis), chefs jóvenes (edades cinco a 11) y chefs sénior (edades 11 a 14). Los niños aprenden a preparar platos como paletas de yogur con granos saludables o sopa de tomates asados con ‘crutones’ caseros. “Soy una fiel creyente que enseñar a los niños sobre cuáles alimentos son buenos para nosotros y por qué influirá positivamente en sus hábitos alimenticios toda la vida”, dice Smith. “Comenzar bien es mantenerse bien.”

Elena Marre, también madre de dos niños en escuela elemental, tuvo el desafío de complacer a un niño melindroso en su familia. En el 2007, comenzó The Kids’ Table, en Chicago, y resolvió su problema en el camino. Marre dice: “Es sorprendente la frecuencia con que oigo a un niño al comienzo de las clases quejarse de que no le gustan los pimientos rojos, los vegetales de hoja verde o las cebollas. Es tan gratificante ver cuando ese mismo niño se devora un plato hecho con esos tres ingredientes al final”.

Las clases de cocina para niños saludables proveen una manera fresca de combatir la pobreza, de acuerdo al Children’s Aid Society, en la ciudad de Nueva York. El grupo comenzó Go!Chefs en el 2006 en las escuelas comunitarias y centros a través de la ciudad y saben cómo hacerlo divertido con competencias estilo Iron Chef.

A los niños les gustan los sabores simples, elementales y adoptan la magia de tres ingredientes para cocinar.
~ Rozanne Gold, Eat Fresh Food: Awesome Recipes for Teen Chefs

“Cuando se les ofreció la elección entre una manzana y un caramelo en dos ocasiones consecutivas y con la mayoría escogiendo el caramelo la primera vez, el 57 por ciento de los estudiantes participantes en el programa Go!Kids escogió la manzana la segunda vez, comparado con un 33 por ciento en el grupo control”, dijo Stefania Patinella, directora de los programas de la sociedad de alimentos y nutrición.

En la región de Twin Cities, en Minnesota, “Hacemos mucho trabajo comunitario con Head Start, las escuelas de la comunidad y organizaciones como las tropas de niños escuchas”, dice la chef Ani Loizzo, instructora culinaria de Whole Foods Market en el Campamento de Cocina para Chicos ‘Whole Kids’, en Lake Calhoun. “Tenemos muchos niños que saben sobre agricultura orgánica y biodinámica, y hablamos de eso en clases. Podemos enfocarnos en un ingrediente saludable, como el tomate, en una clase de una hora o explorar la cultura de Grecia o México a través de la comida en una sesión más larga.”

Loizzo adora la curiosidad natural que los niños presentan en las clases de cocina. “Desatar un interés en explorar los ingredientes y los sabores puede también llevar a aprender cómo cultivar una hortaliza e interés en el ambiente”, dice ella.

Para niños en áreas donde aún no se ofrecen tales clases, todavía hay maneras divertidas para involucrarlos en la preparación de comida saludable. Maggie LaBarbera, de San Mateo, California, comenzó su compañía en la Web, NourishInteractive.com, en el 2005, luego de ser testigo de los efectos dañinos de la obesidad en la adolescencia cuando trabajaba como enfermera de cuidados intensivos. Ofrece artículos educativos para padres y actividades gratuitas para descargar para involucrar a los niños con los alimentos saludables.

“Todo cambio positivo, no importa cuán pequeño, es un paso para crear niños saludables”, dice LaBarbera. “Juntos podemos dar a los niños el conocimiento, hechos y habilidades para desarrollar hábitos saludables para toda una vida.”


Judith Fertig tiene su blog en AlfrescoFoodAndLifestyle.blogspot.com desde Overland Park, KS.

 

Recetas de iniciación para niños

Cortesía de TxKidsKitchen.comAquí presentamos una muestra de recetas de meriendas saludables que a los niños les encanta hacer—y comer—en clase y en casa.

Paletas de helado de ‘parfait’ de yogur con granos saludables

Rinde 4 porciones

4 moldes de paletas de helado
1 taza de granola (use las barras Kind libres de gluten, sin OMG) en pequeñas piezas
1 taza de frutas orgánicas frescas como frambuesas, kiwi, mango y fresas cortadas en pedazos pequeños
2 cartones de 6 onzas de leche orgánica o yogur no lácteo

Cree capas con los ingredientes en cada molde como si fuera un ‘parfait’. Ponga una pizca de granola primero y luego capas de yogur y frutas frescas. Añada otra cucharada de granola al final y congele las paletas de 4 a 6 horas.

Adaptado de una receta por Leah Smith para Kids Kitchen and Chefs Club, en Austin, Texas

Helado de banana cruda

Rinde alrededor de un cuarto de galón

foto por Stephen Blancett20 dátiles sin semilla, picados
2 cucharadas de miel cruda
2 cucharadas de aceite de coco extra virgen
1 cucharadita de extracto de vainilla
⅛ cucharadita de canela molida
4 tazas de bananas bien maduras picadas en rebanadas
½ taza de maní crudo, picado, opcional
2 cucharadas de pedacitos de cacao

Coloque los dátiles en un recipiente mediano, cubra con agua tibia y deje remojar por 10 minutos. Cuele los dátiles y guarde el líquido. En el procesador de alimentos, haga un puré con los dátiles y 3 a 4 cucharadas de agua, la miel, el aceite, la vainilla y la canela hasta que esté suave. (Descarte el líquido restante.) Añada las bananas y vuelva a hacer un puré hasta que esté casi suave. Transfiera a un envase de acero inoxidable y añada el maní y los pedacitos de cacao, revuelva. Cubra y congele, remueva ocasionalmente, hasta que esté casi sólido—4 a 6 horas. Permita que el helado se suavice un poco a temperatura ambiente antes de servir.

Adaptado de una receta de Whole Foods Market, Lake Calhoun, Minnesota

Barras de granola de mantequilla de maní

Rinde 8 barras

2¼ tazas de avena tradicional
¼ taza de coco rallado (sin azúcar añadido)
½ taza de puré de manzana
⅓ taza de mantequilla de maní (almendra o maní)foto por Stephen Blancett
¼ cucharadita de bicarbonato de soda
½ taza de miel cruda o sirope de arce
1 cucharada de leche o leche de almendra
3 cucharadas de pedacitos de chocolate

Precaliente el horno a 350 F. Mezcle todos los ingredientes secos en un envase. Mezcle los ingredientes húmedos en un recipiente separado; podría ser necesario que caliente la mantequilla de maní un poco. Combine ambos contenidos.

Cubra un molde de 9 x 13 pulgadas con papel pergamino y esparza la mezcla. Hornee por 25 minutos. Deje enfriar completamente antes de cortar. Guarde las barras en un envase plástico separadas con papel pergamino. Pueden mantenerse refrigeradas hasta dos semanas.

Adaptado de una receta por Kensey Goebel para Kids Kitchen and Chefs Club, en Austin, Texas

Rollos de lasaña con queso

Rinde de 4 a 6 porciones

Sal marina
½ libra (8 a 10) fideos de lasaña sin cocinar
Aceite orgánico de oliva o coco
1 taza de queso ricota
1½ tazas de salsa marinara

1½ tazas de espinaca de hoja pequeña
½ taza de queso mozzarella rallado

foto por Stephen BlancettPrecaliente el horno a 400 F. Hierva agua con sal en una olla grande y añada los fideos, cocine hasta que estén al dente, de 8 a 10 minutos. Cuele bien y suavemente transfiéralos a una superficie limpia.

Aceite el interior de un molde para asar. Trabaje un fideo a la vez. Esparza dos cucharadas del queso ricota y la marinara, y ponga la espinaca encima. Comenzando por un final del fideo, enrolle y coloque en el molde uno junto a otro, muy cercanos. Vierta la salsa marinara remanente sobre los rollos, y termine con el queso mozzarella, hornee hasta que se doren, de 20 a 25 minutos.

Adaptado de una receta de Whole Foods Market

 

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags