Mariscos seguros y sostenibles

Navegue a través de las mejores opciones con las guías actualizadas



Amamos los productos del mar, una fuente deliciosa de proteína magra. Los últimos datos de los Estados Unidos informan un consumo de más de 4.8 mil millones de pescados y mariscos, según la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica, con un promedio de consumo por estadounidense de 3.5 libras de mariscos a la semana. Alrededor de la mitad de la captura es silvestre y la otra mitad proviene de fincas de acuicultura. Sin embargo, ¿cómo sabemos cuál pescado o cuál marisco es seguro para comer y bueno para la ecología del océano?
 

El mejor enfoque es escoger los mariscos con mucho cuidado. Los derrames de petróleo y residuos y otros desastres ambientales pueden comprometer la calidad de los mariscos con contaminantes tóxicos como el mercurio y otros metales pesados, químicos industriales, agrícolas y los que provienen de los céspedes. Estos contaminantes pueden pasar de la tierra al mar (y viceversa). Como los peces pequeños ingieren contaminantes y luego son comidos por peces más grandes, entonces esos contaminantes se acumulan y se concentran. Peces depredadores grandes, como el pez espada y el tiburón, terminan con la mayoría de las toxinas.

Los vendedores al detal y los restaurantes también están ofreciendo variedades de mariscos menos conocidas como el cazón y la merluza, alternativas a especies sobreexplotadas como la basa y el bacalao del Atlántico; ampliando la selección más allá de las de mayor venta, como los camarones, el atún enlatado, el salmón y la tilapia de acuicultura. Estos pescados silvestres, nuevos para nosotros, pueden ser deliciosos, sostenibles y saludables.

Buenas opciones para los océanos

Un excelente recurso para escoger pescados y mariscos, ya sean capturados de manera responsable o de acuicultura, es el Seafood Watch, proporcionado a través del Monterey Bay Aquarium Information, en California. Las variedades más sostenibles de pescados y mariscos están disponibles en una guía impresa que se actualiza dos veces al año. La guía de bolsillo o a través de una aplicación para teléfonos inteligentes ofrece información instantánea, ya sea en el mostrador de una marisquería o en la mesa de un restaurante. La información en línea en SeafoodWatch.org y mediante su aplicación es actualizada con regularidad.

El Blue Ocean Institute, dirigido por MacArthur Fellow y el ecologista Carl Safina, Ph.D., apoya la conservación de los océanos, las economías comunitarias y la paz mundial dirigiendo a las empresas y los consumidores hacia la pesca sostenible. Mantienen un banco de datos con sobre 140 pescados y mariscos silvestres en BlueOcean.org.

El hoki, por ejemplo, podría tener una imagen de un pez verde para “relativamente abundante” y uno azul para “pescaderías sostenibles y bien administradas”, pero también uno rojo que advierte que contiene niveles de mercurio o PVC que pueden suponer riesgo para los niños. Sus clasificaciones anuales pueden cambiar según se sobrepesca, rebota o se experimentan niveles fluctuantes de contaminantes.

Buenas opciones para nosotros

Para ayudar a hacer la selección más fácil, Seafood Watch se ha unido a la Escuela de Salud Pública de Harvard para asesorar también sobre lo que actualmente es seguro para comer. Las entradas en la lista de pescados “verdes”, que pueden cambiar anualmente, son bajas en mercurio, buenas fuentes de ácidos grasos omega-3 de cadena larga y captura o acuicultura de manera responsable.

Si los pescados y mariscos que busca no están disponibles localmente, busque la etiqueta de “Seafood Sage”, que comenzó la compañía fundada y dirigida por Henry Lovejoy, que suministra recomendaciones de consumo con base en pruebas de contaminantes. Las etiquetas despliegan un número que indica cuántas porciones de cuatro onzas de una especie pueden ser seguras de ingerir cada mes para mujeres en edad fértil. (Encuentre recomendaciones de consumo para otras áreas en SeafoodSafe.com.) Actualmente se hacen pruebas independientes revisadas por expertos en muestras de peces tomadas de forma aleatoria para monitorear los niveles de mercurio y el PVC. Lovejoy advierte que otras toxinas se añadirán en el futuro a la plataforma de pruebas.

“Mi sueño es que todos los mariscos y pescados que se vendan en los Estados Unidos cualifiquen para tener el sello ‘Seafood Safe’, porque los consumidores se merecen saber qué es lo que comen”, dice Lovejoy. “Necesitamos tener más cuidado sobre cómo usamos los químicos tóxicos y dónde los ponemos.”

Valoración de los vendedores al detal

Algunos vendedores al detal proveen detalles sobre sus fuentes de mariscos. Por ejemplo, Whole Foods ofrece rastreo completo de los pescados y mariscos que venden, desde la pescadería o acuicultura a la tienda. Sus pescados, silvestres o cultivados, congelados o frescos, cumplen con medidas estrictas de calidad en relación con la exposición a antibióticos, conservantes u hormonas. También despliegan las calificaciones del Seafood Watch y del Blue Ocean Institute en el mostrador de los mariscos.

Buenas y sabias selecciones de pescado y mariscos alimentan y sostienen a nuestras familias, impulsan una industria más saludable, apoyan las pescaderías locales responsables y mantienen viables los recursos de agua de la Tierra.


Judith Fertig tiene su blog en AlfrescoFoodAndLifestyle.blogspot.com, en Overland Park, KS.

Edit ModuleShow Tags

Add your comment:
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags