Aprendizaje que transforma corazones y mentes

Repensando cómo vemos a nuestro mundo cambiar todo



En los 30 años desde que Harrison Owen introdujo la Tecnología del Espacio Abierto (OST, por sus siglas en inglés), esta ha sido usada cientos de miles de veces por tres cuartas partes de los países del mundo. Ya sea que varias personas se reúnen en un círculo para compartir o intercambiar ideas sobre asuntos personales, o miles se sientan a discutir un boletín de anuncios alrededor de mesas, la OST es una forma segura e informal para el aprendizaje transformador.

Guiada por el liderazgo compartido basado en el propósito, permite a las personas concentrarse en una tarea específica para poder hablar libremente sobre sus pensamientos y hacerse escuchar. También motiva a los grupos de trabajo divididos por temas de interés a obtener más información – a aprender de forma individual al igual que grupal y a organizarse a fin de concentrarse en temas más complejos. “Los ingenieros de los Boeing usaron la OST para aprender cómo rediseñar las puertas de los aviones y los egipcios jóvenes la usaron para planificar estrategias para su Primavera Árabe”, comenta Owen. 

El principio del círculo

Tanto para Owen como para Jack Mezirow, autor del escrito “Core Principles of Transformative Learning Theory”, el educador brasilero del Siglo XX, Paulo Freire, y Juanita Brown, cofundadora de The World Café, el aprendizaje es transformación, la piedra angular de la vida y la esencia de una educación significativa. “El principio del círculo contiene la previsibilidad de pensamientos y aprendizajes novedosos emergentes nunca antes vistos”, explica Owen.

Él señala un experimento relacionado con la capacidad de los niños de aprender solos, iniciado por Sugata Mitra, Ph.D., exdirector del departamento de ciencia de una compañía tecnológica educativa en India. En la parte exterior del edificio donde trabajaba, Mitra instaló una computadora en la parte que daba para el frente de los barrios pobres de Nueva Delhi, donde la mayoría de los niños no asiste a la escuela, son analfabetas y nunca antes habían visto una computadora. La prendió y les dijo a los niños que podían jugar con ella.  

A través de una cámara de vídeo no invasiva, observó a niños de siete a 13 años descubriendo cómo usar la computadora y enseñándose unos a otros cómo escuchar música, bajar juegos y dibujar usando el programa de Microsoft Paint. La repetición del experimento en otras áreas empobrecidas de la India produjo resultados similares. Cada vez que estableció una conexión de Internet, los niños que no sabían leer inglés, el lenguaje predeterminado de Internet, aprendieron cómo usar la web para obtener información a través de sus interacciones entre ellos y la computadora.  

“Estoy de acuerdo con las conclusiones del experimento de Mitra —aprender es emergente, que es otra palabra para autoorganización”, explica Owen. Al igual que Freire, Owen relaciona la educación tradicional con el método de aprendizaje tipo “banco”, en la que el maestro pasa la información a los estudiantes y estos la guardan y siempre dependen de otra persona para aprender en lugar de aprender a pensar por sí mismos.

Suzanne Daigle, consultora de Sarasota, Florida, con una compañía de consultoría multidisciplinaria en Canadá, explica cómo el entorno de aprendizaje OST cambió su vida: “Mi transformación personal comenzó en el 2009, cuando me ofrecí como voluntaria para asistir a otra facilitadora de OST. Era una perfeccionista que me juzgaba severamente y luchaba con la pregunta: ‘¿Quién soy para pensar que puedo ayudar a que los líderes se transformen a través de su aprendizaje cuando tengo tan poca experiencia?’”

“Antes de dichas experiencias, aunque era una líder en mi carrera corporativa, me sentía insegura y a menudo creía que lo que los demás decían era más importante e interesante que lo que yo podía expresar”, explica. Ahora señala que ha dejado atrás sus tendencias de complacer a los demás y sus intentos previos de controlar las agendas de otras personas y descubrió la libertad y valentía de su propia voz. “Como una facilitadora de la OST, mi vida laboral ahora ocurre cuando aprendo en colaboración con los demás y estoy atenta a las oportunidades de entrar en conversaciones significativas que pueden conducir a la acción”, explica Daigle. “Invito a los demás a seguir mi ejemplo.”

Coaprendizaje

En una clase requisito de dos años sobre la Teoría del Aprendizaje para un bachillerato internacional en el Granadas Hill Charter High School, en California, la educadora en matemáticas y ciencia Anais Arteaga ayuda a los estudiantes a aplicar dos elementos principales del aprendizaje transformador: La autorreflexión para criticar las conjeturas personales y el discurso mediante el cual cuestionan o validan sus juicios. Ella se concentra en los roles que la percepción, el lenguaje, la razón y las emociones juegan en el aprendizaje y la toma de decisiones de los estudiantes.  

“Las preguntas y las discusiones animadas son la base de la clase”, señala Arteaga.  “Comenzamos con una pregunta y exploramos lo que sabemos, cómo lo sabemos y cualquier conclusión obtenida a través del proceso.”

Usando un modelo democrático en el que el maestro fomenta la discusión crítica, Arteaga y sus estudiantes han descubierto juntos que el conocimiento no es estático, pero que tiene una historia y cambia con el tiempo. “Cuando inicialmente comencé la clase, era un reto aceptar que en muchas situaciones no se trata de bueno o malo, sino que todo es relativo y una cuestión de percepción. Realmente no podemos dar nada por seguro”, comenta.

La Worldview Explorations

Katia Petersen, Ph.D., es directora ejecutiva de educación en el Institute of Noetic Sciences (IONS), con sede en Petaluma, California. Ella codesarrolló las herramientas, prácticas y 22 lecciones en el proyecto pionero de la organización, Worldview Explorations (WE). Fundamentado en los 40 años de investigación del IONS, WE hace que todos participen en formas adecuadas para la edad en la reflexión sobre las presunciones establecidas y cómo las creencias crean los lentes a través de los que miran, lo que por último mejora la forma de entender y responder al mundo.

“Cuando las personas entienden el poder de ofrecer su historia y están abiertos a historias sobre la visión del mundo de otros, dejan de dirigir su atención hacia las diferencias y limitaciones”, indica Petersen. “Se dan cuenta de que cada uno tiene su propia verdad.”

“No hay tal cosa como un proceso educativo neutro. La educación, o funciona como un instrumento utilizado para facilitar la integración de generaciones en la lógica del sistema presente y crea conformidad, o se convierte en la práctica de la libertad, el medio a través del cual los hombres y las mujeres lidian de forma crítica con la realidad y descubren cómo participar en la transformación de su mundo.”
~ Richard Shaull, Th.D.


Mediante grupos pequeños y conversaciones, los participantes comunican cómo el programa los ha influenciado al contestar preguntas que exploran qué los inspiró, sorprendió y cambió la forma en que perciben el mundo. “Las experiencias transformadoras de aprendizaje de WE surgen del corazón y alma de las personas –en lugar de llenarles la cabeza con ideas y perspectivas– lo que los ayuda a abrazar y aplicar estas herramientas y prácticas en su vida diaria”, explica Petersen.

Ella cita un momento particularmente poderoso para un grupo de jóvenes con que trabajaba. “Un estudiante murió en un tiroteo dos semanas antes de que recibieran la certificación. El momento transformador llegó cuando dijeron que su nueva conciencia y capacidad de compasión y entendimiento no les permitía buscar venganza. En vez, decidieron salvar vidas en su comunidad usando sus nuevas destrezas.”

Mycelium School

Ashley Cooper y Matt Abrams, cofundadores del Mycelium School, en Asheville, Carolina del Norte, reimaginaron un entorno de aprendizaje para aspirantes a convertirse en empresarios y agentes de cambio social con el compromiso de activar su potencial y lograr soluciones para los retos de hoy. Un viaje de aprendizaje de 12 semanas que permite a las personas convertirse en expertos y ayudar a aprender a los demás.

El currículo ofrece estructura mínima, apoyo significativo y colaboración grupal. “En la comunidad del aprendizaje, las personas se dedican a un proyecto o una pregunta de su preferencia sobre la vida”, explica Cooper. Las metas de los participantes incluyen cambiar de carrera, determinar los próximos pasos después de la jubilación o cómo hacer lo que los apasiona para hacer una diferencia en el mundo.  

Cheri Torres, Ph.D., fundadora de Innovation Partners International SE, en Asheville, fue una de las primeras participantes de la experiencia del Mycelium Learning. Explica que obtuvo un conocimiento más amplio del enfoque que usa en su trabajo. “El enfoque total del sistema que uso actualmente con los líderes corporativos y comunitarios les permite cambiar de un modelo de administración descendiente a uno en el que todos participan y usa la inteligencia colectiva y los esfuerzos de colaboración para el bien total. Mi propia travesía transformó el nivel de concienciación que llevo al trabajo y el entendimiento de quién soy”, aconseja Torres.

“Mi pregunta original era: ‘¿Cómo puedo estar tan clara sobre mi trabajo que lo pueda explicar en un lenguaje sencillo?’ Al final, mi pregunta cambió a cómo sería vivir y trabajar desde el mismo lugar de unicidad. A través de conversaciones con Ashley y la autorreflexión, me di cuenta de que no estaba guiando lo que expresaba con mi propio sistema de mente-cuerpo-espíritu. Mi travesía me ayudó a entender que el rol más efectivo en mi vida, al igual que con los clientes, era crear las condiciones propicias para permitir el desarrollo de una inteligencia y colaboración colectiva en servicio del todo”, explica Torres.

World Café

Como la OST, el World Café, cocreado por Brown y David Isaacs, de Burnsville, Carolina del Norte, crea un entorno de aprendizaje transformador para personas de todas las edades. Sus principios primarios eran: establecer el contexto, crear un espacio acogedor, explorar las preguntas de importancia, motivar la contribución de todos, conectar diversas perspectivas, escuchar juntos para descubrir patrones y perspectivas y compartir los descubrimientos colectivos. Las conversaciones a través de sitios web creados alrededor de mesas típicas actuales y, en ocasiones, virtuales, se asemejan a las que ocurren en las cafeterías.  

“La conversación es un proceso fundamental y las personas pueden experimentar cómo la inteligencia colectiva de un grupo pequeño o grande surge”, explica Brown. Después de varias rondas de conversación sobre uno o más temas, los participantes ofrecen sus perspectivas clave, el aprendizaje y las oportunidades para la acción con todo el grupo reunido para reflexionar juntos sobre sus descubrimientos.  

“World Café provee un entorno en que uno se siente atraído por las preguntas hechas en conjunto. Cuando hay presente suficiente diversidad, se ofrecen diferentes perspectivas y las personas sienten que las escuchan y se sienten libres para brindar su contribución”, observa Brown.

Lo que los participantes aprenden en este entorno crea el clima de condiciones que apoya los tipos de transformaciones que pueden cambiar vidas. Brown comenta: “Cuando me sucede, siento que las células de mi cerebro se reorganizan. Sé que algo, tanto en conjunto como de forma individual, ha sido evocado para que ese algo nunca antes imaginado esté presente y disponible”.

El aprendizaje transformador ha sido comparado con una travesía marítima sin puntos de referencia. Las personas aventureras que están abiertas a recorrer estos procesos tan atrayentes pueden convertirse en pensadores autónomos, capaces de aportar ideas frescas y novedosas que quizás podrían cambiar el mundo en que vivimos.  


 Linda Sechrist es escritora sénior del personal de Natural Awakenings. Visite ItsAllAboutWe.com para las entrevistas grabadas. 

Edit ModuleShow Tags

Add your comment:
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags