Vista bien

Primero coma local, luego vístase localmente




El comprar localmente no solo se trata de elección de alimentos. Al apoyar los negocios comunitarios y reducir nuestra huella ecológica, la fibra es otra consideración importante, que abarca a los agricultores que cultivan el algodón y el cáñamo o crían ovejas para la lana, también a los artesanos de la fibra y los diseñadores de textiles.

Al presente, los Estados Unidos importan 95 por ciento de la ropa de los estadounidenses, informa el Ecology Global Network (Ecology.com), con la mayoría fabricada en lugares donde las maquiladoras y el abuso de los derechos son comunes. El poliéster y nailon, las fibras sintéticas más comúnmente usadas, se derivan del petróleo y son procesadas y teñidas con sustancias sintéticas, a menudo tóxicas. Según un informe de 2010 del Ministerio de Protección Ambiental de China, la industria de textiles es el tercer mayor contaminante del país.

El Center for Urban Education about Sustainable Agriculture’s (cuesa.org), organización sin fines de lucro, en su programa Fibershed, aumenta la conciencia pública sobre los asuntos que suceden en California Central. Robin Lynde, pastora de ovejas, tejedora y maestra en la Finca Meridian Jacobs, en Vacaville, también vende hilos, lana, fieltros, piel de oveja, prendas tejidas a mano y mantas. “Los productores de fibra, los usuarios y los diseñadores puede que no sepan que hay ovejas a 10 kilómetros de distancia y que pueden conseguir esa fibra”, dice ella.

Fibershed también promueve el programa ‘Grow Your Jeans’, que comprende el área de abastecimiento, teñido y confección de una edición limitada de pantalones vaqueros. Mientras se está desarrollando la sostenibilidad textil de cualquier región, la organización recomienda que los residentes remienden y reparen en lugar de descartar la ropa vieja, intercambiar o comprarla usada, a la vez que se resisten a la presión publicitaria de aumentar el guardarropa en cada estación para estar al día con las tendencias. Algún día tal vez exista la posibilidad de visitar un campo cercano donde se cultiva nuestra ropa.

The Sustainable Cotton Project (SustainableCotton.org), con base en Winters, California, lleva a cabo un programa titulado Cleaner Cotton que ayuda en la transición a los cultivadores tradicionales hacia prácticas más sostenibles utilizando variedades que no han sido genéticamente modificadas e integrando prácticas de manejo de pesticidas para resolver los retos ecológicos de una manera más suave. Una gran parte de este reto es difundir el mensaje. “Para que un hilandero tenga un algodón más limpio, alguien tiene que solicitarlo”, dice Marcia Gibbs, Directora Ejecutiva.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags