Bingo del cordón umbilical




The Manchester Guardian informa que los expertos en partos en el Reino Unido están instando al Servicio de Salud Nacional a revertir su política de bloqueo y corte del cordón umbilical del recién nacido. Un estudio sueco reciente llevado a cabo con 400 recién nacidos a término de embarazos de bajo riesgo publicado en el British Medical Journal, encontró que el retraso en el pinzamiento del cordón en el nacimiento resultó en que los infantes tuvieron 5 por ciento menos probabilidad de ser anémicos dos días más tarde o tener deficiencia de hierro cuatro meses después. El último problema se ha asociado con deterioro en el desarrollo cerebral.

La práctica de separar a los infantes de la placenta 10 segundos después de nacer ha sido común desde los 1960, apoyado por el Instituto Nacional para la Salud y el Cuido de Excelencia del Reino Unido, que aconseja al Servicio de Salud Nacional. Sin embargo, varios médicos, organizaciones médicas y la organización sin fines de lucro National Childbirth Trust, además de la Organización Mundial de la Salud, están en desacuerdo; estos abogan por dejar la placenta intacta durante al menos 30 segundos hasta que deje de pulsar naturalmente (usualmente entre dos y cinco minutos). Las excepciones serían si la salud de la madre o el bebé necesita intervención médica.

“Al nacer, sobre un tercio de la sangre del bebé todavía están en su cordón o placenta”, explica Belinda Phipps, presidenta de NCT. “Sin una buena evidencia para apoyarlo, es una práctica aceptada de privar al bebé de esta sangre.”

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags