Advertencia sobre las casas de brinco




Las casas de brinco inflables suenan como un montón de diversión, son un elemento básico en los parques de atracciones, restaurantes de comida rápida y en las fiestas de niños en los patios, pero pueden causar problemas. “Me sorprendí con el número de lesiones, en especial por el rápido incremento”, dice el Dr. Gary A. Smith, autor principal de un reciente estudio del Centro para la Investigación y Política sobre Lesiones, el cual fundó en el Nationwide Children’s Hospital, en Columbus, Ohio. De menos de 1,000 lesiones que hacen que niños de 17 y menos terminen en la sala de emergencia, el número se disparó a casi 11,000 en 2010. La mayoría de las lesiones fueron resultado de caídas o colisiones dentro de la casa de brinco o por caer fuera de la misma; solo un 3 por ciento requirió hospitalización.

Las lesiones ocurridas en las casas de brinco son similares a aquellas asociadas con los trampolines y más de un tercio de las lesiones investigadas en el estudio involucraron niños de 5 años y más jóvenes. La Consumer Product Safety Commission de los Estados Unidos recomienda que no se permita a niños mayores de 6 años utilizar los trampolines grandes y Smith plantea restringir que niños de esa edad o más pequeños usen los brinca-brinca caseros. Además, la comisión recomendó limitar su uso a un número menor de niños a la vez y no permitir a niños más grandes participar a la misma vez que los más chiquitos.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags