Mejorando la inmunidad

Formas naturales de mantener a los niños saludables



Para la mayoría de los padres, la temporada de regreso a la escuela también es el comienzo de la temporada de catarros, que para algunos niños se puede prolongar por meses. El sistema inmunitario del cuerpo de los niños, como el cerebro, necesita estar bien fuerte, lo que puede explicar por qué los niños pequeños pueden contraer dos o tres catarros al año, explica el  Dr. Lawrence Rosen, pediatra holístico con práctica en Nueva Jersey y presidente de la Sección de Medicina Complementaria e Integrativa de la Academia Americana de Pediatría.

A continuación le ofrecemos las mejores estrategias para mantener a los niños saludables y fortalecer su sistema inmunitario durante todo el año.  

Manejo del estrés: El estrés posiblemente es el reto más grande que enfrenta el sistema inmunitario de un niño, señala Rosen. “El estrés desempeña una función importante en la salud del sistema inmunitario. Literalmente, tiene un impacto a un nivel celular. Los estudios continuamente demuestran que los niños se enferman con más frecuencia cuando tienen estrés”.

“Brinde a sus hijos tiempo para relajarse”, recomienda Rosen. “No planifique cada minuto de su tiempo. Si es un planificador compulsivo, entonces, incluya en la rutina un tiempo para que el niño se relaje”.  

Dormir es un componente vital para la salud del sistema inmunitario, indica. “La mayoría de los niños necesita ocho horas de sueño al día, y sorprendentemente, los adolescentes pueden necesitar hasta 10 horas”.  

Alimentación saludable: Eliminar el azúcar por completo de la dieta de un niño es un paso gigantesco para mejorar la salud y desarrollar un sistema inmunitario fuerte, indica la pediatra holística Debby Hamilton, de Boulder, Colorado.

En California, un estudio de la Universidad de Loma Linda publicado en el American Journal of Clinical Nutrition demostró que comer o beber ocho cucharadas de azúcar  (aproximadamente la cantidad en dos refrescos de 12 onzas) puede:  

• Reducir en 40 por ciento la capacidad de los glóbulos blancos de combatir las infecciones.

• Disminuir la función del sistema inmunitario hasta por cinco horas.  

• Bloquear la absorción de vitamina C, que desempeña una función vital en el sistema inmunitario.

• Hace que las células sean más permeables a la entrada de las bacterias y los virus.

El Dr. Lawrence Rosen sugiere una mezcla casera para lavarse las manos a base de aceites esenciales conocido comúnmente como Aceite de Ladrones (Thieves Oil). Él confecciona su propia y fragante mezcla antibacteriana con canela, clavos, limón, eucalipto, romero y aceites de naranja, mezclados con un poco de sábila y agua. Mantenga un atomizador cerca del fregadero.


Tracee Yablon-Brenner, una dietista certificada, consejera en salud holística y cofundadora de RealFoodMoms.com, ofrece varias sugerencias para ayudar a los niños a mantenerse interesados en alimentarse bien:

• Pida a los niños que ayuden a preparar los alimentos y poner la mesa, con tareas adecuadas para su edad.  

• Corte los vegetales en pedazos pequeños y “escóndalos” en sus alimentos favoritos; por ejemplo, añada calabacines y brécol a la salsa de espaguetis.  

• Cultive en un huerto (incluso puede crear uno en envases) y haga que los niños se diviertan con el proceso de ver crecer los alimentos.  

• Llévelos a los mercados agrícolas para que ayuden a seleccionar los ingredientes de las comidas.

Cualquier alimento alto en vitamina C es magnífico para fortalecer el sistema inmunitario y mejorar la salud general. Las fuentes incluyen frutas cítricas, cerezas, pimientos verdes, vegetales crucíferos como el brécol, la coliflor y los repollitos de Bruselas y todos los vegetales de hojas verdes oscuras, especialmente la col rizada (kale).Kale crisps

Yablon-Brenner piensa que los jugos son muy altos en azúcar (incluso en azúcares naturales) y en su lugar favorece las frutas frescas ricas en fibras. Ella recomienda comer pescado silvestre (se debe evitar el pescado de granja, que puede contener mercurio y otras sustancias tóxicas) y muchos alimentos ricos en vitamina E y zinc, como las semillas de calabaza y girasol.

Los probióticos también son importantes para mantener el sistema inmunitario fuerte. Para algunos niños, comer yogur natural es suficiente, pero otros pueden necesitar suplementos probióticos.

“Realmente me apasiona educar y enseñar a las familias sobre el beneficio de comer alimentos naturales y ayudar a reconocer que los alimentos son la mejor medicina”, indica Yablon-Brenner.

Ejercicio: El ejercicio diario es un componente clave de cualquier régimen de salud.

“En ocasiones, literalmente, hago una receta para ejercicio”, dice Rosen.

El ejercicio al aire libre es beneficioso porque también expone a los niños al sol, lo que ayuda a que fabriquen vitamina D, que es esencial para un sistema inmunitario fuerte. Otros programas de ejercicio sumamente recomendados incluyen yoga para la reducción del estrés, que puede adaptarse incluso para niños pequeños.  

Suplementos: Rosen y Hamilton, ambas, favorecen los suplementos selectos para niños, especialmente durante la temporada de catarro e influenza.  

Rosen recomienda una multivitamina diaria para niños a base de alimentos integrales, al igual que suplementos de vitamina D (si las pruebas de sangre confirman una deficiencia), las dosis recomendadas son: 400 UI diarias para bebés, 1,000 UI para niños pequeños, 2,000 UI para los preadolescentes y 4,000 UI para adolescentes y adultos.  

Hamilton añade 15 miligramos (mg) de zinc al día y recomienda las preparaciones herbarias dirigidas a prevenir y tratar los catarros.  

Salubridad: Los expertos recomiendan algo que puede ser sorprendente: dejar que los niños se ensucien.  

“Los niños están demasiado estériles”, explica Hamilton. “Nosotros acostumbrábamos jugar con tierra, tener las uñas llenas de tierra y exponer nuestro sistema inmunitario a las bacterias, cosas que fortalecían nuestro sistema inmunitario. Nuestro enfoque actual en los productos antibacterianos lo que realmente ha hecho es crear súper bacterias resistentes a los antibióticos”. Como una nota al calce, recomienda evitar los desinfectantes de manos; no solo porque son menos efectivos, sino que su contenido de alcohol puede resecar la piel.  


Kathleen Barnes es una defensora de la salud natural, autora y editora. Su último libro se llama 10 Best Ways to Manage Stress. Visite KathleenBarnes.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags