Sacándole el jugo

Beber nutrientes para obtener energía y salud



Todos sabemos que comer una cantidad suficiente de frutas y vegetales le hace bien al cuerpo, pero ¿qué tal bebérselos? Los jugos extraídos de los productos frescos ofrecen nutrición líquida pura. Cada sorbo viene cargado de biocombustible, energía instantánea e hidratación celular.

Hacer jugos es una forma óptima de añadir más frutas y vegetales a cualquier dieta, en particular para los niños que son quisquillosos con la comida. Despojado de la fibra de los productos frescos, el jugo clarificado contiene todos los compuestos que promueven la salud en una forma extremadamente fácil para la digestión y absorción en el cuerpo. El jugo fresco puede ser asimilado en tan solo como 15 minutos con el estómago vacío—una verdadera comida rápida.

Una gran variedad de jugos frescos proveen una fuente concentrada de una gama completa de vitaminas, minerales, antioxidantes y enzimas necesarias para fortificar, proteger y nutrir el cuerpo. Debido a que el jugo fresco requiere poca energía para su digestión, le permite al cuerpo dirigir la mayoría de su energía hacia la reparación de células y tejidos. Aún más, los jugos frescos trabajan para “acelerar la recuperación de una enfermedad al apoyar la actividad de sanación propia del cuerpo junto con la regeneración celular.”, menciona el Dr. Gabriel Cousens, propulsor de los alimentos crudos, reconocido por tratar la diabetes mediante la nutrición.

Muchos profesionales de la salud piensan que el jugo fresco también mejora la digestión al eliminar las toxinas, a la vez que facilitan la absorción de los nutrientes. El Dr. Joseph Mercola, del Centro de Salud Natural, explica que: “La mayoría de nosotros tenemos una digestión deficiente como resultado de muchos años de selecciones de alimentos inferiores a lo óptimo. Esto limita la capacidad del cuerpo de absorber todos los nutrientes de los vegetales. Los jugos ayudarán [en esencia] a la predigestión de los mismos, por lo tanto recibiremos el máximo de la nutrición”.

El estado crudo de las frutas frescas y los vegetales significa que todos los nutrientes, enzimas y compuestos permanecen intactos. Esto incluye las vitaminas solubles en agua, como la vitamina C, que se destruye con facilidad en el proceso de cocción y procesamiento, y las proteínas enzimáticas esenciales que catalizan la digestión y la asimilación de nutrientes. Las principales autoridades en salud creen, además, que estas enzimas también ayudan a mejorar el metabolismo para el manejo saludable del peso y estabilizar los niveles de energía.

Obviamente, también el jugo fresco es preferido sobre el jugo envasado desde el punto de vista del sabor. Una distinción significativa es que el jugo preparado a nivel comercial es pasteurizado con calor para matar los patógenos. Según enfatiza el Dr. Andrew Weil: “Desafortunadamente, el tratamiento con calor puede ayudar a mantener la seguridad de los jugos que compramos en el supermercado, pero a su vez destruye las enzimas, disminuye las concentraciones de vitaminas y altera el sabor—los jugos se convierten en algo dulce, en lugar de una sinfonía natural de sabores complejos y sutiles”.

Por lo tanto, siga disfrutando de todos los beneficios de los jugos frescos.


Renée Loux es una experta, chef de alimentos orgánicos, propietaria de restaurante y personalidad en los medios y cofundadora de Andalou Naturals. Ha escrito cuatro libros, incluidos
Easy Green Living y The Balanced Plate. Visite ReneeLoux.com.

 

Consejos para hacer jugos

by Renée Loux

• Cuando comience el proceso, use vegetales que sean de su gusto, posiblemente zanahoria, apio y pepinillos. Más adelante, comience a incorporar otros que sean nuevos para usted o que le gustan menos, como la col rizada y la remolacha.

• Aunque el jugo de la fruta dulce es una delicia, la mayoría de las frutas contienen una cantidad de azúcar razonable, por lo tanto, tome jugos de frutas con moderación y coteje el contenido de azúcar. Escoja frutas que contengan una gran cantidad de agua, como el melón de agua y frutas que sean menos dulces, como la granada, para mayores beneficios.

• Beba el jugo con el estómago vacío para una absorción y beneficios de salud óptimos.

• El jengibre es un complemento delicioso en casi cualquier tipo de jugo. Ayuda en el balance del azúcar en la sangre, en la digestión y estimula la circulación. Los investigadores en la Asociación Americana del Corazón y en la Administración Federal de Drogas y Alimentos han encontrado que el jengibre puede afectar de forma dramática la salud cardiovascular al ayudar a prevenir la ateroesclerosis, disminuir los niveles de colesterol e inhibir la oxidación de la lipoproteína de baja densidad (LDL, también conocido como el colesterol malo).

• En la medida de lo posible, use productos frescos que sean orgánicos para preparar los jugos y prevenir que los residuos químicos sean parte del jugo. Si no consigue vegetales y frutas orgánicos, pele o lave bien con un cepillo para vegetales para remover la capa de cera y reducir los residuos químicos.

• Beba jugos lo más frescos posible para retener u obtener lo mejor de sus beneficios nutricionales. Si necesita almacenar el jugo fresco, use una botella de cristal de cuello estrecho para reducir su exposición al oxígeno, que con el tiempo, descompone los nutrientes delicados y vitales.

 

Recetas recomendadas para hacer jugos

Tónico de belleza verde de limón y jengibre

A primera vista, este jugo se ve intensamente verde, pero es suave y delicioso (de una forma saludable). Tanto para limpiar como para purificar, este tónico lava e hidrata el sistema para ayudar a obtener una piel bella y un brillo interior.

La lechuga romana es suave y jugosa; el perejil es rico en la antioxidante vitamina C, minerales y clorofila; el pepino está repleto de sílice para una piel hermosa; el apio contiene un balance óptimo de potasio y sodio para promover la absorción de nutrientes a nivel celular; el jengibre promueve la digestión; y el limón está repleto de vitamina C y electrolitos para hidratar el cuerpo. Yo prefiero las manzanas verdes y agrias por su gran sabor y bajo contenido de azúcar, aunque cualquier manzana orgánica y firme es bienvenida.

Rinde: 2-4 porciones

1 cabeza de lechuga romana
6 tallos de apio
1 pepino
½ ramo de perejil
2 manzanas verdes orgánicas
1 limón
1 pulgada de jengibre fresco

1. Lave todos los productos. Separe la lechuga romana y corte el tallo final en pedazos que puedan pasar fácilmente por la máquina de hacer jugos o exprimidor. Corte el pepino en cuatro partes a lo largo. Corte las manzanas en secciones que se puedan introducir en la máquina. No hay necesidad de remover las semillas si los productos frescos son orgánicos.

2. Beba mientras el jugo está fresco.


Limpieza de riñones con el melón de agua

Debido a que los melones están repletos de agua orgánica, actúan como un diurético natural para tonificar y limpiar los riñones. La combinación del picante del jengibre junto con el fresco de la menta, estimularán y apoyarán la digestión. Este jugo sencillo y delicioso solo requiere una licuadora para su preparación.

Rinde: 2-4 porciones

6 tazas de melón de agua en cubitos, fríos (alrededor de 1½ libras)
1-2 cucharadas de jengibre, picado
1 taza de hojas de menta
Jugo de 1 lima
Pizca de sal de mar
Pizca de pimentón (opcional)

1. Coloque todos los ingredientes en una licuadora a alta velocidad hasta que quede suave.

2. Vierta a través de un colador fino o tamiz; para un mejor resultado, cubra el colador o el tamiz con estameña o ‘cheesecloth’.

3. Sirva frío o con hielo, adorne con un ramito de menta.


‘Virgin Bell Mary’

Este jugo es el primo fortalecido del ‘Bloody Mary’. Los pimientos rojos están repletos con antioxidantes de la vitamina A y C; licopeno, protector del corazón y los pulmones (Sociedad Americana del Cáncer y The American Journal of Clinical Nutrition); y luteína y zeaxantina, ambos buenos para la salud de la piel y los ojos (Sociedad Americana para las Ciencias Nutricionales y las Clinics in Dermatology). Además, nos ofrecen un bello color rojo y una dulzura picante. Añada una pizca de pimento para un saborcito extra. Este jugo es bueno para el ‘brunch’ del domingo o para subir el ánimo por la tarde.

Rinde: 2-4 porciones

4 tazas de pimientos rojos sin tallo, semillas y venas
1 pepino, cortado en cuatro pedazos a lo largo
6 tallos de apio
4-6 ramitas cilantro
4-6 ramitas de perejil
1 diente de ajo
1 pulgada de jengibre fresco
Pizca de pimento, a gusto
Pizca de sal de mar, a gusto
Pimienta negra fresca molida, a gusto

1. Lave y prepare los vegetales.

2. Pase todos los vegetales, el ajo y el jengibre por la máquina de hacer jugo o ‘juicer’.

3. Añada el pimentón, la sal y la pimienta, a gusto.

4. Puede tener la opción de añadir una onza de vodka de buena calidad a cada servicio para que no ‘sea virgen’ junto un tallo de apio (Grey Goose, Belvedere o Kettle One son selecciones excelentes). Sirva de inmediato.


Bono: Gazpacho suave

El jugo ‘Virgin Bell Mary’ ofrece una suculenta base para una sopa suave.
Coloque el jugo preparado en una licuadora y añada:
2 tazas de tomates picados en cubitos sin semillas
1 aguacate
1 taza de aceite de oliva
1 cucharadita de néctar de agave

1. Mezcle hasta que esté suave y sazone con sal de mar y pimienta negra fresca.

2. Adorne con albahaca fresca finamente picada.


Ponche antioxidante de granada

Las granadas son las campeonas por ser una fuente con gran cantidad de polifenoles, antioxidantes que ayudan a mantener las células y la piel joven y bella y limpian el cuerpo de los radicales libres provenientes de la contaminación y los desechos metabólicos. Busque las frutas que tengan la piel suave y firme y una forma uniforme.

Las uvas rojas contienen abundancia de resveratrol, que protege las células, al igual que flavonoides antioxidantes antienvejecimiento y ácidos fenólicos. Las naranjas están repletas de vitamina C y carotenoides que desarman los radicales libres y fortifican la salud en general. Añada un poco de agua con gas para obtener una bebida rojiza burbujeante.

Rinde: 2-4 porciones

3 granadas, semillas separadas
1½ tazas de uvas rojas
¼ taza de jugo de naranja fresco, jugo de manzana o cidra de manzana o agua

1. Corte las granadas en cuatro partes.

2. Separe las semillas de la piel y la médula.

3. Coloque las semillas de la granada en una licuadora junto con las uvas, jugo, cidra o agua.

4. Mezcle hasta que esté suave.

5. Vierta en un colador o tamiz y presione con la parte de atrás de una cuchara grande para extraer todo el jugo.

6. Sirva bien frío.


Fuente: Recetas cortesía de Renée Loux, The Balanced Plate y Living Cuisine.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags