Los niños nos enseñan lo que es la alegría



Los niños a diario nos enseñan muchas lecciones sobre las alegrías de la vida.

Si no lo logras la primera vez, trata de nuevo. Los niños a menudo hacen las cosas mal la primera vez. Todos al principio se caen de la bicicleta, se tropiezan y se caen al correr, tratan de brincar en un solo pie, pero no pueden, cantan fuera de tono y así sucesivamente. Sin embargo, por lo general, no lloran por esos fracasos iniciales. Al contrario, se ríen. Disfrutan del proceso de caerse y como siguen intentándolo, poco a poco lo van logrando y, con el tiempo, aprenden a dominarlo.  

Si tiene deseos de llorar, llore. Como adultos, tenemos la tendencia de ocultar nuestras lágrimas y no llorar. Eso hace que la tristeza y la tensión duren más. Cuando los niños están tristes o frustrados, gritan y lloran, dan puños y patean el piso. Tienen su catarsis, se recuperan con una sonrisa y están listos para enfrentar el mundo nuevamente.

Cree sus propios pasos de baile. ¿Alguna vez ha puesto un CD de Kidz Bop y ha observado cómo reacciona un grupo de niños de 4 años? Es una experiencia increíble. Los niños saltan y se mueven sin importarles cómo se ven ni lo que piensen los demás. No les preocupa perfeccionar el último paso de baile; sencillamente mueven el cuerpo de la forma que los hace sentir bien y disfrutan cada minuto.

Abrace a sus amigos. A los niños les encanta abrazar. Ofrecen besos y se acurrucan a su lado fácilmente y, por lo general, se expresan sin ningún problema mediante el tacto. Como adultos, podemos aprender mucho de su transparencia.

Cuestione todo. Como adultos, tendemos a tomar el mundo que nos rodea por sentado. Estamos tan acostumbrados a que las cosas sean de cierta forma que no las cuestionamos. Los niños, sin embargo, son más curiosos. Quieren saber más: ¿Por qué las flores crecen en un lugar, pero no en otro? ¿Qué hay en el centro de la Tierra? ¿Por qué las hojas cambian de color? El mundo los  deleita y sorprende todos los días. Puede hacer lo mismo por nosotros, si nos preguntamos sobre las maravillas que nos rodean.


Carolyn Rubenstein es autora de Perseverance, estudia para su doctorado en psicología clínica en la Universidad de Harvard y es presidenta fundadora de una organización sin fines de lucro que auspicia becas para jóvenes sobrevivientes de cáncer (cccScholarships.org).

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags