Advertencia sobre la mantequilla de maní no comercial




Los consumidores que muelen su propia mantequilla de maní en el supermercado podrían estar en riesgo de ingerir aflatoxina, un hongo vinculado al cáncer de hígado. Esto se debe a que los maníes almacenados en las máquinas moledoras se quedan por más tiempo dentro de la máquina que aquellos procesados en las mantequillas comerciales, lo que aumenta el potencial de crecimiento de moho y hongo. Aún más, las máquinas no son examinadas por la Administración Federal de Drogas y Alimentos (FDA) para contaminación con aflatoxina.

El comprar solo mantequilla de maní comercial ya empacada puede ser de alivio a los consumidores, aunque virtualmente todas las fuentes contienen diminutas cantidades de aflatoxina, que por lo general están muy por debajo del nivel de seguridad recomendado por FDA. Sin embargo, los azúcares añadidos y las grasas trans, al igual que los altos niveles de pesticida en las marcas no orgánicas, puede hacer que sea una opción menos que ideal.

Las personas que optan por una mantequilla de maní más saludable y orgánica, podrían querer comérsela con unos tallos de apio. Los investigadores en la Universidad de John Hopkins encontraron que comer vegetales como apio, zanahorias, nabos y perejil, puede disminuir el efecto carcinógeno de la afloxina. También encontraron éxito con la clorofilina, abundante en los vegetales de hoja verde. El consumo de clorofilina en cada comida tuvo como resultado una reducción de un 55 por ciento de afloxina en la orina. Se cree que la clorofilina reduce los niveles de afloxina al bloquear la absorción de la toxina en el tracto gastrointestinal.


Fuente: EMagazine

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags