Masaje médico

Terapia dirigida para enfermedades específicas



wavebreakmedia/Shutterstock.com

Sharon Puszko, Ph.D., fundadora de Daybreak Geriatric Massage Institute, en Indianapolis, enseña y certifica a terapeutas de masaje que trabajan en centros de asistencia con la vida diaria, de cuidado a largo plazo y de cuidado de personas con problemas como enfermedad de Alzheimer, demencia, etc. Relata que, “Estas personas aprecian, no solo los beneficios fisiológicos del masaje, sino también tener el toque de un terapeuta y dirigirse a ellos por su nombre. Una mujer de 105 años de edad bromea, ‘Ahora que han descubierto, después de tanto tiempo, cómo mantenernos vivos, no saben qué hacer con nosotros. Gracias a Dios por la terapia de masaje’”.

Programas de certificación de especialidad como el de Puszko, representan una educación avanzada y un entrenamiento dentro de una modalidad calificada como masaje terapéutico y trabajo corporal, los mismos están beneficiando a los terapeutas del masaje y a los clientes. Algunas modalidades, basadas en resultados consideradas como requisitos para poblaciones específicas, como: personas de edad avanzada, atletas, infantes y pacientes con cáncer, y sobrevivientes, se refieren a las mismas como “masaje médico”.

La National Certification Board for Therapeutic Massage & Bodywork, organización sin fines de lucro, ofrece una certificación acreditada y voluntaria más allá de licencia estatal de nivel básico. Para mantener su estado, el terapeuta debe completar 24 horas de educación continuada y 100 horas de experiencia de trabajo y pasar una verificación de antecedentes penales cada dos años. La junta certificadora también aprueba a los proveedores de educación continua que enseñan técnicas especializadas, incluidos: atención integral de la salud, masaje deportivo y masaje para el veterano militar. El resultado son terapias administradas de acuerdo a un estándar nacional de excelencia requerido por terapeutas que trabajan en colaboración con médicos, quiroprácticos, centros de bienestar, comunidades de cuidado de personas retiradas y otros entornos médicos.

Puszko, proveedora de servicios de salud certificada que comenzó sus servicios en el año 2000, ofrece talleres de fines de semana para los terapeutas sobre la complejidad de los cambios fisiológicos y las destrezas técnicas necesarias para trabajar con clientes geriátricos o de edad avanzada. Trabaja en tres oficinas en comunidades de retiro de alto nivel y enseña planes de estudios de educación continua aprobados en los Estados Unidos e internacionalmente

“Aunque las destrezas que enseño no se enseñan en las escuelas de masaje, las mismas están siendo requeridas en los centros de independencia y asistencia con la vida diaria en donde el masaje es considerado un aspecto vital del cuidado de la salud”, dice Puszko. “Los estadounidenses mayores representan el principal reto para los terapeutas del masaje. Para los residentes de edad avanzada, estirar y tirar de la piel delicada y las articulaciones, así como empujar el codo en músculos como el gluteus maximus, son enfoques inaceptables”. Explica que a ellos se les podría pedir una serie de necesidades desde ayudar a preparar a un maratonista de 70 años de edad para una carrera hasta reducir el estrés de un paciente agotado en un hospicio.

Geri Ruane es una de los cuatro directores fundadores del Oncology Massage Alliance, en Austin, Texas. Ella administra las operaciones de la organización sin fines de lucro que fue creada en 2011 para ayudar a los terapeutas que se ofrecen voluntariamente para administrar masaje de manos y pies a los pacientes de cáncer, a los cuidadores en salas de infusión de quimioterapia y antes del tratamiento de radiación. La alianza ofrece asistencia financiera a terapeutas de masaje con licencia para entrenamiento avanzado a través de clases de masaje de oncología aprobadas por terceros y proporciona experiencia práctica con pacientes con cáncer.

Ruane define los aspectos esenciales de un conjunto de destrezas que necesita el terapeuta de masaje especializado en oncología (OMT, por sus siglas en inglés). “Un terapeuta bien entrenado está bien informado y conoce de la enfermedad, y las muchas maneras en que puede afectar al cuerpo humano; los efectos secundarios de los tratamientos contra el cáncer, como los medicamentos, la cirugía, la quimioterapia y la radiación. También tiene la capacidad de modificar las técnicas de masaje a fin de adaptarse como corresponde. Nuestro propósito principal es reducir el estrés y brindar apoyo emocional a los pacientes de cáncer y a los cuidadores en las salas de infusión y radiación”.

Por ejemplo, un OMT preguntará al paciente, antes del masaje, sobre el historial de su tratamiento del cáncer, incluido los detalles de salud individuales relacionados. Los hospitales en 35 estados y Washington, D.C., ahora ofrecen terapia de masaje a personas durante el tratamiento del cáncer. MK Brennan, presidente del Society for Oncology Massage creada en 2007, en Toledo, Ohio, es un enfermero certificado con una práctica de mucho tiempo en Charlotte, Carolina del Norte. Brennan señala que, “En la escuela de enfermería me enseñaron a dar un masaje en la espalda, un aspecto del cuidado del paciente que antes lo hacían todos los profesionales de enfermería, pero ya no es parte de la educación que se ofrece. Ahora parece que puede haber un resurgir por el interés de ofrecer terapia de masaje en los hospitales que incluiría más aspectos médicos y requeriría técnicas modificadas para diferentes poblaciones de pacientes”.

Antes de hacer una cita con un terapeuta de masaje/trabajo corporal para un tipo específico de ayuda, pregunte sobre sus conocimiento, experiencia, entrenamiento y educación continuada de la persona; además de los credenciales adicionales más allá de la educación básica específica para las necesidades especiales.


Linda Sechrist es escritora sénior parte del personal de Natural Awakenings. Conéctese en ItsAllAboutWe.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags