Correr por diversión

Correr atrae a los principiantes



lzf/Shutterstock.com

“He corrido en ciudades, áreas rurales y suburbios. He corrido mientras estaba designada a bases militares en el Medio Oriente, en ciudades de cuatro continentes, en el calor ardiente y en tormentas de nieve durante el invierno” dice María Cicio, candidata a consejera certificada profesional y maratonista, en Grove, Oklahoma. “He estado corriendo con regularidad por 25 años, en su mayoría libre de lesiones y he encontrado lo que funciona mejor para mí”.

Para los principiantes, Cicio recomienda comenzar una carrera 5K. “Hay un centenar de razones por las que un maratón completo no sería divertido para un principiante, pero correr por senderos, carreras caritativas y 5K en carretera, son perfectos”, dice ella

Cicio atestigua que los beneficios para la salud física vienen con el entrenamiento y la preparación más que de la misma carrera. “Usted puede correr por muchos años antes de decidir correr una carrera oficial, en cuyo caso probablemente usted ya ha experimentado un aumento en la salud cardiovascular, mejoría en tono muscular y fuerza.

“Correr su primera carrera puede ayudar a concentrarse en correr y convertirla en un entrenamiento. Puede que aumente su millaje diario o semanal, dependiendo de la duración planeada para la carrera o añadir algo de trabajo con la velocidad a su rutina de ejercicio regular. Cuando entreno para una carrera, estoy más en sintonía con lo que necesita mi cuerpo, y también duermo mejor”, dice ella.

“Los beneficios mentales son los que nos mantienen corriendo, incluso después de que lo físico nos parezca que caímos en un estancamiento”, dice Cicio. Correr significa ejercitarse con regularidad, de forma que pueda mejorar nuestro estado de ánimo general. Mientras que muchos estudios muestran que esto es cierto, la mejor evidencia proviene de los propios corredores”.

Casi todo el mundo a escuchado del ‘high’ del corredor, incluso si no los hemos experimentado nosotros mismo. Durante mucho tiempo ha sido aceptado que la liberación de endorfinas durante el ejercicio crea un sentido de euforia luego de un entrenamiento satisfactorio. La investigación reciente con ratones llevada a cabo en el Instituto Central de Salud Mental de la Escuela de Medicina de la Universidad de Heidelberg, en Alemania, sugiere que podrían ser los endocannabinoides naturales que aligeran nuestro estado de ánimo y contribuyen al ‘high’.

Sakyong Mipham Rinpoche, maestro de meditación, radicado en Halifax, Canadá, enseña un curso en línea, The Art of Mindful Running. Señala que correr o hacer cualquier actividad física, en un estado meditativo, en el que se puede profundizar, entrenar y mejorar la mente. “Dentro de 20 a 30 minutos ya tiene la oportunidad de trabajar con su mente. En lugar de solo soñar despierto o tratar de hacer ejercicio, puede decir realmente, “voy a estar presente, voy a relacionarme un poco con mi respiración y mi movimiento”, dice Mipham. “Esto es saludable, tanto para la mente como para el cuerpo”.

Aquellos que buscan una alternativa para correr en hormigón y asfalto encuentran que correr por senderos sube el factor de diversión mientras que la naturaleza los nutre. “Aunque siempre me encanta correr carreras, los caminos rara vez cambian. Incluso el mismo sendero tiende a cambiar diariamente, con un nuevo charco o tronco para saltar, o pasar por debajo de una rama. El paisaje natural para correr está lleno de sorpresas”, dice Nikki Partridge, avida corredora de senderos, entrenadora personal certificada por el Colegio Americano de Medicina Deportiva e instructora de Stott Pilates en Auburn, California.

 “El correr por senderos me sanó”, dice Partridge. “Siempre tuve algún tipo de lesión por correr: tendinitis,  torcedura de tobillos, rodilla del corredor, tirones en el ‘hamstrings’ o tendón de la corva, síndrome de la banda iliotibial, síndrome de estrés tibial anterior o fascitis plantar. Me convertí en una enciclopedia ambulante sobre lesiones y recuperación. Pero los senderos me salvaron. Ya no hacía pronación cuando corría, no más tendinitis de correr en aceras—incluso mi dolor en la rodilla desapareció—mi equilibrio mejoró y mi cuerpo estaba feliz”.

Cuando se está bajando revoluciones luego de una carrera, saque el suficiente tiempo para la recuperación y reflexión. “Siempre me pregunto qué fue lo que me gustó de cómo estaba organizada, las condiciones del trayecto, el personal de apoyo y la fiesta al final, y luego busco otra carrera que encaje con mis preferencia”, dice Cicio. “Considere tomar una vacaciones alrededor de una carrera en particular que le interese o busque una carrera local la próxima vez viaje. Por una modesta cuota, puede correr una carrera y por suerte obtener una camiseta, comida y la camaradería que se da en la fiesta”.

El mundo del corredor puede abrirle los ojos a nuevos lugares, buenas personas y una mayor conciencia de uno mismo, junto con el acondicionamiento físico. La primavera es un buen tiempo de amarrarse las zapatillas de correr y comenzar el inmenso viaje.


Aimee Hughes, escritora independiente en Kansas City, MO, es doctora en naturopatía y escritora sénior parte del personal de la revista en línea LongevityTimes.  Comuníquese en Aimee@LongevityTimes.com

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags