“Uys” aceitosos

Los promocionados dispersadores empeoraron el derrame de petróleo en el Golfo




En un estudio llevado a cabo en la Universidad de Georgia se ha encontrado que el dispersador de petróleo Corexit, elogiado por la British Petroleum durante el devastador derrame de petróleo de 2010 de la plataforma Deepwater Horizon en el Golfo de México, no solo fracasó en desempeñarse como se esperaba, sino que puede haber formado depósitos en fondo del mar en una condición químicamente alterada. La proliferación de cierta especie de bacterias (las Marinobacter), que ocurre de forma natural mientras estas se alimentan del petróleo que no ha sido tratado, se restringió por completo cuando fue reemplazado con petróleo dispersado. Este podría ser el peor de escenario porque la vida marina continuaría expuesta a esta sustancia durante muchos años, tal vez décadas.

De acuerdo con el informe Impactos ambientales y a la salud del derrame de petróleo de BP en el Golfo: “Al compararlo con el petróleo solamente, el petróleo cargado de Corexit es cuatro veces más letal; el petróleo dispersado es 10 veces más mortífero que el dispersante solo.”

El Centro para la Diversidad Biológica informa que: “Uno de los dispersadores usados en el derrame de BP, Corexit 9527A, contiene la toxina 2-butoxietanol, la cual puede causar daño a las células rojas, los riñones o el hígado cuando hay exposición repetida o excesiva.” Muchas naciones han ilegalizado desde entonces el uso de dispersadores en sus aguas territoriales como respuesta a estas revelaciones.


Lea el informe en Tinyurl.com/BP-Oil-Spill-Report.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags