Los fluidos de la fracturación hidráulica son tóxicos para la salud




En el análisis de 1,021 químicos contenidos en los fluidos y las aguas residuales utilizados en la fracturación hidráulica (fracking) del petróleo o de gas natural, un estudio de la Universidad de Yale encontró que al menos 157 de estos químicos—incluidos el arsénico, benceno, formaldehído y mercurio—fueron asociados con toxicidad en el desarrollo, toxicidad reproductiva o ambas.

Del total de químicos identificados, 925 fueron usados en el proceso de fracturación hidráulica, 132 en las aguas residuales utilizadas y 36 estaban presentes en ambos. Los científicos utilizaron el banco de datos REPROTOX del registro del Chemical Abstract Service y luego revisaron la investigación disponible, que incluyó estudios con humanos y animales.

Los datos de toxicidad no estaban disponibles para 781 de los químicos utilizados en la fracturación hidráulica. Entre los otros 240 químicos, 103 eran tóxicos para la reproducción. Otros 95 adicionales eran tóxicos para el desarrollo. Otros 41 eran tóxicos para ambos. Los investigadores sugirieron, además, que al menos 67 de los químicos deben tener prioridad para las pruebas del agua potable.

La autora principal y profesora de Salud Pública, la Dr. Nicole Deziel, Ph.D., añade: “Esta evaluación es el primer paso para dar prioridad a una amplia gama de contaminantes ambientales potenciales provenientes de la fracturación hidráulica para futuros estudios de exposición y salud. La cuantificación de la posible exposición a estos químicos, como el monitoreo del agua potable en los hogares de las personas, es vital para entender el impacto en la salud pública (asociado)”.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags