El control de los suelos

Estrategia realista frente al cambio climático




En el informe El suelo y el carbón: Soluciones de la tierra para los problemas climáticos de la Campaña de Alimentos Frescos del Centro para la Seguridad Alimentaria, se afirma que es posible tomar el dióxido de carbono atmosférico (CO2) que promueve el cambio climático y devolverlo al suelo, donde la mayor parte del mismo fue antes un mineral sólido. Hay mucho carbón en la atmósfera y en el océano, pero no suficiente carbón estable en la tierra para mantener los cultivos saludables.

Los terrenos cultivados a nivel global han perdido de 50 a 70 porciento de su contenido de carbón original como resultado de la pavimentación, la conversión de los pastizales en terrenos de cultivo y de prácticas agrícolas que despojan a la tierra de la materia orgánica y de su habilidad para almacenar carbón, haciéndola más susceptible a las inundaciones y a la erosión. Los terrenos saludables—alimentados mediante prácticas de agricultura orgánica como los policultivos, los cultivos de cobertura y la composta—les brindan a los microbios de los suelos la habilidad de almacenar más CO2 y de resistir mejor las sequías e inundaciones porque la estructura revitalizada del suelo les permite funcionar como una esponja.

En el informe se concluye que: “La recomposición del carbón de la tierra es una propuesta de cero riesgo y bajo costo. Tiene aplicación universal y ya sabemos cómo hacerlo.”


Descargue el informe en Tinyurl.com/CFS-Climate-Report.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags