Adiós a las malas vibraciones

Cómo escapar de la exposición electromagnética



Todos hemos experimentado estática. Los campos electromagnéticos naturales dentro de nuestro cuerpo regulan la forma en que este trabaja. Además, continuamente estamos en contacto con los campos energéticos exteriores del Wi-Fi, teléfonos celulares, torres de celulares, cables de alta tensión, hornos microondas, computadoras y pantallas planas de televisión, dispositivos de seguridad y radares. Un número creciente de expertos ven estas frecuencias que nos rodean como un peligro cada vez mayor para nuestro bienestar.

El uso de técnicas como acupuntura, Reiki, Touch for Health y Medicina Energética Eden pueden ayudar a mantener un equilibrio energético interno saludable. Trabajan para armonizar el cuerpo y protegerlo contra el estrés, el trauma y las enfermedades asociadas.

Phyllis Traver, propietaria de Safe & Sound Home, en Boston, está certificada por el International Institute of Building-Biology & Ecology para detectar, medir y contrarrestar la actividad electromagnética en el hogar. “El instituto, por lo general, descubre que cuando un paciente no responde al tratamiento de un sanador energético, se debe al medioambiente. Yo trato de neutralizar su efecto para ayudar al cuerpo a regularse correctamente”, explica Traver.

Si bien es importante proteger las áreas más concurridas del hogar, proveer protección en los dormitorios es especialmente vital, debido a la cantidad de tiempo que pasamos en ese lugar ya sea para descansar o restablecernos. Los diagnósticos de Traver en ocasiones sugieren medidas de remediación que incluyen que un electricista provea conexión a tierra y materiales de aislamiento para bloquear las frecuencias que emanan de los dispositivos electrónicos. “Los campos magnéticos fuera de la casa son difíciles de controlar, pero el 98 por ciento de lo que encuentro en las casas, se puede arreglar”, señala.  

Cuando Terry Mollner, de 69 años, estaba teniendo problemas para dormir, se comunicó con Traver, quien atiende clientes referidos por los sanadores energéticos. “Las conclusiones fueron asombrosas”, indica Mollner. “Las medidas del detector se salieron de las tablas en el dormitorio. No era la pantalla del televisor frente a mi cama, sino cómo se había hecho el alambrado en ese cuarto. El electricista instaló un control para tumbar la electricidad en esa parte de la casa por la noche. Ahora duermo seis o siete horas”, lo que caracteriza como “un cambio profundo”. También sugiere apagar y colocar el celular lejos de las camas. Mollner luego conectó directamente todas las computadoras, eliminó el Wi-Fi y reorganizó los equipos electrónicos en la oficina de su casa.

Kim Cook, practicante del tratamiento energético en Mission Viejo, California, se especializa en la Medicina Energética Eden y las técnicas de liberación emocional (EFT, por sus siglas en inglés). Cook decidió no comprarse la casa que le interesaba inicialmente porque estaba en un punto que clasifica como “caliente”. Cuando Cook usó su medidor de frecuencias en su casa, decidió mover el radio despertador a otro lugar. “Ya no está directamente encima de nuestras cabezas”, señala. Además, “No coloco mi celular cerca de mi cuerpo y me molesta que mi hijo lo lleve en su bolsillo”.  

Una observación general derivada de la práctica profesional de Cook es que el creciente número de personas que viven con dolor se interesan en la medicina energética porque están muy frustrados con la medicina occidental. Según indica Cook: “El dolor es un bloqueo de energía y las personas están aprendiendo a desbloquearla de forma natural”.  

La Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzó el Proyecto Internacional de Campos Electromagnéticos (CEM) en el 1996 debido a la preocupación cada vez mayor sobre el aumento en las fuentes de CEM. Después de revisar la extensa investigación existente y los miles de artículos al respecto, la organización no puede confirmar –ni negar– que haya consecuencias para la salud debido a la exposición a niveles bajos de CEM.

“Por el solo hecho de que una persona no tenga síntomas debido a la exposición a la tecnología electrónica, no significa que no haya un efecto en el ADN.”
~ Camilla Rees


Pero en el 2011, la Agencia Internacional para la Investigación del Cáncer de la OMS clasificó la radiación electromagnética proveniente de los teléfonos celulares como posiblemente carcinógena para los humanos, a base del aumento en el riesgo de glioma, un cáncer maligno del cerebro. Lloyd Morgan, investigador sénior de la organización sin fines de lucro Environmental Health Trust y autor principal del informe reconocido internacionalmente Cellphones and Brain Tumors, va más allá y declara sin lugar a dudas que: “La radiación proveniente de los teléfonos celulares es carcinógena”.

En nuestro propio ambiente, podemos regular los CEM, explica Iowan Camilla Rees, fundadora del portal educativo de peticiones ElectromagneticHealth.org y Campaign for Radiation Free Schools en Facebook y coautora de Public Health SOS: The Shadow Side of the Wireless Revolution y del informe Morgan sobre los teléfonos celulares.

Según indica Rees: “Usted puede comprar un medidor, evitar el uso de teléfonos inalámbricos y los monitores para bebés y cambiar su forma de usar el teléfono celular. Los efectos nocivos de los teléfonos celulares disminuyen con la distancia, con el solo hecho de mantener su teléfono celular a seis pulgadas de distancia de su cabeza, reduce su riesgo más de 10,000 veces.


Priscilla Goudreau-Santos es una escritora independiente y propietaria de Priscilla Goudreau Public Relations & Marketing, en Charlotte, NC (PriscillaGoudreauPR.com).

 

Formas de reducir el riesgo

Aunque la actividad del campo electromagnético (CEM) vibra alrededor de todos nosotros, hay formas sencillas de reducir los efectos adversos para la salud en los medioambientes interiores diarios.

Computadoras

Conecte el Internet en lugar de usar Wi-Fi.

Conecte su computadora portátil usando un enchufe de tres patas y conéctela a un teclado separado (esto minimiza la exposición a la radiación inalámbrica y minimiza los efectos del campo magnético de la batería de su computadora portátil).

Use una almohadilla para el ratón para minimizar los efectos del campo magnético de la computadora.

No coloque ningún tipo de computadora o IPad en su falda.

Generales

No viva a un radio de menos de 1,500 pies de una torre de celulares.  

Use relojes despertadores que funcionen con baterías LCD (no LED) y manténgalos alejados varios pies del cuerpo.  

No use una manta eléctrica.

Apague todos los dispositivos inalámbricos antes de acostarse y minimice su uso en general.

Teléfonos

Reemplace todos los teléfonos inalámbricos por teléfonos fijos estándares o use el inalámbrico solo cuando sea necesario, si no, manténgalos desconectados.

Nunca sostenga el teléfono celular directamente contra la cabeza o el cuerpo. Use la función de altavoz, un dispositivo de manos libres u otro dispositivo que cumpla con las guías del Environmental Health Trust. Más información en Tinyurl.com/CellPhoneUsageTips.

Proteja a los niños, al igual que a las mujeres embarazadas y los hombres que quieren convertirse en padres. Los niños absorben dos veces más radiación que los adultos. Los espermatozoides son especialmente vulnerables.

Tenga precaución cuando tenga una señal débil. Los teléfonos trabajan más fuerte y emiten más radiación cuando la señal es débil o está bloqueada.

No duerma con el teléfono celular cerca. Colóquelo a varios pies de la cama o al otro lado del dormitorio, apáguelo o póngalo en la modalidad de vuelo. 

Encuentre más información útil en Tinyurl.com/EMF-ProtectionTips y Tinyurl.com/CellPhoneRadiationDanger.

Edit ModuleShow Tags

Add your comment:
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags