Por la vía eléctrica

Los avances tecnológicos podrían popularizar la ecotransportación



Luego de que el pasado enero la compañía fabricadora de carros eléctricos Tesla inaugurara tres estaciones de súper carga para su modelo de lujo Model S en la costa este, dicha compañía opera un total de nueve estaciones, proveyéndoles su servicio a los dueños de sedanes eléctricos entre San Francisco y Los Ángeles y entre Boston y Washington, D.C.

Mientras tanto, Nissan anunció su plan para inaugurar 500 estaciones públicas adicionales de carga rápida para vehículos eléctricos (EV, por sus siglas en inglés), las cuales proveen 80 por ciento de la carga en menos de 30 minutos, triplicando así el número de dichas estaciones para mediados del 2014, incluyendo las primeras estaciones en la capital estadounidense. Además, planifican incrementar el número de estaciones en los lugares de trabajo.

Estos pasos en el desarrollo de la infraestructura facilitan la transición de carros que utilizan gasolina a carros eléctricos e híbridos. Ya hay más de 7,000 estaciones públicas de carga a lo largo de los Estados Unidos, desde Custer en Washington hasta Cayo Hueso en Florida (planifica tu ruta en Tinyurl.com/MobileChargingStations). Mientras tanto, la mayoría de los dueños de carros eléctricos recargan sus vehículos en sus hogares.

El entusiasmo por guiar

En los últimos años, el entusiasmo por carros eléctricos ha crecido gracias a que los fabricantes han producido versiones más económicas y orientadas a familias, como el Nissan Leaf y el Mitsubishi iMiEV. La compañía Honda realizará pruebas de su Fit EV en el 2013 y, con solo 1,100 unidades disponibles para alquiler, no hay muchas oportunidades para probar este divertido carro deportivo. Estos modelos ofrecen una mejor eficiencia de combustible, son fáciles de recargar y hasta existen aplicaciones que permiten ver su carga actual. Sin embargo, los ecovehículos representan solo una fracción de las ventas de carros.

En un informe del 2012, la Administración de Información Energética (EIA, por sus siglas en inglés) señaló que en el 2011 se vendieron menos de 10,000 carros eléctricos. Aunque durante la primera mitad del 2012 hubo un pequeño incremento en las ventas de vehículos completamente eléctricos, los distribuidores no vieron un aumento tan dramático como el producido por híbridos como el Chevrolet Volt y el Toyota Prius.

Algunos de los obstáculos que impiden un alza en las ventas de carros eléctricos son el precio, el tiempo de carga y la ansiedad de los conductores por la distancia que pueden recorrer. “Las baterías son una de las razones principales por la cual los carros son tan caros”, dice Jim Motavalli, autor del libro High Voltage: The Fast Track to Plug in the Auto Industry. “Más estaciones públicas de carga vienen de camino,” añade el autor, “pero no importa tanto como un costo inicial más bajo y una distancia mayor—200 millas o más—en vez de las 100 actuales”.

Transporte público

Casi todos los modos de transportación pública podrían utilizar combustibles alternos—electricidad, gas natural, propano, biodiésel o hidrógeno. “El reto más grande,” dice Montavalli, “es tener suficientes estaciones para competir con las 160,000 estaciones de gasolina que ya tenemos localizadas en sitios convenientes”.

En algunos lugares como los hoteles en Aspen, Colorado y la Universidad de Harvard comenzaron a utilizar autobuses de biodiésel hace ya varios años. Músicos como Willie Nelson y Jack Johnson dependen de autobuses de biodiésel para sus giras. Muchos autobuses escolares en sectores como Charleston en Virginia Occidental, Medford en New Jersey y San Diego en California se han adaptado para el uso de biodiésel, reduciendo así las emisiones y partículas tóxicas que los niños aspiran en las paradas. Algunos sistemas escolares en Míchigan y Nueva York utilizan autobuses híbridos eléctricos.

Algunas flotillas de vehículos también se están uniendo a la fiebre verde. La compañía Smith Electric Vehicles en Kansas City, Misuri, ya fabrica camiones completamente eléctricos y con cero emisiones para Coca-Cola, Frito-Lay, Staples y los Marines de los Estados Unidos.

El autobús conocido como Aggie Bus de la Universidad Estatal de Utah (USU, por sus siglas en inglés) ha resuelto uno de los problemas en el desarrollo de autobuses eléctricos para transportación pública: la necesidad de recargar continuamente. El innovador autobús eléctrico tiene una plancha que recibe electricidad a través del aire cuando se detiene sobre otra plancha que está instalada en las paradas. A mediados del 2013, WAVE, Inc., la empresa filial de la universidad que está a cargo del proyecto, en asociación con la Autoridad de Tránsito de Utah, hará su primera demostración comercial en el recinto con un autobús de 40 pies de largo y una transferencia inalámbrica de 50 kilovatios.

Este tipo de tecnología inalámbrica también podría revolucionar cómo se recargan los carros eléctricos. “Ahora, los dueños y conductores de carros eléctricos pueden simplemente conducir sobre una plancha en el suelo para recargar sus baterías. Los beneficios de este avance sobrepasan la conveniencia,” dijo Robert T. Behunin, Ph.D., vicepresidente de comercialización y desarrollo regional de la USU.

En cuanto a la ecotransportación por tren, Europa está muchos más adelantada que los Estados Unidos, ya que la mitad de sus trenes ya son eléctricos. Un nuevo sistema de frenos regenerativos que está siendo desarrollado por Deutsche Bahn y Tognum podría convertir todos los trenes en híbridos. Este innovador sistema convierte la energía cinética que se produce al frenar en energía eléctrica útil, reduciendo así las emisiones y ahorrando hasta un 25 por ciento en el consumo de combustible. El primero de dichos trenes híbridos que utiliza esta tecnología comenzó a transportar pasajeros en Alemania en enero del 2013.

En el 2012, la Agencia Internacional de Energía (IEA, por sus siglas en inglés) publicó el EV City Casebook, en el que informó que “los vehículos eléctricos representan una de las vías tecnológicas más alentadoras para reducir el consumo de petróleo y la producción de CO2 por kilómetro recorrido. Las experiencias de los conductores urbanos y las políticas innovadoras de los gobiernos locales pueden acelerar la transición a una transportación limpia y sustentable”.


Brita Belli es la editora de E-The Environmental Magazine. Conéctate en BritaBelli.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags