Imagen perfecta

La visualización mejora el rendimiento, desde atletas hasta astronautas.



El invierno pasado, Terry Chiplin salió a trotar temprano en la mañana cerca de su hogar en Colorado. La nieve crujía bajo sus pies al salir de su cabaña enclavada en un bosque aislado. Las ramas de los pinos brillaban en el sol, cayendo ligeramente por el peso de la nieve. El entrenador sonrió a la vez que miraba al cielo dando la bienvenida a los copos de nieve húmedos que besaban su rostro.

“¿Puede hacerse una imagen de esto?”, pregunta el alegre inglés dueño de Active at Altitude, en Estes Park. Eso es visualización, explica, un concepto que usa con regularidad en retiros que dirige para corredores que van desde principiantes hasta elites, como una manera holística de mejorar el rendimiento. “Es solo una sucesión de imágenes mentales; usamos la visualización todo el tiempo.”

Ya sea que se trate de Tiger Woods imaginando un ‘swing’ perfecto minutos antes de darle a la pelota o Michael Phelps repasando un vídeo mental de su ejecutoria en la natación la noche antes de un evento olímpico; muchos atletas han trabajado por largo tiempo con entrenadores como Chiplin para moverse más allá de la preparación estrictamente física y de forma consciente utilizar las capacidades mentales para mejorar su ejecutoria. El usar la visualización y hablarse a uno mismo de forma positiva, puede mejorar los esfuerzos de cualquier tipo de atleta e incluso sus vidas, según han encontrado los clientes de Chiplin.

“La noción de que solo somos un cuerpo físico y que lo único que tenemos que hacer es entrenarnos físicamente, está pasada de moda”, sostiene Chiplin. Poco después del lanzamiento de su programa hace seis años, aprendió de primera mano cuán poderosa puede ser la mente en mejorar (o sabotear) el desempeño.

“Rápidamente se hizo evidente que las principales cuestiones que enfrentan las personas son mentales, lo que sucede en sus cabezas”, dice Chiplin al recordar cómo grandes corredores han caído aun estando en el pico de sus capacidades luego de entrenar duro para diferentes eventos de rendimiento y cómo se mitigó su kilometraje días antes de la carrera. De forma similar, él cree que el tipo de “visualización negativa” del que ha sido testigo puede tener un impacto similar en los eventos del diario vivir, como son los exámenes, las entrevistas y los logros en el trabajo.

Aunque no está claro su mecanismo exacto, los psicólogos deportivos han reconocido por mucho tiempo el valor de la visualización mental positiva, en especial en el desarrollo de las destrezas y en reducir la ansiedad. Al trabajar con atletas, ellos aplican modelos compartidos como los que se informan en la revista The Sport Psychologist.

Tanto los corredores profesionales como los aficionados se han beneficiado de los campamentos de Chiplin, incluida la veterana Ginny Landes, de 62 años, quien dice que la técnica de la visualización ha cambiado su perspectiva de ejecución y su vida.

“Mi objetivo no es el alto rendimiento o mi récord personal; es siempre terminar mi carrera sintiéndome bien”, dice Landes, de Lafayette, Colorado. Como parte del proceso de visualización, ella dice que también se aclara la mente de pensamientos negativos, deja de compararse con otros durante su ejecución y acepta que hay factores que están fuera de su control, ya sea que hay mal tiempo para correr o colegas competitivos.

El practicar técnicas de visualización de forma constante en la vida diaria puede conducir a un mejor rendimiento en todos los ámbitos, no solo atléticos, dice Terry Orlick, consultor de rendimiento radicado en Ottawa, Ontario, y autor de múltiples libros de superación personal, incluidos In Pursuit of Excellence y Embracing Your Potential.

Orlick ha trabajado con personas de todas las procedencias que usan la visualización en su búsqueda de mejoramiento, incluidos cirujanos, músicos, bailarines, astronautas y presidentes de compañías. Cuando Orlick trabajó con el equipo olímpico canadiense, encontró que 99 por ciento de los atletas practicaban la visualización en un promedio de 12 minutos por día, cuatro veces a la semana.

Los estudios han vinculado la visualización y la mejoría en el desempeño en una variedad de deportes. Por ejemplo, los investigadores encontraron que los jugadores de golf que utilizaban la visualización y las conversaciones positivas con ellos mismos mejoraron su ejecutoria y rendimiento (Journal of Sports Science & Medicine). Otro estudio demostró que aumentó la confianza entre las féminas escaladoras llevándolas a una mejor ejecutoria (Journal of Sport Behavior).

Para Landes, su experiencia personal es toda la prueba que necesita. Luego de años de rara vez ser capaz de correr todo el tramo de la principal carrera anual en Aspen—por lo general caminando el último tramo—Landers intentó visualizarse a ella misma, mientras entrenaba, llegando bien a la meta y preparada para el evento. Durante semanas, ella repasó en su mente la visualización de las últimas tres millas. Lo logró, recortando 12 minutos de su tiempo del año anterior. “Me sentí muy bien”, dice Landers, “y funcionó”.


Debra Melani, periodista independiente, escribe sobre el cuidado de la salud y el acondicionamiento físico desde Lyons, CO. Conéctese en DebraMelani.com o DMelani@msn.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags