Detectando enfermedades

Las enfermedades hepáticas y suprarrenales tienen síntomas similares



Las enfermedades suprarrenales y hepáticas son enfermedades comunes que aquejan a las mascotas, pero las enfermedades suprarrenales ocurren con más frecuencia en los perros (aunque muchas veces no son diagnosticadas correctamente) y la enfermedad hepática, en los gatos.

Enfermedad hepática

Este término abarcador se usa para describir cualquier trastorno del hígado. Tanto en los perros como en los gatos, las causas comunes incluyen toxinas, infecciones, problemas metabólicos y tumores. Los gatos tienen una probabilidad mayor de desarrollar infecciones y enfermedad de hígado graso, mientras que los perros experimentan infecciones y tumores con más frecuencia.  Las mascotas afectadas clínicamente, por lo general, están anoréxicas (no comen) y aletargadas; en casos severos, puede ocurrir ictericia.

Las terapias convencionales dependen, hasta cierto punto, de la causa, pero generalmente los antibióticos y la hospitalización para la administración de terapia de líquidos y la alimentación forzada (a menudo a través de un tubo gástrico) son necesarios para brindar a la mascota la mejor probabilidad de mejorarse. Las mascotas con cáncer de hígado por lo general son diagnosticadas demasiado tarde como para ser candidatas a cirugía, a menos que solo esté afectado un lóbulo del hígado, o para recibir quimioterapia.  

Las terapias naturales menos agresivas a menudo pueden curar la condición, incluso en etapas avanzadas, dependiendo de la causa principal de la condición. La hierba cardo mariano es muy conocida por su capacidad de sanar el daño al hígado. Las vitaminas B, al igual que los suplementos nutricionales que incluyen S-adenosilmetionina (SAMe) y fosfatidilcolina, también pueden ser tratamientos efectivos.

Enfermedad suprarrenal

Las enfermedades suprarrenales, especialmente comunes en perros de edad mediana o avanzada, pueden referirse a la enfermedad de Addison o la enfermedad de Cushing (lo que significa disminución o aumento de la función suprarrenal, respectivamente) y por lo general son diagnosticadas erróneamente como enfermedad hepática.

“En mi práctica veterinaria, las mascotas con niveles elevados de enzimas, lo que muchas veces es indicativo de enfermedad hepática o suprarrenal, siempre son tratadas inicialmente con remedios naturales. En la mayoría de los casos, este tratamiento es efectivo y no son necesarios los medicamentos convencionales”.
~ Dr. Shawn Messonnier


La enfermedad de Addison, aunque no es prevalente, a menudo no se diagnostica correctamente ya que los síntomas, como disminución del apetito, vómitos, diarrea y debilidad son síntomas comunes de la mayoría de las enfermedades. Las pruebas de sangre pueden ser útiles, pero no siempre son definitivas.

La enfermedad de Cushing es un problema más común. Las señales pueden ser similares a las de la diabetes y la enfermedad renal, incluido aumento en el apetito, la sed y la micción. El diagnóstico preciso requiere pruebas de sangre especializadas y sonogramas abdominales.

El tratamiento convencional para estas enfermedades incluye medicamento de por vida. Las terapias naturales que funcionan para prevenir y aliviar dichas enfermedades pueden incluir suplementos glandulares suprarrenales, cardo mariano y hierbas como regaliz (para la enfermedad Addison) o ginseng y corteza de magnolia (para la enfermedad de Cushing).

Las pruebas regulares de laboratorio son importantes para el diagnóstico y tratamiento tempranos de enfermedades potencialmente mortales. Si una mascota desarrolla enfermedad hepática o suprarrenal, combinar las terapias convencionales con remedios naturales por lo general puede lograr que se pueda tratar la condición con éxito.


Shawn Messonnier, doctor en medicina veterinaria con oficina en Plano, TX, es el reconocido autor de los libros The Natural Health Bible for Dogs & Cats y Unexpected Miracles: Hope and Holistic Healing for Pets. Visite PetCareNaturally.com.

Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags
Edit ModuleShow Tags